Sebastián Vignolo y Miguel Simón hablan de Fútbol para Todos, Tinelli y el país que viene

Los dos periodistas deportivos se animan a debatir sobre el nivel de juego del fútbol argentino, con la Copa América ya comenzando.  Por Esteban Lafuente 10 de Junio 2015

 

 

 

En un mes cargado de acción deportiva, con el inicio de la Copa América de Chile y el triunfo del Barcelona sobre Juventus en la final de la Champions League sobre la mesa, Sebastián Vignolo y Miguel Simón analizan el presente del fútbol argentino y compartendefiniciones sobre la violencia, el Fútbol Para Todos y la llegada de Marcelo Tinelli a la AFA. Además, su mirada sobre el país y las elecciones 2015.

¿Por qué la Selección mayor no consigue un título desde 1993?

SV: Primero, porque no es fácil. Después, porque se fueron cambiando los entrenadores con estilos distintos y no se buscó un proyecto de trabajo. Y nos faltó un poquito de fortuna en el último Mundial. Estuvimos cerca, y creo que lo merecíamos.

MS: Resumir por qué no se gana hace 22 años es complicado. Es imposible generalizar. Lo mejor es analizar qué ocurrió torneo a torneo. Un punto es que la Argentina juega campeonatos cortos, y ahí tenés que tener a los jugadores iluminados para ese torneo. En estos años hubo materia prima para ganar, pero a veces el plantel no estaba acorde con el entrenador, otras no había plantel suficiente para lo que pretendía el entrenador, en otros no se tuvo la fortuna necesaria. No hay una sola razón. Hubo materia prima en jugadores y materia gris en entrenadores, pero lamentablemente nunca estuvieron en sintonía. Nunca se llegaron a elaborar grupos que fueran auténticos equipos, y eso también tuvo que ver con individualismos y personalidades fuertes.

¿Cómo le irá en la Copa América 2015?

SV: Si se sostenía la estructura del Mundial, creo que le iba a ir muy bien, pero hubo un cambio de entrenador. Tata Martino es un muy buen técnico, pero va a jugar de forma diferente a lo que Sabella proponía, y ahora es una incógnita. No tenía dudas de que, con la continuidad de Sabella, la Argentina iba a ser candidata a ganar, pero ahora todavía no vi al equipo como tiene que ser. Hay que darle tiempo: no se vio lo mejor.

MS: Debería irle muy bien. Hay un entrenador capaz, con una idea clara, e intérpretes para llevarla adelante. Por lógica, debería irle bien. Pero vuelvo a la idea del torneo corto, donde un partido te deja adentro o te saca y una acción al inicio cambia el rumbo del partido. Veo a la Argentina como el principal candidato, pero también depende de cómo lleguen los jugadores en lo físico y lo anímico, de cómo está Messi.

¿Qué opina de Fútbol Para Todos?

SV: Prefiero no contestar. Lo mantendría, pero es un tema político.

MS: Se pasó del fútbol para pocos al fútbol para todos, y me parece que el Estado, más allá de quién gobierne, debería preocuparse más por controlar que por tener este tipo de derechos. Tampoco creo que las opciones sean el Estado o darle todo a una empresa por 850 mil años como pasaba antes. Eso no ocurre en ningún lado, y nosotros lo empezamos a ver como normal; entonces, cuando alguien decidió romper eso, dijo: “Rompo todo y me quedo con todo”, cuando en realidad hay sistemas mixtos que hacen que se pueda ver fútbol de manera abierta pero que no sea el Estado el que pone todo el dinero, como ocurre hoy en la Argentina. Es un servicio que me gusta tener como espectador, pero el tema es el costo de ese servicio y qué se puede hacer para que no sea tan elevado y siga accesible. Es un tema profundo, pero no es a todo o nada.

Hablamos de derechos, y creo que la palabra licitación es clave. Las ligas más importantes licitan, no entregan. La AFA debería pensar en licitar y hacer su mejor negocio, que es lo normal, y el Estado cumplir un rol para que la gente pueda ver fútbol también, no cerrar todo. Y si quisiera tener una buena parte, me gustaría que pensara posibilidades para atenuar el costo, cosa que en los últimos tiempos no se dio.

¿Cómo describiría el nivel  del fútbol local?

SV: Hay equipos que están jugando bien. Boca es uno de ellos, River es otro. El nivel no es malo dentro de todo, en un país donde cuesta sostener algunas cuestiones con proyectos.

MS: Lo definiría como regular. Por una combinación de factores estructurales, económicos y de un mensaje que lentamente va cambiando, no se logran ver espectáculos de primer nivel, pero tampoco es culpa sólo del fútbol. Los clubes están obligados a exportar, y ningún fútbol exportador tiene una liga de gran nivel porque tienen individualidades que se van. Y el reciclaje no puede ser permanente. Tenés campos de juego que no son uniformes ni en gran estado y hay problemas de formación en algunos chicos. Hemos perdido capacidad técnica: se impuso tanto el mensaje de ganar que perdimos de vista cómo juega el argentino, que hoy en Europa está más vinculado con la personalidad que con la habilidad.

¿Qué opina sobre el formato de torneo con 30 equipos?

SV: Me hubiese gustado que siguiera uno de 20. Creo que está lejos de lo que puede ser un buen campeonato. Lo más justo es un campeonato de todos contra todos en dos ruedas.

MS: A mí no me gusta. No está en ningún lugar del mundo. Han existido análisis de por qué conviene tener 20 equipos en un torneo, y se impuso ese modelo. Cuando ampliás la cantidad, no significa que das más posibilidades al de menos recursos. Al contrario, le impedís que tenga una lucha normal, se desarrolle en mejores condiciones y tenga un camino hacia la élite. Con 30 equipos no hay una élite. Y para tener más calidad no tenés que restringir, pero tampoco abusar de la cantidad de equipos que participan.

¿Cómo impactaría en la AFA la llegada de Marcelo Tinelli a la presidencia?

SV: Siempre suma. Es alguien con mucha capacidad, en general. Estas corrientes nuevas siempre son positivas, no creo que reste. Marcelo tiene todo: tiene calle, experiencia, conoce el paño, tiene influencias. Puede llegar a ser un dirigente importante para el fútbol argentino.

MS: Mediáticamente, donde intervenga Marcelo hay un impacto, sea como productor de cine, de televisión, dueño del fútbol, de la imagen del fútbol, de los derechos de televisación o como gobernador de una provincia. Hizo de su empresa un éxito, y lo mismo con su imagen. Sinceramente, no me atrevería a decir que haría del fútbol algo exitoso, pero tiene antecedentes para decir que veo como positivo que Tinelli esté involucrado en la AFA: tiene una buena visión de difusión de producto, de hecho ya está adentro, y no me parece mal su arribo. Si es presidente o no, dependerá de una lucha política y no creo que le resulte tan fácil, teniendo en cuenta cómo se manejó la AFA en los últimos 20 años, pero su llegada es positiva.

¿Qué responsabilidad le cabe a los dirigentes de clubes y políticos en la violencia en el fútbol?

SV: A los dirigentes, un alto porcentaje, sin dudas, pero no todo, porque deben tener la colaboración del Estado y las fuerzas de seguridad. Tienen alta responsabilidad, pero no es fácil, porque lo primero que tienen que hacer es marcar quiénes son los barrabravas. Identificados los tienen seguro, pero debe haber temor y muchos deben sentirse solos en esa lucha. No debe ser fácil convivir con los barras, pero no nos podemos resignar. Y la política tiene que apoyar: los tienen que sancionar y mandarlos presos con leyes firmes. Pero, sobre todo, tiene que cuidar y brindarle protección al dirigente que los denuncia.

MS: No sé en qué porcentaje, pero los dirigentes tienen su responsabilidad. No son los únicos ni los salvadores, pero deben colaborar en primera instancia. No es fácil ser dirigente y manejar ciertos grupos de poder, pero si sos dirigente no es sólo para figurar. Hay un camino empedrado a recorrer, y dentro de ese camino están la violencia y los grupos de poder que usan al club para hacer sus negocios personales. Es un entramado que no es fácil. No es que tenemos que mirar lo que pasó en Inglaterra y repetirlo. El recorrido de estos grupos de poder es hacerse fuerte primero en un ámbito pequeño, como el club. Ahí intervienen dirigentes que apañan y no encuentran respaldo de las autoridades para sacarlos, y una vez establecidos son utilizados por el poder político cuando necesita su fuerza, por eso el entramado es tan complejo.

Más allá del fútbol, ¿qué temas de actualidad le preocupan?

SV: La inseguridad, en general, es un tema que me preocupa permanentemente. No desde ahora, sino desde siempre. Es algo que nos preocupa a todos. 

MS: No me preocupan temas puntuales, sino la Argentina en general. La economía, la seguridad, la educación, la alimentación... Es una cadena: tenés que alimentarte bien para pensar bien y así poder tener ideas que ayuden. Es una cadena de situaciones que llevan al bienestar general. Acá está la intención pero no se concretó en las gestiones de las últimas décadas, no sólo de este último gobierno. Hay que empezar a escarbar desde muy atrás por qué llegamos a esta situación. La corrupción no es de este gobierno o el anterior, es una cultura que fue creciendo y que se fue agigantando.

¿Qué piensa de la exposición que, por motivos políticos, hoy tiene Víctor Hugo Morales?

SV: No me interesa contestar: es su vida y su carrera. Fue alguien a quien admiré profundamente como relator.

MS: Cada uno elige su camino periodístico y personal. Para mí fue un relator radial inigualable en los ‘80 y ‘90. Con su participación en el periodismo político, últimamente no lo sigo como antes. La defensa a ultranza del modelo y convicción que tiene por lo que hace este gobierno le ha quitado lucidez a su pensamiento, que lo distinguía. 

¿A quién ve como presidente a partir del 10 de diciembre?

SV: Prefiero reservármelo.

MS: No es que me evada pero, para ser sincero, es una elección donde no tengo claro qué va a pasar. Los tiempos no son fáciles. Me gustaría que el próximo presidente me sorprenda, porque los políticos que están involucrados ya han tenido sus años de gestión. Si uno revisa la trayectoria de los principales candidatos, encuentra más puntos débiles que fuertes. No encontramos una política nueva. Vamos a votar a gente que ya ha gestionado en ciudad, provincia o nación. No sé a quién voy a votar.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas