Outlets, el último refugio del lujo
Lifestyle

Outlets, el último refugio del lujo

Por Andrea del Río 01 de Octubre 2013




Si no fallan las previsiones de desarrolladores e inversores, en la Navidad de 2015 cortaría cintas un mega outlet mall que concentrará a más de 125 marcas de lujo en un predio de 32 mil metros cuadrados en Staten Island, la isla-satélite de Nueva York que apuesta a convertirse en un destino turístico a la altura de la atractiva (y competitiva) Gran Manzana en los próximos años.

Esa inauguración podría coincidir con la de la New York Wheel, una noria de 190,5 metros de altura —y capacidad para 1.440 personas por turnos de 38 minutos— que liderará el podio internacional, desplazando al London Eye, al chino Star of Nanchang y a la Singapore Flyer como las vuelta al mundo más encumbradas. Con respecto a Harbor Commons, la meca retail —que supondría una inversión de u$s 230 millones— sumará un hotel de 200 habitaciones en el área norte del condado metropolitano, más precisamente en proximidades de la terminal de ferries de St. George.

Andrea ColumnaSerá, sin dudas, un nuevo hito en la hoja de ruta de los fanáticos de las oportunidades de descuento de marcas premium, cuyo primer puesto corresponde al Dubái Shopping Festival, el mayor evento mundial de luxury sales. Durante prácticamente un mes, la capital del lujo del siglo XXI concentra increíbles promociones para adquirir artículos suntuarios así como un programa de actividades complementarias (desfiles de moda, exposiciones de arte, conciertos, ferias de aviación y automovilismo) que convierten al megaevento en una experiencia lifestyle 360º en la perla del Golfo Pérsico.

Por supuesto, ciudades ultra turísticas como París, Londres, Milán, Madrid y Berlín también tientan a quienes buscan mega calidad y mini precios. Y, claro, Buenos Aires no podía ser la excepción. A contramano del alicaído presente (y futuro) que jaquea a las marcas de alta gama en nuestro país, en los últimos años se consolidó una propuesta que permite adquirir prendas únicas y a valores irresistibles de las brands líderes del segmento. Se trata de The Palace Luxury Outlet, que a partir del 10 de octubre celebrará su 10º edición.

Promocionado como el más grande de Sudamérica, este pop-up discount mall concentrará, en la Tribuna Plaza del Hipódromo de Palermo, a más de 60 etiquetas que colgarán de sus percheros (con colecciones anteriores, aunque no necesariamente) el cartelito de 50 % off como mínimo garantizado. “Arrancamos a fines de 2009 con el plan inicial de hacer una versión por temporada (marzo/abril y octubre/noviembre), pero, a pedido de las marcas, sumamos un capítulo invernal, en julio, que este año se realizó en Espacio Darwin, en San Isidro.

Si bien el formato de outlet permanente es exitoso, nuestro diferencial se basa en la oferta, por tiempo limitado y a precios seductores, de un portfolio de brands que son objeto de deseo”, detalla Sergio Blanco, CEO del emprendimiento. Con una experiencia de 10 años como Regional Manager de Polo Ralph Lauren, Blanco es un analista privilegiado de un sector que ha mutado de códigos para sobrevivir en esta coyuntura: “No hay suficiente mercadería para abastecer de verdad a un outlet todo el año. Por eso pasa lo que pasa en el circuito de la calle Aguirre, donde se desvirtuó el concepto: se ofrecen productos de primera a precios ídem o se inventan categorías como el vintage.

De todos modos, se empieza a notar un cambio de mentalidad. Así como, en Estados Unidos, marcas como Tommy Hilfiger o Lacoste fabrican específicamente para este canal, en la Argentina ya hay brands top masivas que empiezan a verlo como una unidad de negocios rentable y no un mero recurso para liquidar el stock de temporadas anteriores.

The Palace, que recibe 150 mil personas por edición, ayudó al replanteo: las marcas comprobaron que, en las tres semanas del evento, logran volúmenes de venta que superan las de sus tiendas en los shoppings”. ¿Otra señal positiva, según el experto? “Así como Zegna, Osklen, Hermés y Tiffany se adaptaron a las reglas locales del juego, algunas made in Argentina (La Martina, La Dolfina y Daniel Hechter) dieron un salto en confección e imagen para ocupar las preciadas vacantes en el nicho de la alta gama”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas