7 pasos para alcanzar la igualdad de género en una empresa
Noticias

7 pasos para alcanzar la igualdad de género en una empresa

Una guía práctica para facilitar la participación de mujeres en posiciones de liderazgo.

03 de Marzo 2016

 

Las campañas tienen cada vez más alcance y el debate es cada vez mayor, pero en la mayoría de las organizaciones, el camino a recorrer para lograr una verdadera inclusión de mujeres a lo largo de toda la pirámide jerárquica todavía es largo. Sin embargo, los nuevos integrantes de la masa de fuerza laboral no creen que la situación de inequidad actual se sostenga durante muchos años más. Según una encuesta realizada por ManpowerGroup, un 97 por ciento de los millennials –jóvenes de entre 21 y 34 años– considera que su generación logrará quebrar la barrera de la desigualdad de género en el trabajo.

Sin embargo, los encuestados creen que esto sucederá en al menos dos décadas. En este sentido, para casi seis de cada diez consultados la herramienta más poderosa para lograrlo es crear una cultura de equidad de género liderada por los principales directivos de cada organización. A raíz de esta creencia, ManpowerGroup elaboró un listado -dirigido especialmente a CEOs- de 7 pasos para lograr la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres a nivel corporativo:

  1. Cambia vos primero. Actúa con convicción. El cambio debe ser auténtico. Si no, las personas lo verán como una moda que llega hoy y se va mañana.
     
  2. Los líderes tienen que hacer suyo el compromiso, no delegarlo. El director general debe hacer suyo el problema. La equidad de género no se puede delegar a RR.HH. Para que el compromiso sea auténtico y esté alineado con la estrategia del negocio, el cambio debe fluir desde arriba y ser demostrado por el equipo de liderazgo. Recursos humanos puede ayudar a facilitar y apoyar el cambio.
     
  3. Cambiá el cuestionamiento: pregunta “¿Por qué no?”. La planificación de la sucesión debe ser más enérgica. En lugar de decir “ella no tiene la experiencia”, pregunta “¿qué necesitamos hacer para que funcione?”. Desafía supuestos. Si pensamos que es posible, podemos hacerlo posible.
     
  4. Contrata personas que valoren a las personas. Ellas encontrarán la forma de optimizar todo el potencial humano. Estarán abiertas a estrategias para apoyar una vida única, equilibrando la integración de trabajo y familia, midiendo el éxito con base en el rendimiento y la calidad de la producción, no en el “presentismo”, y apoyarán a la gente para planificar y gestionar su carrera a través de “olas”, más que de escaleras.
     
  5. Promueve la cultura de inclusión consciente; los programas por sí solos no funcionan. Los programas genéricos no funcionan. Éstos no cambian comportamientos y no mejoran los números. Pueden incluso ocasionar complacencia y recompensar la actividad, pero no los resultados. La rendición de cuentas se sitúa en los líderes de altos niveles y los tomadores de decisiones para promover una cultura de inclusión consciente. Recursos humanos puede ayudar a los altos mandos a facilitar el cambio; la capacitación puede crear consciencia. Los líderes deben cambiar la cultura.
     
  6. Sé explícito: ¿Mujeres cuándo y dónde? Aumentar la representación femenina únicamente no cambiará la dirección. Hombres y mujeres deben estar representados en todos los niveles y en cada unidad de negocio. Los líderes deben saber dónde necesitan que estén las mujeres. Observar los números macro no es suficiente; esto genera sociedades rosas: mujeres sólo en recursos humanos, comunicaciones y funciones de apoyo, en lugar de puestos relacionados con pérdidas y ganancias. Necesitan ser capacitadas y patrocinadas para tener éxito, así como experiencia y exposición para avanzar.
     
  7. Sé responsable: establece objetivos alcanzables y medibles. Cada decisión de contratación y promoción se puede justificar pero si ello no se acerca hacia el punto de inflexión, la inclusión consciente y la equidad de género simplemente no sucederán. Articular una visión de talento: cómo cambiarán las cosas, cómo se verán y para cuándo. Planear para ello como si fuera una inversión o prioridad de negocio estratégica. El verdadero cambio requiere tiempo, atención y disciplina.

Para Alfredo Fagalde, director general de ManpowerGroup Argentina, "contar con mujeres en posiciones de liderazgo no es únicamente un imperativo ético". "A través de la paridad femenina se logra diversidad de pensamiento y una mejor toma de decisiones dentro de las organizaciones", opinó el ejecutivo.

Por su parte, la directora de Sustentabilidad y Asuntos públicos de ManpowerGroup Argentina, María Amelia Videla, expresó: "Es tiempo de dejar de hablar sobre romper estereotipos de género y comenzar a actuar. Necesitamos ser verdaderos ingenieros sociales en materia de igualdad de oportunidades, y así poder cambiar mentalidades y comportamientos heredados".



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Susana Beatriz Rodríguez Reportar Responder

Muy valioso texto !!!

Notas Relacionadas