Acuerdo_-_IMG_crop_1363010199551.jpg
Management

Trabajaba en un banco, lo echaron sin causa pero no le pagarán indemnización

El empleado, del Banco Ciudad, había recurrido a la Justicia, que le dio la razón a medias.  07 de Marzo 2016

Un tribunal rechazó indemnizar a un ex empleado del Banco de la Ciudad de Buenos Aires despedido y denunciado penalmente por un presunto fraude, pese a que el delito no pudo ser probado en una investigación que duró 11 años.

La Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal desestimó el reclamo de casi tres millones de pesos formulado por el trabajador, quien se desempeñaba en el Banco Ciudad desde 1985 y en 1997 la entidad crediticia porteña "radicó una denuncia penal en su contra, atribuyéndole injustamente un supuesto lucro indebido en perjuicio de la entidad bancaria".

El equipo de abogados del banco "le imputó haber creado supuestos ingresos ficticios, sin una genuina base monetaria que los respalde, en tres cuentas corrientes abiertas en la mencionada entidad, obteniendo sus titulares beneficios económicos al cobrar sumas dinerarias que no les correspondían..., provocando un supuesto perjuicio a la entidad bancaria de 90.700 pesos".

Tras un fatigoso proceso judicial, "en 2008, esto es, más de 11 años después de que se iniciara el expediente, el Tribunal dictó sentencia declarando el sobreseimiento por prescripción de la acción penal del delito de administración fraudulenta".

"Se dispuso la prescripción por retardo de justicia, en razón de que la instrucción había demandado diez años, lo que implica una afectación al derecho al debido proceso y al plazo razonable para la resolución de la causa, en violación a principios constitucionales y tratados internacionales", explicó el trabajador.

Agregó que "la sentencia no se fundó en el plazo de prescripción sino que, sin haberse cumplido aquél término, se consideró que la duración del proceso era irrazonable y afectaba garantías constitucionales fundamentales". En primera instancia, la jueza Cecilia Madariaga de Negre acogió el reclamo y dispuso un resarcimiento del orden de los 70 mil pesos más intereses, pero la Cámara del fuero, al revisar la sentencia, la dejó sin efecto.

"La acusación calumniosa consiste en la falsa imputación de la comisión de un delito penal de acción pública, y compromete la responsabilidad del denunciante si la falsa denuncia ha sido efectuada con dolo o culpa grave", advirtieron los jueces Clara do Pico, Carlos Grecco y Rodolfo Facio, este último en disidencia parcial. "Para admitir la demanda se debe probar, además, que la imputación fue hecha a sabiendas de que el denunciado no fue el autor o con manifiesta y grave imprudencia o negligencia", resumió el fallo.

En ese contexto, recordó que en la causa penal "no se ha dictado un pronunciamiento sobre su inocencia, sino que la acción penal se declaró extinguida por prescripción".

"La circunstancia de que hubiera sido incoada la acción penal por el Fiscal, indagado al imputado, decretado su procesamiento y solicitado la elevación a juicio, demuestra en buena medida que los hechos denunciados tenían aptitud suficiente para constituir un delito perseguible de oficio y que el actor se encontraba involucrado en ellos, al menos en principio", resumieron los camaristas, al desestimar la indemnización. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas