Vida personal vs trabajo: cómo saber si están en equilibrio o no
Lifestyle

Vida personal vs trabajo: cómo saber si están en equilibrio o no

Por Nico Iglesias 15 de Marzo 2017

Hay una frase que le adjudican a Einstein y que dice: “La vida es como andar en bicicleta. Para mantener el equilibrio tenés que mantener el constante pedaleo”.

Ahora bien, utilizando como metáfora esta frase, siento que muchas veces en nuestras vidas urbanas contemporáneas percibimos cómo para mantener este “equilibrio de la bicicleta” (vivir en la sociedad, pagar las cuentas, realizar nuestras tareas de todos los días, etc.) tenemos que aceptar realizar ciertas actividades muchas veces incómodas, forzosas, trabajosas o que no nos gustan tanto.

Sin embargo, mi intención es invitarte a reflexionar cuánto de esa “fuerza de pedaleo” es realmente para mantener la “bicicleta en movimiento” y disfrutar del paseo y cuánto es un esfuerzo inconsciente y automático cuyo único motor es alcanzar un deseo y objetivos que parecen nunca ser satisfechos.

Volviendo a la metáfora de la bicicleta la pregunta sería: ¿Por qué pedaleas? ¿Es realmente para mantener la bicicleta en movimiento y disfrutar del paseo o vas en piloto automático esforzándote sin saber bien por qué o para qué?

Para ayudar a responder a este planteo, quiero compartirte una serie de preguntas que tal vez colaboren en evaluar seriamente cuán equilibrada o no esta tu vida hoy:

 

1) ¿Cuándo fue la última vez que dedicaste tiempo a realizar una actividad ociosa para ti mismo (ya sea un hobbie, un paseo o un recreo de tus actividades rutinarias)?

2) ¿Dónde sentís que está hoy tu foco? ¿En lo que te falta y aún no tenés en tu vida o en reconocer y agradecer todo aquello que sí tenés hoy?

3) ¿Cuántas veces en el último mes has realizado una actividad de reflexión/introspección (por ejemplo: meditar, hacer algún tipo de terapia, ir a grupo de autoayuda, leer un libro de autoconocimiento, etc.)?

4) ¿Cuándo fue la última vez que ayudaste voluntariamente a otra persona o grupo de personas? ¿Cuándo fue la última vez que estuviste al servicio de otro ser humano sin esperar obtener nada a cambio?

5) ¿En dónde podés percibir que se encuentran la mayor parte de tu día tus pensamientos: en lo que te pasó en el pasado, en lo que deseás que ocurra en tu futuro o en el momento presente?

6) Cuando algo no ocurre en tu vida del modo en el que esperabas o deseabas, ¿cuál es tu reacción habitual? ¿Qué puntaje te darías a vos mismo (del 1 al 10) respecto a cuán apegado o no estás hoy a las expectativas que tenés sobre los resultados que deseás que ocurran (siendo 1: nada apegado, y 10: completamente apegado)?

Si te has tomado el trabajo de pensar y reflexionar sobre estas preguntas que te he propuesto verás que las acciones y los comportamientos que hoy tenés en tu vida te acercarán o te distanciarán más de una vida en armonía y equilibrio o lo contrario.

Para cerrar este artículo, quisiera compartir contigo mi pensamiento al respecto. Yo creo que si nos ponemos a pensar y reflexionar seriamente descubriremos que el equilibrio y la armonía que tantas veces buscamos está mucho más cerca de lo que fantaseamos. Pero la puerta que nos permite ingresar a ese estado es aquella que muchas veces no nos gusta abrir. Se trata de la puerta de la consciencia respecto a cuán en “piloto automático” o no estamos viviendo hoy nuestras vidas.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas