Tips para cuando querés cambiar y no sabés cómo hacerlo
Lifestyle

Tips para cuando querés cambiar y no sabés cómo hacerlo

Por Nico Iglesias* 07 de Septiembre 2016

¿Cuándo fue la última vez que cambiaste? ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo distinto en tu vida? En otras palabras, ¿cuándo fue la última vez que hiciste algo realmente transformador y diferente en tu vida? Aquellos que han estudiado el proceso de cambio de las personas afirman que existen básicamente tres grandes motivadores que lo impulsan:

1. Tu ecosistema. Dice una conocida frase: “Rodéate de la gente en la que te quieres convertir”. Este concepto apunta a que el grupo de pertenencia en donde pasemos la mayor cantidad de nuestro tiempo será crucial a la hora, no sólo de decidir nuestro rumbo y decisiones de cambio, sino de sostenerlo, acompañarlo y apoyarlo.

2. Sentido de urgencia. Hasta que no te valorás a vos mismo, no le das valor a tu tiempo. El sentido de urgencia viene de tener un propósito y una clara conexión con tu misión. Cuando tenés esto en claro, la frase “no hay tiempo que perder” hace que cualquier cosa sea posible de lograr con tal de alcanzar tu meta.

3. ¿Qué te motiva? Qué te preocupa más: pensar en el crecimiento, lo que podrías lograr si cambiás o el miedo de lo que deberás dejar atrás y los riesgos que esto implicará si lo hacés.

Hay básicamente dos fuerzas que nos gobiernan. La que viene del momento presente y te impulsa conectándote con entusiasmo hacia el futuro o la que viene de tu pasado y le informa al presente porque no es tan buena idea avanzar hacia un camino de cambios.

Las tres claves:

Hay tres premisas “claves” que si logras aceptarlas y asimilarlas antes de comenzar el proceso de cambio te garantizo que te asegurarán el éxito:

1. Vas a tener que hacerte amigo de la incertidumbre. Para cambiar necesariamente vas a tener que aceptar que no sabés lo que va a ocurrir y de todos modos estás dispuesto a atravesar por lo incierto.

2. Debés dejar de escuchar a otras personas. Deberás cambiar la escucha externa por la interna. Dejar de lado las opiniones, creencias y razonamientos de otras personas para oír solo los tuyos. Recordá esta mágica pregunta: ¿Vas a elegir vivir tu vida según tus sueños y deseos o vas a vivir el sueño que otros soñaron para vos?

3. Debés aceptar que este proceso será doloroso y que traerá incomodidad. Vas a tener problemas y desafíos en tu camino. Tenés que aceptar esta realidad antes de comenzar el proceso.

Ahora, estos son los cuatro pasos para hacer que el cambio permanezca en tu vida:

1. Tomá nota: ya sea en un papel, en tu computadora o el celular. Tenés que sacar el cambio deseado de tu mente y transformarlo en una frase o sentencia. Escribí cuál es el cambio que querés lograr y por qué lo querés. Una vez que lo tengas por escrito, leé todas las mañana antes de comenzar tu día cuál es el cambio que deseás alcanzar.

2. Colocalo en tu calendario: elegí un momento del día puntual en el que vas a hacer el cambio. Marcalo en tu calendario todos los días, todas las semanas. Luego realizá el cambio. Ponelo en acción.

3. Medilo: medí tu evolución semanalmente y registrá dónde estabas la semana pasada y dónde estás hoy.

4. Compartilo​​​​​​​: compartí tu desafío y tu proceso de cambio con tus seres queridos. Una de las bases más importantes para sostener el proceso de cambio es el apoyo, el soporte y la colaboración de tus amigos y familiares.

El cambio es progreso. Independientemente de cuáles sean los resultados de tu cambio, digo que es progreso ya que te conecta con una posibilidad única que tenemos los seres humanos. La posibilidad de transformar lo intangible de tus ideas y pensamientos en algo real y concreto, en una acción.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas