Murió Clorindo Testa, referente de la arquitectura mundial
Lifestyle

Murió Clorindo Testa, referente de la arquitectura mundial

El reconocido profesional falleció hoy a los 89 años. Había nacido en Nápoles pero vino a la Argentina con un año. Entre sus creaciones más reconocidas se encuentra el edificio de la Biblioteca Nacional. 

11 de Abril 2013

“Entré en ingeniería civil, aprobé dos materias, me bocharon en una. Fue entonces que descubrí arquitectura, que estaba al lado. Sí, vos por la escalera pasabas a arquitectura. Entonces pensé en pasar a arquitectura”, contó Clorindo Testa en una entrevista a Real Estate, allá por 2010.

En ese entonces, con 86 años, el creador de edificios emblemáticos como la Biblioteca Nacional seguía trabajando y dibujando. Hoy, con 89 años, murió el hombre cuya vida estuvo marcada a fuego por la arquitectura, según confirmaron fuentes de la Academia Nacional de Bellas Artes, entidad que integraba desde el 25 de noviembre de 1976, a la agencia Dyn.

Clorindo TESTA
El maestro. Reconocido mundialmente, Clorindo Testa diseñó edificios emblemáticos de la geografía porteña. 

Nacido en Nápoles, el 10 de diciembre de 1923, vino a Buenos Aires antes de cumplir un año. Si bien quiso estudiar Medicina, el mandato familiar lo llevó por el lado de la ingeniería hasta que finalmente recaló en arquitectura, carrera de la cual egresó en 1948. Desde 1952, Testa realizó incontables muestras individuales y colectivas. Formó parte del Grupo Siete Pintores Abstractos junto a Osvaldo Borda, Víctor Chab, Rómulo Macció, Martha Peluffo, Josefina Robirosa y Kazuya Sakai. En 1999, el Museo Nacional de Bellas Artes le dedicó una "Retrospectiva".

También obtuvo el primer Premio en la Bienal Internacional de Punta del Este, Uruguay; el Primer Premio en la exposición 30 años de las Naciones Unidas en Zagreb, entonces Yugoslavia y actualmente Croacia, el Gran Premio de la XIV Bienal de San Pablo junto al Grupo de los Trece, el Primer Premio Nacional del Instituto Torcuato Di Tella y el Premio Konex de Platino en la disciplina Artes Visuales- Arquitectura en Buenos Aires.

Más tarde, fue nombrado Doctor Honoris Causa de la Universidad de Buenos Aires y, en 2006, fue declarado Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires.

Sin embargo, pese a los reconocimientos, premios, honores y concursos ganados, Testa aseguraba que el hecho de sobresalir no estaba entre sus planes. “A mí nunca se me ocurrió irme a vivir a Roma o a Estados Unidos y pensar que lo que hago acá, lo puedo hacer allá. El que tiene la voluntad sobresalir de necesita estar de un lado para otro, llamar a la gente, promoverse. A mí eso ni se me pasa por la cabeza”, afirmó en aquél momento.

Fue entre los años 1960 y 1965 cuando tres colores se metieron en su cabeza: negro, gris y blanco. “Eso fue a finales del ´50 y terminó el día en que pinté cinco cuadros para el Premio Palanza. Todos esperaban que presentara obras en blanco y negro, como las que venía haciendo. Pero como ya me había aburrido de esos colores, hice unos ondulados que tengo uno ahí. La culminación de ese período está señalada por una frase que me dijo mi suegro, el papá de Teresa, cuando entró a la galería Witcomb, donde se exponían los premios. Mis cuadros estaban en la primera sala, pero Borthagaray entró y nos los reconoció. “¿Y dónde están sus cuadros, Clorindo?”, me dijo. “Son éstos”, le contesté. Entonces él miró así (hace un gesto por encima de los anteojos) y dijo: “Lo felicito, veo que se ha sacado el medio luto”. Y esa fue la frase que marcó el final del período”.

Sus dos emblemas

Banco de Londres. Casa Central. Uno de ejemplos bancarios más importantes del mundo, por su carácter innovador. Definido como el mejor exponente del movimiento brutalista de fines del `50. Luego de ganar el concurso en 1959, Testa desarrolla un complejo tratamiento plástico de la fachada, con sus espacios llenos y vacíos, el uso del material y el carácter monumental del edificio.

Biblioteca Nacional
Biblioteca Nacional.
En 1962 obtiene, junto a Francisco Bullrich y Alicia Cazzaniga, el Primer Premio en el Concurso de Construcción de la Biblioteca Nacional. Esta obra pública se estructura en una mitad enterrada (donde se ubican los libros) y una mitad elevada, que emerge apoyada sobre cuatro columnas y deja una plaza libre. El sector público está conformado por el salón de exposiciones, los sectores administrativos, las salas de lectura y la terraza. La construcción demoró 30 años y recién fue inaugurada en la década del `90.

También estuvieron bajo su conducción la Cámara de la Construcción (1951), el Hospital Naval (1970) y el Centro Cultural Recoleta (1979), entre otros.
 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas