¿Cómo abordar las conversaciones difíciles?
Management

¿Cómo abordar las conversaciones difíciles?

La fórmula de 5 pasos para tener éxito y lograr influenciar con nuestro mensaje.

Por Nico Iglesias 01 de Noviembre 2016

Desde el momento en el que nos despertamos hasta la hora en la que nos acostamos hay una actividad a la cual todos los días de nuestras vidas le dedicamos la mayor parte del tiempo: comunicarnos. Sea que lo hagamos verbalmente o no, todos los seres humanos pasamos gran cantidad de nuestro tiempo interactuando y comunicándonos con otra personas.

Sin embargo, ¿te pusiste a pensar cuánto tiempo has invertido en comprender, analizar y por sobre todo entrenar como se construye una comunicación realmente efectiva y asertiva?

Aquí te comparto una fórmula de 5 pasos que te resultará infalible y cambiará tu modo de comunicación para siempre desde el momento en que la pongas en práctica.

Paso 1: Predisposición Emocional y Establecimiento de Objetivos

El primer paso antes de entrar en un dialogo o conversación es que la encares con el correcto estado emocional. Esto significa que realmente sientas que por más diferente que sea tu punto de vista sobre el tema en cuestión o por mayor “locura” que la otra persona pueda plantearte te propondrás a ti mismo construir un ámbito de conversación amable, amistoso y gentil. Sin este marco no existe posibilidad alguna que un correcto diálogo tenga lugar. Que lleguemos por así decirlo a un “Final Feliz”. Este será entonces el primer paso: pensar, sentir y proponerte mantener un estado emocional equilibrado pase lo que pase.

El segundo paso es que tengas muy en claro que quieres obtener tu de la conversación. ¿Cuál sería el resultado ideal para ti? ¿Cuál es tu punto de vista y cuáles son las razones que dan sustento a este razonamiento? ¿De qué manera debería idealmente terminar la conversación para que tu dijeras que fue exitosa? Con estas dos tareas realizadas estamos listos para entrar en la conversación.

Paso 2: Primero Escucha

Es probable que arribemos al terreno de la conversación con diferentes ideas y puntos de vista que la otra parte. Por eso, y para poder integrarlas y combinarlas,el primer paso será escuchar lo que el otro tiene para decirnos.

Dice una vieja frase que “La naturaleza es sabia”. ¿Será por eso que los seres humanos tenemos dos orejas y una sola boca?

La mejor manera de comenzar una comunicación efectiva es escuchando siempre a la otra persona primero. Sin embargo esta escucha tiene algunas características específicas:

a) Adoptá una posición humilde y abierta.
b) Manten atención plena.
c) Interesate genuinamente por el punto de vista ajeno.
 

 

Paso 3: Corrobora

“Ah, pero yo creí que lo que tu me quisiste decir fue...”

¿Has oído alguna ves esta u otras frases similares? Uno de los principales problemas a la hora de construir una comunicación efectiva radica en las incorrectas interpretaciones que nuestra mente realiza y que casi en forma automática damos por ciertas.

Por eso una técnica que no falla nunca es validar con tu interlocutor al finalizar un diálogo o el cierre de una idea si lo que tú has comprendido es lo que el ha querido transmitirte.

Un ejemplo práctico de esto se vería así: “Si no te molesta y sólo para saber que te comprendí correctamente y no perder tiempo futuro por posibles malas interpretaciones, lo que tú me has querido decir es... ¿Qué?”

Paso 4: propone tu idea

Ofrece tu punto de vista tal y cual es: solo tu punto de vista.

Frases tales como “Yo se más que tú”, “Lo que yo digo es lo correcto” o “Tu debes” son los venenos que necesitarás erradicar de tu conversación interna y externa si deseas que este punto funcione a tu favor.

Cámbialas por frases del estilo “Yo quisiera”, “¿Qué tal si?” o “¿Qué opinas tu respecto de...?”

Paso 5: agradece

Al finalizar tu espacio de comunicación ya sea de negocios o no, tomate un minuto para agradecer a la otra parte con la que has interactuado por su tiempo, su energía y haber compartido contigo abiertamente sus ideas.

Esta actitud no solo construirá un cimiento invisible en la relación con tu interlocutor sino que te hará ver ante sus ojos como una persona educada, inteligente, responsable y empática.

 

Para finalizar quisiera recordarte que por mucho que pueda parecer en la vertiginosa carrera de todos los días los humanos seguimos siendo “SERES humanos” y no “HACERES humanos.

Seamos más o menos racionales todos a la hora de comunicarnos estamos queriendo expresar realmente nuestras ideas, nuestros puntos de vista y en última instancia las creencias y valores que nos representan como personas.

Por eso será de vital importancia utilizar este tipo de abordajes si queremos ser efectivos y experimentar una calidad de comunicación mucho más enriquecedora.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas