Lifestyle

"¿Ya pasó un año?": por qué sentimos que el tiempo vuela

Parece que los días duran menos y no alcanzan para nada. Una sensación compartida por muchos.  Por Gabriela Ensinck 05 de Septiembre 2014

 

 

Hoy existe una percepción generalizada de que el tiempo se está acelerando y el almanaque se termina más rápido cuantos más años tenemos. Los investigadores ensayan distintas hipótesis. Una de las más consensuadas es que esto se debe a la velocidad del flujo de los datos y estímulos.

“Hoy manejamos mucha más información que hace unas décadas y eso hace que percibamos al tiempo como más fugaz”, apunta Diego Golombek, biólogo, divulgador científico y director del laboratorio de Cronobiología de la Universidad de Quilmes.

Reloj_-_IMG_crop_1358198443759.jpg

Vuela. El tiempo no para y, cada vez, parece que va más rápido. ¿Es así? Foto: Bloomberg.

“La estimación temporal varía con la tasa metabólica, que va cambiando a medida que envejecemos. Pero también hay motivos culturales: la velocidad del tiempo se relaciona inversamente con nuestra esperanza de vida”, sostiene el cronobiólogo.

Por eso, cuando somos chicos y tenemos toda la vida por delante, el paso de un año a otro dura una década y, cuando promediamos la vida, sucede en un instante. Si bien no se conoce con exactitud en qué lugar del cerebro se localiza la percepción del tiempo, “se sabe por estudios de lesiones y trastornos que ésta se da en circuitos que van desde la corteza cerebral (la parte más externa de los hemisferios) hasta los núcleos profundos, como el estriado, que se relacionan con procesos de motivación y recompensa”, apunta Golombek.

Las emociones pueden distorsionar la percepción del tiempo. Esto explica por qué los dos minutos finales de un partido en el que nuestro equipo va ganando 1 a 0 duran dos horas pero, si vamos perdiendo, se diluyen en un suspiro.

Extracto de nota publicada en la edición de julio de la revista Clase Ejecutiva.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas