Derribaron su avión en Malvinas, nadó 8 kilómetros para sobrevivir y ahora aconseja sobre liderazgo
Management

Derribaron su avión en Malvinas, nadó 8 kilómetros para sobrevivir y ahora aconseja sobre liderazgo

Luis Puga relata cómo fue su paso por la guerra y qué aprendió de aquella experiencia.  18 de Julio 2016

Luis Puga cuenta su historia 34 años después. Todo ocurrió durante la Guerra de Malvinas, cuando Puga, piloto del ejército argentino, fue derribado por los aviones ingleses Harrier. Los aviones de sus dos compañeros fueron destruidos pero Puga llegó a eyectarse y llegar al mar. Ahí comenzó la segunda parte de su relato, que hoy comparte con empresas como speaker de Quan Corporate Experiences.

“Al ver la explosión del avión de mis compañeros, lancé las cargas que llevaba y tras eso mi avión se cortó en dos. Salté y llegué al mar en segundos”, relata Puga, en diálogo con Apertura.com.

“En el mar estaba con el paracaídas puesto, luchando un rato largo para no ahogarme. Instintivamente buscaba era que el mar no me llevara al fondo”, cuenta hoy, tal como si lo estuviese viviendo.

Su lucha en el agua lo llevó a nadar ocho kilómetros hasta la costa. Ahora, el recuerdo lo lleva a contarle su historia de superación a empresas que buscan una mirada inspiradora.

En ese sentido, Puga dice que tener un objetivo es central. “Mi objetivo era llegar a la costa. Pero si vos cambiás de objetivos no llegás nunca a ningún lado. Así que ese sería un primer consejo que le doy a las empresas”, asegura y agrega: “La segunda clave es la formación. En mi caso, yo tenía una gran educación técnica y humana”. Por último, señala que la confianza es un punto central. “Hay que confiar en uno mismo. Saber que eso que tenés, que es un background, te permite avanzar”.

Líderes

El trabajo de equipo es fundamental pero, sin un líder, el esfuerzo se esfumaría. “En el caso de las empresas, el liderazgo es clave, porque el líder marca el rumbo pero no empuja, sino que arrastra. Y el propósito del liderazgo es compartir un objetivo común. Si el propósito es noble, sano, bueno y sano, se comparte”, aconseja Puga.  

Mientras tanto, suma que “el propósito a lograr por un equipo debe ser conocido por todos y hay que formarse para lograrlo, capacitar al equipo y que el líder asuma el riesgo a la cabeza. Yo me asumo como líder y escucho”.

Finalmente, dice: “El líder tiene que saber dominarse, saber a dónde va, y escuchar. Yo en el mar escuchaba la voz de mi conciencia, pero también sabía que yo tenía una buena formación y un equipo que me buscaba”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

Juan Carlos Trucco Reportar Responder

Espectacular...Me encantó! Un ejemplo de vida para todos LUCHA, OBJETIVOS y ESPERANZA

Jordan Bruno DAiello Reportar Responder

Una historio veridica muy interesante, digna de los mejores eje,plos. Gracias

Videos

Notas Relacionadas