Sandra Yachelini, CEO de Universal Assistance: “Una no puede con todo”
Noticias

Sandra Yachelini, CEO de Universal Assistance: “Una no puede con todo”

La ejecutiva se animó al cambio de sector, luego de especializarse en tecnología. La importancia de pedir ayuda.

Por Florencia Radici 26 de Agosto 2016

Después de casi tres años en los Estados Unidos, Sandra Yachelini volvió, casi de sorpresa, a la Argentina, como número uno de Universal Assistance, la firma de asistencia al viajero. Después de años en el sector tecnológico, se animó a dar el salto. Casi de casualidad, conoció y se reunió con los fundadores de la empresa.

“Se generó una química. En la carrera uno tiene que reinventarse y era una oportunidad increíble trabajar en otra industria y ser CEO de una firma con dueños, no una ejecutiva dentro de una gran corporación”, cuenta. A las grandes empresas ya las conocía: trabajó en IBM, EDS, SAP y Microsoft -en estas últimas tres, como número uno.

“Encontré más similitudes de las que me hubiera imaginado entre las industrias. Es de servicios, donde trabajé ocho años y es un negocio que conozco, más allá de que tiene particularidades, porque es asistencia de salud. Después, está el aspecto de acuerdos corporativos. Y, con el negocio de agencias de viajes, hay parecidos con los revendedores de servicios informáticos”, dice.

La oferta tenía todos los condimentos para inclinar la balanza: una industria de impacto, la posibilidad de expansión global y, claro, volver al país. “Se extraña cuando estás afuera”, admite, instalada de nuevo junto a su marido -quien, antes, vivía un mes y medio con ella afuera y otro en el país-, y su hija de 26 años.

“Sandra, no tenés que liderar tratando de parecer un hombre. Tenés otras ventajas, apalancate en eso y tus habilidades interpersonales”. El consejo fue de un compañero de IBM. Hoy, dice, su estilo de liderazgo es llevar al equipo al consenso tratando de apalancar las fortalezas de cada miembro. “Nunca tuve que luchar sintiendo que estaba en condiciones de inferioridad. Sí pasó que temas que hoy son un dado, antes, no lo eran”. Se refiere, por ejemplo, a trabajar desde su casa. “La tecnología ayudó a que no tenga que ser una elección tener una familia frente a una carrera profesional ambiciosa”.

No siempre es fácil. Y destaca el apoyo de su marido. “En un momento, no me alcanzaba el día. Me preguntó cómo ayudarme. Y le tercericé el desayuno. Juro que ganarle media hora al día me ayudó”, recuerda entre risas. “Hay que tener en claro que una no puede con todo. En algún momento hay que relajarse. No se puede ser una super mamá, super ejecutiva, super amiga, super hermana. Hay que aprender a pedir ayuda y no es fácil, porque hay roles pre-asignados o impuestos”, reflexiona. “Uno nunca está listo”, admite frente a los cambios. La decisión más difícil de su carrera: cuando se fue de IBM. “Fue una especie de duelo, pero la mejor decisión que tomé”.

 

Nota publicada en el One shot del diario El Cronista, Mujeres que hacen.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Bajraj Mirna Reportar Responder

Mujeres y hombres, sobre todo si son emprendedores o profesionales independientes necesitan ayuda. Una asistente virtual puede ser la solución. La clave está es "delegar"!

Notas Relacionadas