Quién es 
Noticias

Quién es "el hada madrina de los cartoneros", la mujer más rica de Suiza que ayuda en la Argentina

Dirige uno de los fabricantes de chocolates más grandes del mundo y construyó una escuela en Maquinista Savio para dar apoyo escolar a los hijos de los cartoneros. Busca replicar el proyecto en Jujuy. Por Joaquín Garau 24 de Octubre 2016

Renata Jacobs es una de las mujeres más ricas de Suiza pero en la Argentina muchos la conocen con un apodo bastante alejado de esa realidad. La llaman “el hada madrina de los cartoneros”.

Hablando español con acento suizo, Renata recibe a Apertura.com en vísperas a la cena de gala donde recaudará fondos para su proyecto de apoyo escolar pensado para los hijos de los cartoneros.

Asegura que todo comenzó unos años atrás, cuando en un diario suizo leyó que en la Argentina existía algo llamado “tren blanco”, que trasladaba a los cartoneros  con los carros con los que día a día juntaban el cartón. “Yo empiezo a visitar el tren blanco de los cartoneros cuando leí sobre ellos hace muchos años en un periódico suizo. No sabía qué era un cartonero pero cuando los conocí dije: ‘Tenemos que hacer algo con los hijos de ellos’. Fue en ese tiempo en que un conocido me acercó a la cooperativa Madreselva”, recuerda Renata. Hoy junto a "Cartoneros y sus Chicos. Mejor Educación - Mejor Vida" - Fundación SES, lleva adelante la ONG suiza Cartoneros.org

Renata estuvo casada con Klaus Jacobs (falleció en 2008), quien creó una de las empresas productoras de chocolate más importantes del mundo: Barry Callebaut, con presencia en 26 países. Eso le valió el título de "Rey del Chocolate". Antes, el matrimonio había sido dueño de la consultora de recursos humanos Addeco, aunque Renata asegura que eso es pasado. “La vendimos hace dos o tres años”, cuenta.

¿Qué te trajo a la Argentina?

Esta visita es especial porque estamos haciendo el evento para recaudar dinero para los chicos de los cartoneros, del grupo Madreselva. Esperemos que venga mucha gente, que se acerquen los patrocinadores. Nuestro objetivo es juntar dinero para construir en un terreno en Pilar una ampliación de la escuela que tenemos -en Maquinista Savio- y donde hoy ya damos apoyo escolar a 90 chicos y chicas. Cuando la obra esté terminada, ayudaremos a más de 200.

Foto: Antonio Pinta

¿Qué te dicen los chicos? Porque tu acento es raro para ellos...

Algunos me dicen: “No te entiendo”. Pero lo importante es que a ellos les gusta ir al apoyo escolar y cuando hacemos una entrevista muchos quieren ser como Messi, otros policías, pero también arquitecto o profesores de matemática. Incluso, este año, todos los que asisten lograron pasar de año.

¿Qué podemos aprender de Suiza?

Yo no quiero hablar de política, pero escucho de mucha gente que acá la primaria no tiene el nivel que debería tener. La educación es muy importante para la Argentina, porque cada país tiene gente inteligente y otra no tanto, y esa es la que se manipula muy fácil. Cada humano tiene el derecho de tener una educación buena y eso es esencial. Saber leer, escribir y elegir qué hacer cuando sean adultos, y no que terminen en la calle cuando los padres estén trabajando. Por eso, nuestros chicos pueden ir a la escuela y recibir apoyo para salir de la calle.

¿Cómo imagina el proyecto de ustedes en los próximos 10 años?

Me imagino que el proyecto marche sin ayuda mía, que la propia comunidad y el Gobierno lo sostengan, que vaya solo. Mi sueño es hacer el mismo proyecto en Jujuy.

¿No se le acercaron del Gobierno para apoyarla?

Por el momento no. Pero estamos llegando de a poco, porque hay conocidos que tienen llegada a funcionarios.

¿Conoce muchos lugares de la Argentina?

Sí, de Jujuy a Ushuaia.

¿Qué le dice a sus amigos suizos sobre la Argentina?

Les digo que todo es mejor acá que allá, así me apoyan (risas).

¿Cómo nos ven allá?

En Europa están muy felices con Mauricio Macri como presidente. La gente tiene una mirada positiva sobre la posibilidad de abrir el país para invertir. Es un buen comienzo, pero hay problemas que Macri tiene que resolver. Son problemas de antes pero los tiene que resolver, y sé que es muy duro para él. Un amigo incluso me dijo que pagaba sólo US$ 20 de gas. ¿Puede ser?

No, US$ 20 no, eran $ 20.

Ah, bueno,  ahora paga $ 300. Es un año duro pero después será mucho mejor.

¿Qué le dijeron en Suiza cuando dijo: “Me voy a la Argentina a ayudar a los cartoneros”?

‘Estás loca. ¿Por qué en la Argentina? En Europa hay gente que necesita tu ayuda’, me decían. Pero yo les decía que acá estaba mi lugar.

¿Cómo le gustaría ser recordada?

Yo quiero cambiar un poco la vida de algunos chicos.

¿Cuál es la necesidad que más rápido hay que satisfacer?

Educación y salud pero sobretodo la comida. Los chicos tienen que tener acceso a alimento sano. También atención dental. Incluso tuve una amiga que fue a dar asistencia a la escuela, porque si tenés tres dientes marrones en la boca, nadie te dará trabajo.

En Internet dice que usted es una de las personas más ricas de Suiza (la revista Forbes aseguró que su marido llegó a tener US$ 2000 millones), ¿es verdad?

No lo sé. Se puede escribir mucho en Internet, pero yo no lo creo.

¿Extraña cuando se va de acá?

Sí, me encanta la Argentina. Aunque los impuestos son muy altos (risas).

¿Le gusta que le digan El Hada Madrina de los cartoneros?

Sí, es un reconocimiento. Pero también me duele que la indiferencia de mucha gente para con los cartoneros. Eso es malo y se da en todo el mundo, porque cada humano es una persona con derecho a vivir como corresponde. Y si alguien tiene más que el otro, tiene que ayudarlo.

 

UNA GALA PARA AYUDAR

La 5ta Cena de Gala “Cartoneros y sus Chicos” será el Jueves 27 de Octubre del 2016 a las 20:00 hs., en la Tribuna Oficial del Hipódromo Argentino de Palermo, Av. del Libertador 4101 (CABA)

Contacto para asistir o colaborar con donaciones: secretaria@fundses.org.ar

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

3 Comentarios

Aleze Cap Reportar Responder

Muchas gracias por su aporte. Los Argentinos necesitamos muchas Renata, no hace falta dinero en algunos casos, sino compromiso y voz.

Juan Joanidis Reportar Responder

KlausS Jacobs era dueño de los chocolates Milka, Suchard y Toblerone, café Kraft. Tenía una estancia en La patagonia, cerca de Bariloche, a la que venía regularmente

Lis Medina Reportar Responder

Que noble! Solo la Educación nos hará libres...

Notas Relacionadas