“El verdadero networking se hace de 9 a 18”
Noticias

“El verdadero networking se hace de 9 a 18”

Gabriela Terminielli es la vicepresidenta del capítulo en la Argentina de la organización Voces Vitales, creada por Hillary Clinton, que cumple 10 años en el país. Por @Guada_SG 11 de Septiembre 2017

El empoderamiento de la mujer, el mentoreo y el networking son los tres ejes que atraviesan la organización Voces Vitales, fundada en 1997 por Hillary Clinton y cuyo capítulo argentino celebra sus 10 años con una jornada anual en Córdoba (11/9) y en Buenos Aires (12/9) a la que asistirán distintas speakers nacionales e internacionales. Estos ejes son también los que atraviesan a Gabriela Terminielli, psicóloga, coach, MBA por la UCA y Vicepresidenta de Voces Vitales Argentina, quien hace más de 20 años trabaja con el foco puesto en la promoción de mujeres en carreras corporativas.

¿Qué programas tiene Voces Vitales en la Argentina?

Nuestro programa de mentoreo es anual y elegimos chicas de todo el país de 24 a 34 años. Recibimos hasta 300 aplicaciones y seleccionamos teniendo en cuenta la diversidad se sectores, de profesiones y geográfica. Una vez que tenemos las seleccionadas recurrimos a nuestra base de mentoras que son muy comprometidas. Leemos las solicitudes de las chicas y vemos sus inquietudes, hacemos las duplas y en junio tienen una semana presencial que están todo el tiempo con el grupo y están unos días con las mentoras en sus lugares de trabajo, en lo que se llama “shadowing”, una forma de aprender de las líderes desde ver como actúan. No les pedimos a las mentoras que hagan algo en particular sino que le permita a su mentoreada estar ahí. Son dos días intensos. El resto de los días tienen visitas a empresas y luego hasta noviembre tienen capacitaciones virtuales y las mentoras se comprometen a una sesión de mentoreo de una o dos horas por mes para que la vaya siguiendo. Nuestro otro programa fuerte es la Caminata anual de Mentoreo “Mentoring Walk” se realiza simultáneamente en distintos países e invita a mujeres mentoras y a aprendices a caminar juntas en su comunidad.

¿Cómo evaluás estos años de Voces Vitales en la Argentina?

El impacto que ha tenido en estos 10 años es enorme porque eso es lo que genera el mentoreo: se hace una cadena, se contagia, es un efecto multiplicador. Eso es la clave de Voces Vitales.  En el primer año de la caminata de mentoreo éramos 50 duplas, en Buenos Aires hoy son como 200 y en el país alrededor de 2000. La organización está en 144 países. A diferencia de otras redes, lo que tiene Voces Vitales es que tenés mujeres del sector político, del sector económico (tanto corporativo como emprendedor) y social y lo que hace que se generen alianzas improbables, que te abren un panorama  enorme porque si solo te movés con gente de tu rubro te cerrás y te perdés de descubrir otros temas que te pueden interesar.

¿Qué desafíos cambiaron para las mujeres estos 10 años?

Los desafíos de las mujeres cambiaron con los desafíos del mundo y los cambios de paradigma. Hace 20 o 30 años si tu sueldo no era significativo en la empresa, tu marido te decía que te quedes cuidando a los chicos y limpiando. Hoy no creo que ninguna chica joven tenga como proyecto depender de la billetera de alguien, es un mal proyecto, por más que tengas al mejor compañero del mundo. La autonomía económica es preventiva de todo lo que es violencia. Es poder y es libertad.

¿Qué queda para trabajar?

Hay muchas barreras culturales y esas llevan mucho tiempo de derribar. Después están las empresas que muchas veces tienen un doble discurso y también creo que las mujeres tenemos que animarnos a salir de nuestra zona de confort. Es impresionante de lo que somos capaces cuando tenemos la confianza. La mujer se postula a un trabajo recién cuando tiene el 90% de las habilidades mientras que el varón con un 30% ya se manda. Por eso es importante el empoderamiento y mentoreo, a veces falta que alguien te diga “andá igual”. Falta también darle visibilidad a las mujeres jóvenes, en los paneles son siempre las mismas. Muchas chicas jóvenes cuando salen de esos eventos no se sienten inspiradas, porque las que les hablan son de otra generación y tenían una realidad diferente. Por eso la propuesta de Voces Vitales es mentorear a chicas de 24 a 34 años, darles visibilidad es parte de nuestra misión.

¿Qué le recomendarías a las empresas para impulsar a sus empleadas?

Las estadísticas son tremendas, de las 500 empresas más importantes, solo el 4%son dirigidas por mujeres, cuando más del 60% de quienes egresan de las universidades son mujeres con las mejores notas y las mejores tesis. Entonces muchas veces no es un tema de educación. Voy mucho a empresas que me plantean “¿Qué hacemos? Porque las chicas crecen mucho hasta las 30 años y llega la etapa de la maternidad y las perdemos”. Mi respuesta es que hay que adelantar todo para las chicas. Si le das una oportunidad de relocalización a los 30 años es probable que te diga que no pero si se la das a los 24 y a los 25 es probable que te diga que sí. Otro ejemplo es el MBA, que todavía es un título que pesa mucho a la hora de hacer carrera pero las universidades te piden 5 o 6 años de experiencia previa para hacerlo. Eso te puede llevar a los 27, 28 o 31 años. Una chica que está pensando en ser mamá lo piensa dos veces mientras que el varón no. Habría que sacar ese requisito. Creo que es importante que lleven a las mujeres jóvenes a las cámaras y entidades, ahí donde aprendés la cocina, ves el poder. ¿Por qué no se hace? Hay un status quo que cuesta mover.

¿Qué recomendarías a las mujeres que quieren avanzar en su carrera corporativa?

Primero que se consigan un mentor, alguien que pueda guiarlas y empujarlas, que les aporte experiencia y una mirada de afuera muchas veces necesaria. Segundo, salir del box en donde están, no revisar hasta el último detalle, no es necesario, hay que usar eficientemente esas 8 horas, no quedarse más tiempo. Otra cuestión es que gran parte de la carrera se hace por fuera de la empresa, me atrevería a decir que un 60%, porque la rotación es grande, no está más bien visto que una persona este 15 o 20 años en una misma empresa, por eso si vos sos la “señora de” una empresa no tenés nombre propio. Te tenés que generar tu nombre propio y eso se logra afuera. Que te conozca todo el mundo primero dentro de la empresa y después afuera. Muchas mujeres asocian el networking al happy hour y piensan que implica quedarse después de hora y resignar tiempo con su familia o para sus actividades, pero eso no es así. El verdadero networking se hace de 9 a 18. Vos podes tenés un muy buen almuerzo de networking y nadie te va a decir nada pero tenés que ser inteligente. En una empresa preguntaba con quiénes almorzaban y siempre almorzaban con los mismos. Mi propuesta es que se tomen una vez a la semana para almorzar con alguien diferente así conocés gente y te das a conocer.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Daniel Rivoira Reportar Responder

el networking no tiene horarios. Es mucho mejor una cena distendida que una reunion formal a las 15 hs.

Notas Relacionadas