Claves para emprendedoras novatas
Noticias

Claves para emprendedoras novatas

Por Carla Quiroga 29 de Junio 2016

 

Lanzarse a armar un negocio propio es la mayor parte de las veces tan estimulante como angustiante: a la “idea genial” se suma muchísimo entusiasmo y energía, pero también altas dosis de confusión, incertidumbre y hasta sobreinformación. Virginia Porcella, periodista especializada en economía y autora de “FEMINOMICS, de la economía personal al emprendimiento propio”, destaca siete elementos clave a tener en cuenta para aquellas mujeres que están intentando dar los primeros pasos. A saber:

  • En muchos casos, como en el cobro de indemnizaciones, la idea del negocio propio aparece como la solución a dos dilemas: qué hacer con la plata y qué hacer para generar ingresos para mantenernos en el futuro. La opción es más que válida.
     
  • El error común es buscar qué negocios están funcionando o “de moda” (las marcas de objeto de diseño, locales de patisserie cool o franquicias de locales de café por citar ejemplos de los más comunes) en vez de detectar  una oportunidad  a nuestro verdadero alcance, en la que podamos aplicar nuestras habilidades, conocimiento y expertise.
     
  • Para las mujeres (no tanto para los hombres), es particularmente importante que nos guste la actividad que se apuesta a desarrollar. Es mucho más probable conocer mucho de algo que a una le gusta, lo que lo hace mucho más fácil de sostener en el tiempo.
     
  • Encarar el proyecto propio implica también poner el foco en cosas que probablemente no gustan tanto, como salir a vender o llevar la contabilidad.  Pero la estrategia de comercialización es tan vital como el producto o servicio en el que se basa el emprendimiento,  alguien tiene que diseñarla e implementarla si es que no lo va a hacer una misma. Armar un equipo, definir roles y áreas de acción y aprender a delegar es la mejor solución.
     
  • Cuando la motivación para emprender está más asociada a motivos personales como la búsqueda de independencia o la flexibilidad horaria más que a objetivos económicos, es altamente probable que el emprendimiento no crezca mucho más allá del negocio de subsistencia. Saber que esto es en definitiva una elección propia es determinante para la perspectiva con la que se analizan los resultados.
     
  • Buscar siempre un consejo experto. Lo que opinan, para bien o para mal, familiares y amigos no tiene real valor más allá de ser un reflejo de sus propias emociones tanto hacia la emprendedora en cuestión como hacia la idea de emprender en general. Una mirada de un tercero, especialista y objetivo, es imprescindible antes de lanzarse.
     
  • Medir los riesgos: la mayoría de los emprendedores más exitosos no hipotecan sus casas ni se quedan sin ahorros. Es más, las investigaciones que existen sobre el tema indican que más del 80% tenía ahorros suficientes para cubrir hasta un año y medio de sus gastos fijos. No correr riesgos es imposible pero asumirlo en exceso es poco inteligente.


¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas