Ágatha Ruiz de la Prada: “Vuestra presidenta nos ha hecho putadas”
Lifestyle

Ágatha Ruiz de la Prada: “Vuestra presidenta nos ha hecho putadas”

Es la diseñadora insignia de la movida madrileña de los ‘80. Desde entonces, sus corazones, nubes, lunares y flores se multiplican en colecciones de indumentaria, pero también en objetos tandisímiles como puertas blindadas y potes de yogur. 

Por María Paula Bandera 25 de Abril 2013




Ágatha Ruiz de la Prada es diferente a todos los diseñadores e igual a sí misma. Su universo creativo rebosa de corazones, nubes, lunares, flores, rayas, colores. Excesivo para algunos, lúdico para otros: indiferente para nadie. Por eso, su apellido se volvió verbo: agathizar un objeto es darle ese toque pop que caracteriza a la diseñadora española, quien presentó su primera colección de moda en plena movida madrileña. Pronto, las pasarelas le quedaron chicas: no sólo fue una de las pioneras en democratizar el diseño de autor –con ediciones masivas que se comercializaron en El Corte Inglés– sino que también incursionó en la veta industrial de su profesión, lo cual la llevó a agathizar desde una puerta blindada hasta un pote de yogur.

Con 52 años, Ruiz de la Prada es una de las celebridades de cabecera de la revista Hola gracias a su origen noble y a su relación con Pedro J. Ramírez, fundador y director del diario El Mundo. Recién comenzado el otoño porteño, llegó a Buenos Aires para presentar, en el marco de la exposición Presentes, su nueva línea home de acolchados, sábanas, mantas y toallas.

Comenzó a diseñar en la Madrid de los ‘80, ¿cómo se compara en cuanto creatividad y movida cultural con la de hoy?
En la época de la movida, cuando hice mi primer desfile, tenía 20 años. Y hoy, si bien ya no está esa excitación en el ambiente, cuando eres una persona creativa siempre encuentras cosas positivas. Ahora me mueven cosas diferentes pero también muy interesantes, como la revolución tecnológica que, a mi entender, es una de las causas de la gran crisis económica que tenemos: antes, la gente se compraba un disco; ahora, se lo baja de internet; antes, un traje era caro, pero de repente llega Zara. Es un desafío afrontar este mundo súper tecnológico, ya que soy una persona que no puede ni encender el televisor de su casa, pero lo voy transitando.

Y a nivel social, ¿cómo compara ambas épocas?
La realidad es que antes pasaba mucho tiempo en Madrid y ahora salgo más de viaje. Tengo la suerte de que en Madrid socialmente soy una súper privilegiada: te diría que en España conozco a todo el mundo. Mi sueño sería conocer, en algunos sitios, a la gente que yo conozco en España, que es una gozada.

agata-8974_Mid Res
Declaró que descubrió tarde América, ¿qué fue lo que más la cautivó de este lado del mundo?
Descubrí esta región tarde en relación a otros países: con 15 años fui al colegio en París, conocí Italia con 18, Londres con 10. Mi primer viaje a Latinoamérica fue a Caracas, unos 22 años atrás. Desde entonces, nunca dejé de venir. Ahora mismo tengo una pasión por Latinoamérica y la verdad es que también los latinos hacia mí. Además, familiarmente, tengo lazos: el padre de mi abuela materna, por ejemplo, era de Guatemala; un antepasado mío fue virrey del Perú y también hay conexiones con México.

¿Cómo rankea la Argentina entre sus seguidores?
El país latinoamericano donde más vendo es Chile. Pero, en este momento, uno de los países más importantes, no sólo de Latinoamérica sino de todo el mundo, es la Argentina. Todos los días me informo desde qué países entran a mi sitio web y a la tienda online. España es siempre primero, Italia es siempre segundo, y el tercer puesto va variando, pero mayoritariamente es Francia. Luego, figura un país rarísimo, porque allí nunca hago nada, Grecia. Y después ya toca América latina, donde lidera la Argentina, que superó a México.

¿Cree que decisiones políticas recientes, como la estatización de YPF, pueden afectar el vínculo ancestral entre España y la Argentina?
La Argentina está en un momento fantástico, salvo por vuestra querida presidenta. El vínculo entre los ciudadanos no se verá afectado, pero entre ella y los españoles sí. ¡Es que nos hace muchísimas putadas! Y por eso mismo le tenemos muy poca simpatía. En España, el 99,9 por ciento de los españoles adora a la Argentina, pero no a ella, porque esta señora, a nosotros en particular, nos hace muchas putadas.

¿Cómo vio la designación del papa Francisco?
Lo del papa argentino es genial. Para mí no os dais cuenta de lo importante que es. En España estamos tan entusiasmados que ha sido como si nos lo hubieran dado a nosotros. ¡Lo encuentro el notición! Creo que este papa nos cambia la vida: es un espaldarazo para todo lo español. Además, siempre le he tenido mucha simpatía a los jesuitas y no sé por qué siempre les han hecho tantas putadas, les han echado de España, de Francia, de la Argentina. Aunque debo decir que a mí el papa anterior me gustaba muchísimo más que Juan Pablo II: me parecía un intelectual, un señor súper sabio. Pero, claro, un alemán: entonces, no me tocaba en nada, el hombre...

En breve, Máxima Zorreguieta será entronizada en Holanda, ¿qué piensa de su estilo?
Máxima es una mujer espectacular, una tía simpatiquísima, súper natural. Siempre se la ve con una simpatía extraordinaria. Soy su fan y creo que todo el mundo la quiere una barbaridad.

A la hora de volcarse al diseño, ¿cuánto influyó su origen aristocrático?
En España ha habido un problema histórico que es que cuando la gente era algo, es decir, en cuanto tenía algo de dinero, ya no pegaban un palo al agua ni ellos ni nadie de su familia. La teoría es: tú eres algo, entonces no trabajas tú, no trabajan tus hijos, no trabajan tus nietos. Y ello ha sido muy malo para nuestra historia. Vengo de una familia, por parte de madre, donde allí no trabaja nadie. Y no encuentro nada más depresivo y más horrible que no trabajar: me la paso tan requete bien con mi trabajo, que para mí es lo mejor del mundo, porque se te pasan todos los disgustos.

Ha sido pionera en democratizar el lujo: cuando se asoció con El Corte Inglés ningún diseñador lo hacía. Con 30 años en el fashion business, ¿fue la popularización de su marca un valor diferencial que explica su vigencia?
Siempre me gustó que el diseño fuera democrático. No me interesa diseñar para una princesa, ni siquiera para Máxima, aunque me parece fantástica. Me interesa diseñar para todo el mundo. Desde la historia de la Bauhaus, para mí lo bonito es lo repetitivo, que todo el mundo se pueda poner tu ropa y que el precio no sea un hándicap.

También fue una adelantada en materia de diversificación de su portfolio, con indumentaria para hombres y niños, muebles, perfumes... ¿Cuál es su límite?
Tengo una lista de sueñecitos que me voy haciendo y luego se van cumpliendo. Un sueño, por ejemplo, era conocer el Teatro Colón, y en este viaje lo he cumplido. Otro sueño más grande aún es montar algo allí. He hecho vestuario de óperas, quizás algún día pueda traer una de ellas...

Y, frente a su eclecticismo, ¿cómo evalúa sus aciertos: por volumen de ventas, por las críticas en los medios, porque una famosa elija uno de sus diseños para una gala o por ver a una mujer agathizada por la calle?
Hay una frase de Bernard Shaw que aplico al respecto. Le preguntaron: “¿Qué tal la obra?”. Y él respondió: “La obra, un éxito; el público, un fracaso”. No te puedes creer que algo es bueno porque lo hayas vendido mucho.

Un poco de historia. Lleva más de 30 años en el mundo de la moda. Sus productos se venden en más de 140 países a través de tiendas multimarca. Gracias a una red de 50 licenciatarios, su portfolio es uno de los más diversificados: indumentaria, accesorios para mascotas, velas de barco, vajilla, lencería, libros, celulares, muebles, joyería. Existen apenas 6 tiendas exclusivas de su brand (Madrid, Barcelona, Nueva York, Milán, París y Oporto). Diseñó 3 murales públicos: el primero se luce, desde 2009, en la fachada de la Biblioteca La Nube, en Chacarita. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas