Sector por sector: qué porcentaje del salario representa un bono
Management

Sector por sector: qué porcentaje del salario representa un bono

Por Andrés Engler y Déborah de Urieta 19 de Octubre 2016

El tira y afloje entre sindicatos y Gobierno por el cobro de un bono despertó un tema que, en muchos sectores, ya es una realidad. Sucede que el pago de esa composición llega a representar, en algunos casos, hasta el 23 por ciento de un salario. 

“Hoy, en la Argentina, a nivel ejecutivo, la industria más competitiva es la bancaria, sobre todo”, afirma Valeria Bohórquez, directora del negocio de Talento para la Argentina, Uruguay y Paraguay de Mercer. Y agrega: “Históricamente fue la del petróleo, pero hoy es una industria en picada. Igual, cuando se miran salarios absolutos, las petroleras son las que mejor pagan”.

Según Servicios e Información Salarial de Korn Ferry Hay Group, la industria de Oil & Gas paga un 24 por ciento más que la media del mercado. La diferencia del sector financiero pasa por los bonos, donde los bancos suelen ser muy agresivos: representan un 23 por ciento del salario total de un ejecutivo, el porcentaje sectorial más alto, de acuerdo con datos de la misma consultora. Para comparar, en el sector químico el bono significa el 8 por ciento de la remuneración de un directivo. En consumo masivo –la industria que más se acerca a la financiera en su pago variable– es del 19 por ciento.

“El petróleo y gas, con una matriz energética muy deficitaria, y pese a lo de Vaca Muerta (por el impacto que produjo la caída internacional del petróleo en el segmento de la exploración no convencional), está en la agenda otra vez. Hay proyectos de inversión”, indica Sofía Lutz, socia de Korn Ferry. A ello se suma el sector de energías renovables, principal foco de atracción de capital hoy. “Hay empresas mirando y apuntando ahí”, dice.

 

La etapa conflictiva y regulada de los últimos años llevó a que sean, justamente, las posiciones ligadas a “pilotear la tormenta” las mejor pagas. Según Mercer, en el nivel de reporte al CEO el ganador de la lista es, por lejos, el director de Recursos Humanos, con una mediana de sueldo base mensual bruto de $ 169.000. En el nivel gerencial, el mejor pago es el gerente de logística, con un ingreso mensual de $ 107.100, para luego ubicarse el gerente senior de IT, con $ 101.600 cada 30 días.

En Willis Towers Watson, en cambio, colocan en primer término al gerente de Relaciones Laborales, pero con un salario base mensual de $ 92.000. Con el bonus, la cifra trepa a unos $ 108.800. En segundo puesto colocan al gerente de Marketing, con un salario base mensual de $ 87.900 que se eleva a 102.800 si se consideran las remuneraciones variables. El podio lo completa el gerente de Administración, con un ingreso total (salario base más variable) en torno a los $ 99.000.

El sube y baja de los bonos

La remuneración variable venía siendo una buena escapatoria para aquellas empresas que querían tentar a sus ejecutivos.

Según datos que se manejan en el sector, la remuneración variable en un banco puede partir de un piso de siete sueldos y llegar a 12 para alguien fuera de convenio, mientras que en el caso de un director el número puede alcanzar, en un buen año, los 20 sueldos.

“El bonus es discrecional, cada uno de los jefes lo define. No hay una fórmula”, asegura Esteban Kalejman, responsable de Compensaciones y Performance de la filial local del HSBC. Y aclara que “el comportamiento es tan importante como el logro de los objetivos”. Se debe destacar que, si bien los sueldos fijos se mueven mucho por la media del mercado, el ejecutivo considera que hay excepciones en los bonos. “Siempre las hay, en caso de que sea necesaria la retención. Se puede hacer con el variable”, indica.

Los bonos todavía son la zanahoria para que el conejo siga corriendo. “Lo que marca la diferencia son los bonos de corto plazo y los paquetes de incentivo de largo plazo para proyectar la estadía”, dice Martínez Escalas, de Korn Ferry Hay Group.

En este sentido, Bohórquez considera que los objetivos de los bonos fueron menos ambiciosos que años atrás. Y se encarga de aclarar que los ejecutivos pueden cobrar un poco más o un poco menos, “pero es muy raro que nadie cobre”. Y es que, como explica, “el sistema de objetivos va en función de un presupuesto y, entonces, está pensado en función de la actividad económica. El cambio no es tan radical como para que el 100 por ciento de las compañías no pague”. Lo que se está cobrando actualmente ya había sido pactado en 2015.

La proporción entre el target y el salario del ejecutivo varía dependiendo la posición que ocupe. En el caso de los analistas , según un relevamiento de HuCup, reciben  1,5 salario en promedio. Las jefaturas, algo más de dos salarios. Quienes ocupan el primer nivel directivo y puestos gerenciales, en cambio, pueden llegar a cobrar 4,6 sueldos por bonus target.

 

El artículo completo fue publicado en el número 273 de la revista Apertura.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas