Tiempo libre, la cuenta pendiente de las ejecutivas
Noticias

Tiempo libre, la cuenta pendiente de las ejecutivas

Cómo encuentran los momentos para abocarse a alguna actividad o hobby.

Por Florencia Lendoiro 26 de Mayo 2016

Las mujeres suelen usar la idea de “tiempo personal” para referirse a los momentos empleados fuera de sus actividades habituales laborales o las hogareñas, que no tengan vinculación y utilidad directa aparente con sus trabajos o sus familias. Entre ellos, las prácticas elegidas son variadas pero, en líneas generales, tienen que ver con actividad física cronometrada (running o bicicleta), entretenimiento cultural (teatro y cine con horarios conocidos de comienzo y fin) y, en menor medida, cursos vinculados a la espiritualidad y salidas con amigas. Todas, con dedicación de tiempo poco flexible.

“A medida que, como mujeres, comenzamos a ocupar espacios de liderazgo y responsabilidad en organizaciones o compañías, el tiempo libre es cada vez más limitado. Por eso somos creativas en hacer uso eficiente de ese tiempo”, explica Sofía Vago, directora Ejecutiva de Recursos Naturales en Accenture, que reconoce que destina sus momentos de ocio principalmente a compartir actividades con sus hijos, “acompañarlos a realizar deportes y a sus actividades sociales para aprovechar a hacer aquellas cosas que, en la vorágine diaria, a veces es difícil dedicarse. Por ejemplo, a jugar a algo. Teniendo dos varones, soy una experta arquera de fútbol”, bromea.

Vago no es la única que apela a la creatividad para ganar una suerte de productividad en el tiempo de ocio. Hay tantas que pasan por las mismas circunstancias que hasta se dictan talleres para ejercitar la creatividad, y son muy populares entre las mujeres.

“Existe un agobio por la falta de tiempo, típica en estos días, que golpea a todos. Pero, a la vez, ese conflicto es una puerta para que las mujeres ingresen a una búsqueda de herramientas para resolverlo que termina impactando positivamente en todos los ámbitos de su vida”, explica Marina Vázquez, coordinadora de talleres de creatividad en los que participan principalmente mujeres que encuentran diferentes trabas en el desarrollo de sus profesiones o de su vida personal para evolucionar. En esa materia también es asesora de empresas.

Durante 2015, Vázquez realizó talleres en los que la asistencia fue muy superior a la que esperaba. Jornadas de conexión entre padres e hijos a través del arte, y el taller para despertar y concretar la energía creativa fueron algunos de los que más asistencia femenina tuvieron. El último lo llevó adelante junto con Mónica Estévez, que se dedica a la decodificación de la memoria celular, una práctica que también comienza a popularizarse y se brinda para desarmar bloqueos físicos, mentales y emocionales que se encuentran sostenidos en sistemas de creencias y llevan a repetir patrones de conductas. Vázquez comenta además el interés por este tipo de cursos que ve entre muchas mujeres profesionales que asisten a los talleres que dicta su marido, Eduardo Melamud, un número uno en decodificación de la memoria celular.

“Hoy hay mucha más conciencia sobre la importancia de cuidarse tanto física como mentalmente. Muchas de mis amigas y conocidas hacen más deporte que hace unos años atrás, y a eso se le suma terapias alternativas como meditación o yoga”, comenta en la misma línea Mercedes Ginevra, CEO de Ginevra SIR (por su asociación con Sotheby’s International Realty). En su caso, esta ejecutiva elige para su tiempo personal realizar actividades al aire libre, como andar en bicicleta o caminar. “Mis semanas suelen ser muy cargadas, con lo cual mi tiempo libre es fundamental para cuidarme a mí y compartir tiempo con mi familia”, señala.

Nota publicada en el One shot del diario El Cronista, Mujeres que hacen.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas