Todo lo que usted debe saber sobre cómo va la economía argentina
Lifestyle

Todo lo que usted debe saber sobre cómo va la economía argentina

El año todavía no terminó pero la radiografía de las finanzas de los argentinos ya es una realidad. Los números del bolsillo. Por Mariano Otálora 10 de Octubre 2014

 

 

Cada vez que se difunde un nuevo indicador de la actividad económica, muestra una realidad difícil de disimular. La inflación sigue golpeando los bolsillos: rubros como alimentos registran subas superiores al 40 por ciento y planes como Precios Cuidados ya no están haciendo efecto.

Otros segmentos están absolutamente distorsionados: el alquiler de un departamento de dos ambientes es más barato que mantener un auto; sectores que hasta hace muy poco batían récords de ventas, como las automotrices o las casas de electrodomésticos, tienen paralizadas las ventas con caídas superiores al 30 % y, en algunos casos, con suspensiones o despidos de personal; también están los que podrían crecer pero, al no poder importar insumos, no pueden producir y vender.

El dólar oficial se encuentra atrasado y en cualquier momento volverá a pegar un salto, ya que la inflación arrasó con más del 70 % de la competitividad ganada en enero de este año. El Gobierno está estirando lo máximo posible el próximo ajuste, que estimo será cerca de fin de año para evitar el pedido de paritarias anticipadas.

El hombre más buscado. Los dólares se volvieron objeto de culto entre los ahorristas. Foto: Archivo.

Nadie quiere quedarse en pesos: en el año, la divisa estadounidense subió 30 %, el blue un 40 %, el contado con liquidación casi un 50 % y mucho más abajo están los plazos fijos, con una tasa inferior al 20 %. El que tiene pesos, o los invierte en acciones y bonos o va directamente a la versión blue, que está imparable, y donde una brecha del 60 % pareciera ser un piso y con gente dispuesta a convalidar su precio. Si baja mucho, aumentan las compras porque se encuentra barato; si sube de repente, genera el mismo efecto. Lo que busca el Gobierno –ya que no tiene tanto poder de fuego como para bajar su cotización– es mantener la brecha cambiaria con una volatilidad lógica, evitando que pegue grandes sobresaltos y sea noticia todos los días.

De todas maneras, analizando lo que pasó con el blue desde la implementación del cepo cambiario, tranquilamente pueden darse escenarios de mucha volatilidad en su cotización, ampliando la brecha actual en cualquier momento. Por este motivo, al margen de que la proyección es que siga en alza, hay que tener cuidado para no invertir dinero que podamos necesitar en el corto plazo. Recordemos que, luego de la devaluación de enero, la brecha se desinfló: si te tocó vender, seguro tuviste que asumir una pérdida importante.

Uno de los aspectos que más preocupan es que el Gobierno cada vez tiene menos margen de maniobra. La economía está en recesión, con faltantes de dólares y sin la posibilidad de acceder a los mercados en busca de financiamiento externo y frente a una caída en el precio internacional de los commodities, en especial la soja. Todo este combo implica que debamos considerar un escenario de gran turbulencia cambiaria en adelante, salvo que se arregle con los fondos buitre este año (descartado) o en el primer trimestre de 2015. A pesar de todo, algunas medidas servirán para ganar un poco de tiempo: bajaron y subieron las tasas de interés, se redujo al 20 % la tenencia de moneda extranjera de los bancos, se activó el swap con China, se limitaron las importaciones y la compra de dólares-ahorro excluyendo a algunas categorías de monotributistas y autorizando montos inferiores.

El otro hombre. Vanoli llegó al Banco Central y, desde entonces, los mercados no dejan de caer. Foto: DyN.

La demanda natural de dólares seguirá creciente en todas sus versiones. Lo que más preocupa es que, en un escenario de default extendido, esta variables puedan profundizarse. Hay muchas dudas respecto de cómo podrán encauzar la actividad económica en los próximos meses, ya que estamos entrando en una deflación (caída de actividad con inflación).

Lo que más preocupa

La evolución de las reservas del Banco Central puede entrar en estado crítico y es difícil esperar que puedan incrementarse en el corto plazo, sino todo lo contrario. Las proyecciones para el año próximo estiman el nivel de reservas por debajo de u$s 20 mil millones para diciembre de 2015 (en caso de no arreglar en 2015 con los buitres). No sólo preocupa la situación actual, sino que está en riesgo, la transición: ¿cuántas reservas recibirá el próximo presidente? Recordemos que en 2013 cayeron casi u$s 12 mil millones de dólares y cerraron apenas arriba de los u$s 30 mil millones.

El año pasado, entre las importaciones energéticas, de la industria automotriz y la fuga de dinero a través del rubro turismo, implicaron u$s 22.700 millones más de lo que se recaudó por la cosecha 2012/13 de la soja. Un poco tarde se aplicaron mayores controles (la alícuota del 35 % para turismo y el impuesto a los autos importados), que dieron resultado en tanto permitieron neutralizar la caída. Lamentablemente, desde el default, la evolución de las reservas empezó a sufrir serias dificultades y el año que viene será muy complejo porque se deberá abonar un adicional de u$s 5.800 millones de la amortización del Boden 2015.

¿Y los fondos buitre? Con la sanción de la Ley de Pago Soberano podemos confirmar que lo que quería el Ejecutivo era pasarle el problema a la próxima administración... Y lo ha logrado. La única alternativa que siempre barajó Economía era no asumir el costo político de pagar a los buitres una sentencia superior a lo que habían cobrado los tenedores de deudas que aceptaron los canjes de 2005 y 2010. El Gobierno se jugó 100 % a que la Corte Suprema de Estados Unidos pudiera tomar el caso o, en su defecto, pidiera la opinión del Procurador para ganar tiempo y que sea el próximo presidente quien tenga que encarar este proceso de negociación. Como la estrategia fue equivocada –o muy arriesgada–, trajo un resultado inesperado en un contexto en que el país no se encuentra en las mejores condiciones de afrontar este proceso de default.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas