Obama y su familia, embajadores del american style
Lifestyle

Obama y su familia, embajadores del american style

En la comitiva, integrada por más de 800 personas, la presencia de su esposa Michelle y sus hijas Sasha y Malia aporta la dosis de estilo casual que los fashionistas celebran en la familia que habita la Casa Blanca desde 2009.

Por Lorena Pérez 23 de Marzo 2016

La visita de la pareja presidencial estadounidense a la Argentina provoca, en las multitudes pero también en los expertos, algo similar a lo que generan las celebridades de Hollywood. La imagen que emanan es tan poderosa (y bella) que su construcción trasciende la notoriedad originada en el hecho de que Barack Obama haya sido el primer político afroamericano en ejercer la presidencia en ese país del Norte de América.

Porque ese brillo está indisolublemente asociado al estilo de “los” Obama. Mucho tiene que ver el punto de vista con el que Michelle, la Primera Dama, interpreta la moda, no como sello personal sino asumiendo la representación de los talentos del diseño y la industria de la confección de su patria. Así como, desde su asunción, en 2009, Obama simplifica su vestir con el mismo corte de traje y paleta de colores, Michelle apuesta por el nacionalismo indumentario al vestir únicamente marcas que se manufacturan en suelo estadounidense.

Isabel Toledo, la designer de origen cubano cuyo vestido y abrigo amarillo lució en aquella ocasión histórica, recuerda: “Eligió a una diseñadora que trabaja de modo artesanal, latina, pero que produce todo en Nueva York. Eso fue toda una proclamación”. Y rescata que la abogada, de actuales 52 años, compró el outfit personalmente en una tienda de Washington, junto a otros atuendos de su etiqueta, en cuanto comenzó la campaña. Ese gesto no fue el único: desde un cinturón hasta una falda tubo, cada ítem que elige tiene destino de sold out en cuanto aparece en público, lo cual potenció la carrera de creativos como Jason Wu, Thakoon, Mimi Plange y hasta mejoró las ventas de la marca de retail J. Crew. La revista Vogue siempre supo detectar a las referentes de los cambios de paradigma de belleza y moda de cada época.

Por eso, no fue casual que su todopoderosa editora Anna Wintour la haya llevado a portada, en 2009, bajo el título-pronóstico: “Michelle Obama está a punto de convertirse en la Primera Dama más transformadora de la historia”. En su segunda producción de tapa para la lifestyle magazine, en 2013, la First Lady revelaba el criterio detrás de su secreto: “Siempre digo que las mujeres deben usar lo que las haga sentir bien consigo mismas. Creo que, si se sienten cómodas en su ropa, les es más fácil conectar con la gente. Por eso, en cada interacción que tengo, quiero mostrar mi yo más auténtico”.

Para la industria textil su figura es tan contundente que la diferencia de otra consorte presidencial estilosa, Jackie Kennedy. Porque, lejos de ser trendy, sí marca tendencia por el pragmatismo en su modo de vestir, un guiño que comparte con el Presidente y, así, se potencian mutuamente. Como confesara el Primer Mandatario a la revista Vanity Fair: “Verá que solo uso trajes, grises y azules. Estoy tratando de recortar decisiones”.

Eso explica que en su repertorio se repitan los impecables trajes a medida firmados por el sastre Martin Greenfield, comodín que se traduce en una imagen siempre impecable que Pete Souza, el fotógrafo oficial de la Casa Blanca, registra para la prensa tanto en ocasiones protocolares como en el día a día en su cuenta personal de Instagram, donde se ve al presidente demócrata sin saco, con la camisa arremangada o la corbata más floja, según la situación a comunicar. Allí donde Michelle Obama resulta embajadora de la moda made in USA, Barack transmite otro mensaje con su atildado aspecto. Por ejemplo, cuando intencionalmente dejó en evidencia el uso de un smartwatch de Fitbit, las redes sociales estallaron en análisis sobre su condición de hombre moderno y saludable que aprovecha las ventajas de la tecnología wearable.

A diferencia de lo que sucede en la Argentina, la cultura política estadounidense tiene al patriotismo como uno de sus atributos y mandatos. Y los Obama lograron que, también, se convirtiera en una marca de estilo.

#TrendingLook

  • Michael Kors, Reed Krakoff, Thom Browne, Vera Wang, Altuzarra, Tadashi Shoji, Zac Posen y Barbara Tfank. Emergentes y consagrados, los diseñadores estadounidenses –o allí radicados– recibieron el voto de confianza de la Primera Dama. Sus preferencias prestigiaron el posicionamiento del american style en las pasarelas y mercados globales.
  • Para la primera asunción de su marido, Michelle sorprendió al mundo con la elección de un outfit amarillo by Isabel Toledo, designer de origen cubano. Toda una declaración política. Y una demostración de su maestría para evitar ser encasillada como solamente una mujer hermosa con estilo.
  • El presidente Obama fue trending topic en las redes sociales cuando, en 2014, dio una conferencia de prensa vistiendo un traje color beige, quebrando su habitual repertorio de grises y azules.

 

*Autora de BlocDeModa



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas