Qué tipo de vinos prefieren
Noticias

Qué tipo de vinos prefieren

Lejos del mito de que los vinos son una cuestión masculina, las mujeres también pisan fuerte en este placer.

Por Deborah de Urieta 25 de Enero 2016

En los últimos cinco años, su poder de decisión a la hora de decidir qué vino comprar pasó del 20 al 45 por ciento. Por supuesto que las bodegas captaron esta tendencia y optaron por distintas estrategias para sumarlas al mercado. De hecho, en algunos casos, apuntan directamente a ellas con productos específicos.

Bajo el lema “un vino que se toma con anteojos de sol y las ganas de relajarse con esas tres o cuatro personas en el mundo que más que amigas son hermanas”, Finca Las Moras lanzó Nolita, que desde su nombre ya deja entrever que sus tres variedades están destinadas a ellas. Y es que fue inspirado en el innovado barrio de Nueva York –justamente, una de sus ciudades favoritas– llamado North of Little Italy. 

Varias bodegas coinciden en que, a diferencia de los hombres, las mujeres tienden a elegir vinos fáciles de beber, con menor contenido alcohólico y “que les permita ser bebido a distintas horas del día, ya sea en una reunión o en su casa mientras preparan alguna comida”, considera Carlos Fantelli, de Familia Fantelli. “Si bien las mujeres, al igual que los hombres, eligen los buenos vinos, ellas tienen ciertas preferencias sobre los vinos dulces, los espumantes y los blancos”, agrega Aníbal Marín, gerente Comercial de Viña Las Perdices. Y a esto, Mauricio Lorca, gerente y propietario de Bodega Foster y Bodega Lorca, le agrega un dato: “Los hombres, en su mayoría, prefieren vinos de mayor concentración. Si miramos en la Argentina, solo entre el 15 y 20 por ciento del consumo está en vinos blancos y rosados”.

Aunque no hay una postura única sobre este tema, ya que algunos afirman que no existen diferencias entre el público femenino y el masculino. De hecho, las mujeres son las más exigentes a la hora de elegir, y verlas en una vinoteca ya no sorprende a nadie, a diferencia de años atrás, que parecían ser un rubro en el que solo los hombres sabían moverse.

Dentro de este lado de la biblioteca se ubica Leticia Arena Veraza, gerente de Marketing, Comunicación y Turismo de Bodega Séptima, que asegura que hoy “pasó de moda” que los vinos dulces sean solo para mujeres, sino que beben tintos importantes con tanto o mayor disfrute que los hombres.

Esta es una postura que comparte Martín Pérez Cambet, gerente Comercial de Casarena Bodega y Viñedos, cuando recuerda que, antes, “la mujer compraba el vino de consumo diario en el supermercado y el hombre el vino especial para regalos o festejos en la vinoteca”, mientras que hoy estas tienen cada vez más público femenino, interesado en vinos de calidad.

Es por ello que algunas bodegas, como Luigi Bosca y Arizu, no piensan en productos a partir del género. Sino que “tanto mujeres como hombres han evolucionado en su consumo y hoy son más exigentes y versátiles a la hora de elegir su vino para cada situación”. Por eso, algunas bodegas se enfocan en ocasiones específicas para promocionar sus variedades. “En el caso de nuestros productos, hemos intentado asociarlo a fechas especiales, como el Día de la Madre y de los Enamorados, donde el regalo perfecto para ellas sea un vino”, explican desde Pernod Ricard. Una estrategia similar usan en Casarena, que para el Día de los Enamorados o el de la Mujer ofrecen más promociones de vinos rosados o dulces, mientras que, para el Día del Padre, lo hacen con vinos tintos.

Pero, además, las bodegas comenzaron a prestarles más atención a los eventos o encuentros dedicados a la mujer. Circuitos de bellezas y desfiles de moda fiscalizados por figuras femeninas fueron aprovechados por Bodega Séptima. Y esto, según explican, tiene que ver con que ellas “se relacionan con esta bebida de una forma mucho más hedonista, sofisticada y elegante que el hombre. Disfrutan de las buenas copas, de los vinos bien hechos, visitan bodegas y se capacitan en cursos”.

Un detalle que identificaron en Pernod Ricard, que es influyente para las mujeres a la hora de elegir qué vino tomar, es que los rosados, dulces o blancos no solo son fáciles de beber, sino que no manchan los dientes de la misma manera que los tintos.

La afirmación “todo entra por los ojos” también se aplica a la industria del vino y Las Perdices no lo pasó por alto. Si bien aclaran que ninguno de sus productos está destinado exclusivamente a las mujeres, observaron que el esfuerzo que pusieron no solo en la elaboración, sino también en la presentación de Malbec Ice, puede ser uno de los motivos por el que las mujeres lo prefieren. Y es que el packaging no es un tema menor. “Para este producto, importamos desde Francia una botella especial de 375 cc y su etiqueta es una pintura sobre el vidrio a base de plata con la técnica de vitrofusión, que se realiza a altas temperaturas”, describen. Esta presentación tan cuidada y atractiva hace que sea un producto que no pasa desapercibido, sobre todo entre las más observadoras y que están en los detalles.

Nota publicada en el One shot del diario El Cronista, Mujeres que hacen.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas