Qué hacen las empresas para motivarlas
Noticias

Qué hacen las empresas para motivarlas

Las políticas de extensión de licencias de maternidad y retorno progresivo al trabajo son de las más valoradas.

Por Ana Falbo 16 de Agosto 2016

Si bien las mujeres en posiciones directivas aún escasean, siendo menos del 5 por ciento, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), las empresas vienen reconociendo en ellas un valor agregado que está favoreciendo a una gran cantidad de beneficios exclusivos. Muchos tienen que ver con la maternidad, con la posibilidad de que hagan actividad física, cuiden su cuerpo y estética, y reciban cuidados que favorezcan el equilibrio entre la vida personal, familiar y profesional.

Muchas mujeres disfrutan de retornar progresivamente a la oficina después de ser mamás; recibir clases de zumba, pilates o yoga; tener caminatas de mentoreo o contar con un servicio de manicuría durante el horario laboral. Si bien todos los beneficios tienen mucha aceptación y uso, cuando están vinculados con el embarazo y la familia, la valoración es aún mayor.

Entre las iniciativas relacionadas con la maternidad se incluye, por ejemplo, la posibilidad de extender la licencia con goce de sueldo hasta los cinco meses, trabajar part-time durante los primeros meses de retorno, tener a disposición un lactario y contar con un programa para acompañarlas en las etapas de su embarazo.

Empresas como GlaxoSmithKline (GSK) o Accenture ya incorporaron la extensión de licencia paga por maternidad. En vez de tres meses, como establece la ley, se adicionan dos meses para que las madres puedan estar 100 por ciento con su hijo, pero recibiendo su salario habitual. “Se lo considera un beneficio innovador puesto que en el mercado no está generalizado. Internamente, es el más valorado y el que más impacto generó”, dice Javier Carrara, director de RR.HH. de Accenture en Sudamérica Hispana.

En Natura también ofrecen esta extensión de licencia paga, salvo que se suma solo un mes más, y luego, a los cuatro meses del bebé, la madre puede regresar a la oficina haciendo una jornada laboral de seis horas, pero manteniendo la misma remuneración durante el primer año de su hijo. “Este beneficio fue incorporado a Whirlpool y fue muy celebrado por todas las embarazadas, así que esperamos un alto nivel de aceptación”, dice Laura Sabio, directora de RR.HH. de Whirlpool. En el caso de la empresa de electrodomésticos, las madres, durante los primeros tres meses tras regresar a la oficina, hacen jornadas de cinco horas, recibiendo el salario total.

Afortunadamente para ellas, son cada vez más las empresas comprometidas con el retorno progresivo de las madres una vez terminada la licencia. Por ejemplo, en Sony y en Avon, las mujeres cuentan con un esquema mixto presencial y de home office durante los primeros meses. En Avon, también se puede combinar el trabajo remoto con el presencial o elegir el presencial únicamente con una reducción horaria.

En el caso de Accenture, la empresa ofrece un abanico de cinco opciones para que las madres puedan flexibilizar su horario laboral durante el primer año de vida del bebé. Por un lado, está la modalidad part time, reduciendo la jornada laboral a cinco horas hasta el año de vida del bebé. Luego, la posibilidad de trabajar desde casa tres veces por semana, o de combinar las dos opciones anteriores, trabajando part time y haciendo dos días desde la casa y tres desde la oficina. Otra alternativa es trabajar medio día desde la casa y medio día desde la oficina, cumpliendo con las ocho horas de trabajo. “En el caso de que ninguna de las opciones sea aplicable a un equipo de trabajo, el supervisor podrá sugerir a la empresa una modalidad que tenga este mismo espíritu de flexibilización”, profundiza Carrara.

Andrea Bara, líder de Reclutamiento para Accenture en Latinoamérica, tuvo a su segunda hija, Olivia, en abril. “Estoy feliz por haber podido disfrutar de la licencia por maternidad paga extendida. El nacimiento de un hijo es un momento increíble y es difícil como madre volver a trabajar. Sin embargo, gracias a la flexibilidad, retomar es mucho más fácil. En mi caso, puedo hacerlo desde mi casa tres días a la semana y compartir más tiempo con mi beba, evitándome el tiempo de traslado”, cuenta.

En Unilever, las mujeres que se encuentran de regreso de un período de maternidad, tienen hijos pequeños o, incluso, las que necesitan mayor tiempo para actividades personales, pueden optar por la solución conocida como job share o trabajo compartido. “Esta iniciativa se define como dos personas contratadas bajo un esquema que comparte la responsabilidad de una sola posición. Cada una la ejercerá a tiempo parcial acordando el horario de trabajo en horas o días a la semana”, explica Melina Cao, directora de RR.HH. de Unilever Argentina.

En Kimberly-Clark también tienen beneficios de soft landing para el reintegro de las mujeres al mundo laboral post-maternidad, aunque, para aquellas madres que han tenido embarazos múltiples -mínimo de trillizos-, desarrollaron beneficios diferentes durante los dos primeros años.

Una vez de regreso al trabajo, un tema complicado para las madres que amamantan es el de la extracción de leche. Por eso, empresas como Sony, American Express, Accenture, Whirlpool, Kimberly-Clark y Unilever fueron incorporando lactarios dentro de sus oficinas. “Un modo de seguir fortaleciendo nuestro compromiso con las mamás de la compañía es poder ofrecerles dos salas acondicionadas para garantizarles un espacio de privacidad, comodidad y cuidado en esta etapa de sus vidas, y así evitar que tengan que usar el baño o espacios no adecuados”, describe Cao.

El acompañamiento, clave

Ya sea a través del reintegro de gastos o con una guardería dentro de las instalaciones de la empresa, muchas madres tienen la tranquilidad de que sus hijos están bien cuidados desde los 45 días hasta los 3 o 5 años. En el caso de GSK, la empresa de productos farmacéuticos tiene jardín de infantes en su predio. Karen Schwarzmaier, coordinadora de Finanzas para el área de Investigación y Desarrollo de GSK, vio crecer a sus hijos Martina e Ignacio en el jardín maternal de la empresa. “Tanto desde el punto de vista laboral como personal, este servicio me brindó la tranquilidad de cumplir con mis tareas sabiendo que mis hijos estaban en excelentes manos. Además, la comodidad y cercanía me permitieron cumplir con la etapa de lactancia y considero que el vínculo madre e hijo en los primeros meses de vida es algo indispensable para el crecimiento de un bebé”, dice Schwarzmaier, quien está embarazada de ocho meses.

La planta de Tortuguitas de Unilever también cuenta con una guardería in company, mientras que, para las madres que trabajan en plantas u oficinas sin este servicio, se les ofrecen reintegros por guardería, una práctica que desarrollan, a su vez, Avon, American Express, Natura y Accenture.

La mentoría exclusiva para madres es un servicio que comenzó a medida que las empresas fueron comprendiendo el especial momento que es para una mujer estar esperando un hijo. Por eso, con el objetivo de darle apoyo emocional y acompañamiento, empezaron a ofrecerles charlas, talleres y mentoring.

En el marco de WIN (por las siglas en inglés de Women In Network, mujeres en red), la red creada por American Express para sus empleadas mujeres, la empresa lanzó el programa Maternity Mentoring, a partir del cual una ejecutiva de la compañía brinda su experiencia y acompañamiento a la mamá reciente. “A través de esta iniciativa, buscamos crear un ambiente de trabajo inclusivo para promover el cuidado de la salud y el bienestar, así como un estilo de vida saludable dentro y fuera del trabajo”, indica Guillermo Navarro, director de RR.HH. de American Express Argentina.

Accenture también ofrece un servicio de mentoreo para mamás, y Unilever da talleres sobre el embarazo, nacimiento, parto y lactancia, entre otros, para crear espacios en los cuales las madres puedan compartir inquietudes e información. “Durante el embarazo, brindamos información sobre la salud de la mamá y la de su bebé. Además, facilitamos asesoramiento médico por medio de una especialista en maternidad y la gestión de la licencia ante la Anses con gestores dedicados al tema”, señala Cao. La multinacional, una de las que más mima a las madres, también les provisiona equipos ergonómicos especiales para la comodidad de cada una, así como un programa de ejercicios y masajes de drenaje linfático.

“Creo que estas iniciativas son realmente valiosas. El trabajo ocupa gran parte de nuestros días y, en la medida que no tome en cuenta nuestro bie-nestar, se hace muy difícil que las horas que le dedicamos sean placenteras. A mí, puntualmente, cada uno de los beneficios que disfruté me ayudó a despejar dudas, a disminuir la ansiedad que la maternidad de por sí ya implica, y a disfrutar un poco más el momento de vida por el que estaba pasando”, sostiene Karen De Oliveira, senior partner de Recursos Humanos para el área de Supply Chain de Unilever.

Otro beneficio, de esos que parecen pequeños, pero hacen una gran diferencia, lo brinda Kimberly-Clark, que reserva para sus empleadas embarazadas una cochera en las oficinas de Puerto Madero, para hacer más fácil su acceso y traslado. Por otra parte, permite que sus empleadas que deben viajar por negocios durante la etapa de amamantamiento puedan negarse a hacerlo, apoyadas por la política de la empresa. Aquellas que acepten realizar los viajes, reciben un pasaje adicional para que puedan trasladarse con un acompañante y su bebé. “Todos los gastos corren por cuenta de la compañía, para que no tengan que interrumpir la lactancia”, detalla Cinthia D´Agata, gerente de RR.HH..

 

Nota publicada en el One shot del diario El Cronista, Mujeres que hacen.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Lis Medina Reportar Responder

Muy bueno! Ojalá se extienda a más sectores...

Notas Relacionadas