Cómo trabaja la consultora que busca darle perspectiva de género a las empresas argentinas
Noticias

Cómo trabaja la consultora que busca darle perspectiva de género a las empresas argentinas

A través de talleres y diagnósticos asesoran para que se implementen políticas que aseguren un equitativo acceso a oportunidades de crecimiento laboral. Por @XaviLedesma 13 de Julio 2017

Su cabeza cambió después de un viaje a Londres. Fue ahí cuando decidió, rápidamente, poner esto en términos productivos. Aunque confiesa que “el bichito del feminismo” le había picado ya hace algunos años, Carolina Villanueva asegura que haber estudiado en la London School of Economics su Master en Políticas Sociales y Desarrollo con orientación en Estudios de Género marcó un antes y un después. Al volver a Buenos Aires, convenció a su socia, Georgina Sticco, de fundar Grow, una consultora que asesora y ayuda a las empresas y al Estado en el abordaje integral de la temática de género.

Se conocieron en 2004 trabajando para las oficinas locales de la ONG estadounidense Idealistas. Aunque Sticco, ingeniera informática, trabajaba en el área más tecnológica, y Villanueva, politóloga, se encargaba de los proyectos, forjaron una amistad que devino en sociedad laboral. “Al principio nos costó mucho porque la prioridad de las empresas estaba puesta en la sustentabilidad y RSE. La igualdad de género les parecía interesante, pero creían que era un tema más social y que el que se tenía que ocupar era el Estado”, recuerda Villanueva, en diálogo con Mujeres que hacen.

Luego de una etapa de investigación para tener en claro qué iban a hacer y cómo lo llevarían a cabo, en 2011 inauguraron formalmente la consultora. Poco a poco vieron que las empresas comenzaban a interesarse más por incorporar una mirada de género, especialmente preocupados por la pérdida de talento. “El 60 por ciento de las graduadas universitarias son mujeres y ahí hay un pool que no pueden no mirar, entonces las empresas organizaciones que tienen que cambiar el ojo”, afirma Villanueva. Google Argentina, 3M, Syngenta, Compumundo y organismos como la Cámara de Comercio e Industria Franco-Argentina y el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018 fueron algunos de los que apostaron por Grow.

La co-fundadora de la consultora marca una diferencia entre trabajar para empresas y para el Estado, ya que, según ella, “lo más importante es convencer a la compañía de cuáles son los beneficios concretos de implementar políticas de género”. Uno de los más significativos es la retención de talento, ya que contar con mujeres en los boards “refleja una cultura organizacional de apertura a la diversidad que desemboca en una mayor rentabilidad económica”. Y concluye: “Si todas las industrias y todos los procesos tuvieran una mirada de género, las empresas ganarían mucha más plata”.

Uno de los trabajos más importantes que hacen con sus clientes, y el que más les gusta a ambas fundadoras, es el de diagnóstico. Para lograrlo realizan un análisis exhaustivo sobre la situación de la organización en términos de balance de género, incluyendo desde salarios hasta la cultura. “Tratamos de detectar dónde están los nudos de tensión y a raíz de eso proponemos un plan de trabajo”, cuenta Villanueva. Otros de los servicios más requeridos son los talleres de sensibilización en los que, según la politóloga, se realizan ejercicios de auto conocimiento para que los empleados identifiquen los sesgos y estereotipos que tienen naturalizados y puedan reducirlos.

Si bien reconoce que hay “una intención de mejora general para tener culturas más inclusivas”, Villanueva señala que aún “estamos lejos”. Según ella hay dos aspectos clave: la integración cultural y los líderes. “Si no trabajás en lo cultural, la Ley de Cupo Femenino, por ejemplo, va a seguir siendo obligatoria” explica y agrega que “un líder comprometido y dispuesto a desandar algunas cuestiones” es muy importante.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Facundo Cevey Reportar Responder

Durante la crisis económica de Islandia el único Banco que logró subsistir, fue el único direccionado por mujeres.

Notas Relacionadas