¿Vacaciones gratis? El cepo lo hizo
Lifestyle

¿Vacaciones gratis? El cepo lo hizo

Conocé cuáles son las maniobras más utilizadas para lograr viajes al exterior con costo cero. 

Por Mariano Otálora 22 de Noviembre 2013

 


Desde la implementación del cepo cambiario, muchos argentinos se las vienen ingeniando para obtener algún tipo de beneficio, sea a través de la compra de autos importados o relojes de alta gama a un tipo de cambio oficial por el cual resultan más baratos que en otras partes del mundo. También están los que aprovechan ciertos rebusques para viajar prácticamente gratis al exterior.

Según cifras oficiales, el Banco Central debe afrontar u$s 32 millones diarios por el consumo en turismo (u$s 24 millones por tarjetas de crédito, u$s 6 millones por paquetes turísticos y pasajes y u$s 2 millones por las autorizaciones que cursa la AFIP para la compra de divisas al cambio oficial).

playa

Así, el turismo es una de las responsables –junto con el déficit energético y los pagos de deuda– de la caída en las reservas. Pero, ¿qué hacen los argentinos para viajar “gratis” al exterior? Aquí, un ránking de las maniobras más utilizadas:

1º) Contratan el viaje desde la Argentina pagando con tarjetas de crédito y en la mayor cantidad de cuotas sin interés posible. Un pasaje a Miami puede costar u$s 1.500; 10 días de hotel, u$s 1.000 y vamos a sumarle un gasto diario de u$s 100. Esos u$s 3.500 los pagamos con tarjeta de crédito (cambio oficial + 20 % recargo AFIP). Presupuesto: $ 24.500 (u$s 3.500 x $ 7).

2º) Buscan hoteles con servicio de cash advance: cargan un gasto en la tarjeta de crédito y entregan el efectivo en el momento. Generalmente se cobra entre 3 % y 5% de comisión (están quienes ofrecen un máximo de u$s 100 diarios por persona y/o habitación). En números: pasan la tarjeta por u$s 103 y nos entregan u$s 100. En la tarjeta abonaremos u$s 103 + 20 % recargo AFIP, un cambio cercano a los $ 7.40 (lejos del paralelo).

3º) Llevan la mayor cantidad de tarjetas de crédito para realizar adelantos en cualquier país del mundo (piden extensiones a familiares y amigos, solicitan plásticos adicionales a los bancos). Se pueden retirar hasta u$s 800 mensuales en destinos internacionales, salvo los países limítrofes, donde el tope es de u$s 50 mensuales.

4º) Buscan casas de cambio en el exterior donde tomen pesos a un valor más barato que el paralelo (algunos operadores manejan un cambio atrasado). Es algo que todavía se consigue en muchas ciudades de Europa. Hasta hace muy poco, cuando el dólar paralelo estaba en el orden de los $ 9.50, en algunas ciudades de Inglaterra aceptaban pesos por dólar a $ 7.40. ¡Una ganga!

5º) Adquieren metales (oro, plata), joyas y monedas de oro en casas de antigüedades. Pagan con tarjetas de crédito a un tipo de cambio cercano a los $ 7. Lo interesante es que la cotización de los metales es internacional y en dólares: al venderlos en la Argentina recibimos pesos pero a un valor muy cercano a la cotización informal.

6º) Compran un producto electrónico en el exterior para venderlo en Buenos Aires. Según el país, hay una diferencia de entre 30 % y 60 %. En algunos casos, asumiendo un pago por recargo aduanero superado el límite de u$s 300 por persona, es tanta la diferencia que termina siendo negocio.

7º) Muchos comercios del exterior, al tanto de las dificultades que tenemos los argentinos para obtener divisas, permiten realizar una compra con tarjeta de crédito, cobran una comisión y, en lugar de entregar un producto, dan los billetes. El comerciante gana una comisión (en general, costos impositivos más un interés) a cambio.

8º) Compran algún producto con tarjeta de débito en casas de electrodomésticos, luego alegan no estar conformes con el artículo y solicitan la devolución del dinero en efectivo (en otros países es una práctica habitual). Cuando se paga con tarjeta de crédito, se realiza la anulación de la compra directamente pero, en el caso de algunas tarjetas de débito, al no poder realizar esa operación, deben dar el efectivo.

9º) En países como Ecuador, Colombia y Perú están acostumbrados a recibir visitantes de Venezuela, donde la brecha cambiaria entre la cotización oficial y la ‘lechuga verde’ (nombre del dólar paralelo en esa república bolivariana) es superior al 600 %. Imaginen los negocios que se están haciendo... Si uno presta atención, por las calles va a encontrar carteles que ofrecen beneficios exclusivos a venezolanos y argentinos: realizando operaciones con tarjetas de crédito, permiten obtener un beneficio.

10º) Todavía existen quienes pueden hacerse de divisas a través de la AFIP y solicitar la autorización para la compra de moneda internacional a un tipo de cambio oficial.
Estas son sólo algunas de las maniobras que realizan muchos argentinos para viajar de una forma más económica aprovechando las inconsistencias del cepo cambiario. No hace falta sacar muchas cuentas: de nuestra inversión inicial de $ 24.500, más los u$s 1.000 que obtenemos a través del cash advance, más u$s 2.400 por retirar en cajeros con 3 tarjetas de crédito y la combinación de algunas de las tantas opciones anteriores... ¡Claro que es posible viajar, disfrutar y descansar “gratis”!
 

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas