Marta Castelli, de Standard & Poor’s:
Lifestyle

Marta Castelli, de Standard & Poor’s: "La maternidad me enseñó a tener en perspectiva lo importante"

La ejecutiva de la calificadora de riesgos asegura que ser madre "no le impidió llegar adonde quería". Cómo dividirse entre el trabajo y el oficio de mamá. 

Por Jesica Mateu 16 de Octubre 2013




Marta Castelli es la Managing Director Latin America Quality Officer de la calificadora de riesgo Standard & Poor’s. Reuniones ejecutivas a primera y última hora, viajes corporativos por la región y un telefóno inteligente que la reclama sin pausa forman parte de su rutina. Pero ella es, además de ejecutiva exitosa, madre. Por eso, leerle cuentos a sus hijas Ana y Clara, así como revisar cuadernos de clase y patinar sin tregua, también forman parte de su vida cotidiana. Porque Castelli intenta lograr el fino equilibrio entre dos roles de peso. “Al principio cuesta pero, con el tiempo, una va aceptando que no puede ser perfecta en todos lados pero sí puede ser muy buena en ambos ámbitos: la familia y el trabajo”.

En ese sentido, Castelli explica que no es una madre culposa, así como tampoco siente que su maternidad entorpezca su desarrollo profesional. Es que, casada desde hace 18 años, eligió esperar 10 para ser madre. De ese modo, tuvo el “tiempo indicado para avanzar mucho en mi carrera y dedicarle horas y energía al trabajo. Entonces, en el momento de concebir a Ana, la energía se dividió y mi hija pasó a ser la prioridad”. Gracias a esos tiempos “no sentí que me quedaran pendientes. Claro que una siempre tiene proyectos. Pero ser madre en aquel momento no me impidió llegar adonde quería”, revela.

Mónica Castelli e hijas CLASEJuntas a la par. Marta junto a sus dos hijas, lejos de los vaivenes de la jornada laboral. Foto: Archivo Clase Ejecutiva.

Su modo de organizarse desde entonces consistió en estar atenta a las necesidades que surgieran. Porque “una nunca sabe cómo va a ser tu hijo ni cómo te vas a sentir. Pude tomar mi licencia por maternidad y empezar a trabajar, en los primeros tiempos un poco más despacio, para darles a las chicas la atención que requerían”. Además, la compañía en la que se desempeña le permitió manejar sus horarios con libertad. Así, la ejecutiva recuerda que, cuando sus hijas “eran chiquitas, no dormían muy bien. Por eso no era inusual que estuviera respondiendo e-mails a las 2 de la mañana. ¡Es que era esa la hora en que estaba despierta con una de ellas dando vueltas! Y quizás a las 8 me acababa de dormir e iba más tarde a la oficina”.

Así las cosas, Castelli parece haber encontrado su fórmula. Reconoce que la maternidad implica “un cambio enorme” pero también desafíos, como “ajustar los tiempos, la energía, la cabeza y el corazón. Creo que no por nada las mujeres somos buenas en multitasking, porque esa habilidad nos ayuda a poder prestarle atención tanto a una transacción laboral importante como al disfraz para el acto en el colegio”, apunta.

Asimismo, está conforme porque, tanto en la oficina como en los viajes corporativos, logra concentrarse en los objetivos sin distraerse con problemáticas hogareñas. “No te voy a decir que para mí no fueron difíciles de afrontar los primeros viajes después de que las chicas nacieran. Pero la verdad es que ahora ya estamos acostumbrados”, aclara. En cuanto a los temores que puede experimentar como progenitora, Castelli destaca uno en particular: “Las madres tenemos una influencia enorme en la realidad de los chicos con los valores, miedos y demás cosas que les vamos inculcando. Entonces, cómo manejar ese impacto -que en parte es consciente y en parte inconsciente- es algo que me preocupa bastante. Porque pienso que los chicos perciben, aún sin poder articularlo, si lo que decimos es lo que hacemos”.

La ejecutiva de Standard & Poor’s parece vivir con la tranquilidad y el disfrute de quien elige, a cada momento, lo que necesita. Aprende, además, de cada etapa.

¿Qué le enseñó la maternidad?
A tener perspectiva de lo que es y lo que no es importante: cuestiones que en un momento de la vida parecían cruciales, pasan a segundo plano. También entendí que una no controla todo. Y eso se puede trasladar a distintos ámbitos. Además, las personas y las situaciones son diferentes, por lo que poder adaptarse es muy valioso. Todo esto, más allá de que el amor incondicional que una siente por un hijo no lo sabés hasta que tenés uno.

¿Qué virtud destacaría de sus hijas?
Lo que admiro siempre es su alegría. Eso también le da sol a la vida. Es llegar a tu casa y recibir una gran sonrisa y un gran abrazo. Es muy raro escuchar a alguna de ellas decir “estoy aburrida”. Tienen una curiosidad y unas ganas de aprender constantes.

¿Cuáles son las actividades que más le gusta compartir con ellas?
Como trabajo todo el día fuera de casa, trato de que los fines de semana los programas sean en familia. Nos gusta andar en patines, ir a esquiar y visitar los museos que tienen programas para chicos. También leer juntas nos divierte mucho.

¿Qué es lo más importante que quiere transmitirles como mujer?
Que pueden hacer todo lo que quieran. Pero que, al mismo tiempo, todo requiere un esfuerzo. Hoy hay muchas cosas a las que los chicos tienen fácil acceso. Cuando tenía su edad y quería ver un programa de televisión, tenía que esperar a que empezara; si quería mirar una foto, tenía que esperar que se revelara; si quería ir a ver una película al cine, tenía que esperar que se estrenara y si me iba de viaje y quería hablar por teléfono, tenía que esperar que me comunicaran. Me parece que hoy los chicos no están acostumbrados ni a esperar ni a que las cosas cuesten. Por eso es importante transmitirles que hay cuestiones que requieren paciencia, sacrificio y poner mucho de uno mismo.

¿Cómo imagina que será su relación con ellas en el futuro?
Casi a propósito no tengo un modelo de cómo me gustaría que fuera ese futuro. Me gustaría, claro, que hubiera una relación de confianza y de compañerismo. Creo que los padres no tenemos que ser amigos de nuestros hijos pero sí darles un espacio donde sepan que, hagan lo que hagan, siempre van a ser protegidos y amados.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas