Mariana Camino, presidente de ABECEB, detalla qué la diferencia de Dante Sica
Noticias

Mariana Camino, presidente de ABECEB, detalla qué la diferencia de Dante Sica

La presidente de la consultora especializada en economía y negocios habla sobre los rasgos que caracterizan a los tipos de liderazgo femenino y masculino, y revela cómo se trabaja en la organización de la que es parte.

Por Rosa Londra 02 de Marzo 2016

“El liderazgo en ambientes preponderantemente masculinos se logra a través de la inteligencia emocional y la complementariedad de los estilos”, enuncia Mariana Camino, quien a los 27 años aceptó el desafío de liderar la consultora ABECEB como presidente de la misma y partner del economista Dante Sica. En su opinión, el liderazgo masculino se caracteriza mayormente por la rigidez, el apego a lo tradicional y lo racional mientras que las mujeres aportan emoción, intuición, creatividad y visión amplia.

Con un estilo diferente al de su socio pero con el mismo propósito, en ABECEB fomentan la diversidad de opiniones, estilos y visiones sin perder de vista el norte que los motiva. “La consultoría es recurso humano intensivo; trabajamos con equipos multidisciplinarios, de diversas edades y géneros. La mujer destaca por su emocionalidad, su calidez y visión creativa y contribuye a la consolidación de los equipos”, dice Camino presidente de ABECEB y quien ejerce desde hace más de 10 años la conducción global de la empresa, trazando su rumbo estratégico, guiando la implementación del plan de negocios y coordinando proyectos críticos para el desarrollo de la empresa.

“Las mujeres en roles de liderazgo aportan sensibilidad, gran intuición en los negocios, poder de observación y capacidad para ejercer la autoridad de manera efectiva. Una mujer puede equilibrar la visión de detalles precisos en una situación determinada y al mismo tiempo tener una visión global que contempla los aspectos generales. Cuentan con habilidades excepcionales de comunicación y capacidad para crear ambientes de trabajo creativos y cohesionados, y son firmes a la hora de comunicar e implementar las estrategias organizacionales”, dice Camino quien lidera el proceso de internacionalización hacia Latam de la consultora.

Para la economista, el desafío sigue siendo reconocer el esfuerzo en tiempo y forma, generar un mayor balance laboral y personal, además de compensar equitativamente a mujeres y hombres.  “Las diferencias salariales más importantes se encuentran en la posición de CEO (41 por ciento a favor de los hombres), mientras que en las gerencias oscilan entre un 17 y un 30 por ciento, de acuerdo a estadísticas.

Según Naciones Unidas, la brecha salarial entre géneros no se va a cerrar hasta dentro de 70 años y la razón es cultural: se requiere de un cambio de paradigma y eso es muy difícil de lograr”, cuenta. En su opinión, “las empresas debemos garantizar claridad en los planes de carrera, trabajar en la equidad salarial y apoyar los planes de maternidad y retorno al trabajo con políticas que apunten a lograr un balance en la igualdad de oportunidades; e identificar la verdadera motivación aspiracional y profesional, para desarrollar lo necesario para la empresa y su factor de éxito más importante: las personas”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas