La tendencia pet friendly crece en Buenos Aires
Lifestyle

La tendencia pet friendly crece en Buenos Aires

Ya está instalada en otras capitales del mundo. Desde hoteles que aceptan mascotas a la posibilidad de compartir salidas sibaritas o pruebas deportivas. El fenómeno local.  

Por Lorena Obiol 20 de Marzo 2014



Suele decirse que el perro es el mejor amigo del hombre. Sin embargo, según distintas encuestas realizadas, hoy es mucho más que eso. El rol que cumplen dentro de un hogar ahora los ubica cada vez más como integrantes de la familia. De acuerdo a una investigación del Departamento Técnico de Vitalcan, el 79 por ciento de las personas que tienen canes en la Argentina, los considera... familiares. “En principio, existe una vocación natural del ser humano de vincularse con animales de compañía. El perro está con nosotros desde hace 18 mil años y el gato, 6 mil. El motivo sustancial de la creciente tendencia pet friendly es que incorporamos definitivamente al can como un integrante de nuestro núcleo social. Pero no digo familia, porque eso implica relación de parentesco”, diferencia Juan Enrique Romero, veterinario y asesor de Pedigree. Para él, la movida amigable con las mascotas –en el país en general y en Buenos Aires en particular– es apenas incipiente, si bien en alza.

“Todavía no es tan fácil encontrar restaurantes u hoteles que las acepten”, sigue Romero. El boutique Vitrum fue uno de los primeros en ofrecer este servicio, como un diferencial, hace aproximadamente tres años. Poco a poco, los cinco estrellas de cadenas internacionales se sumaron. “Tenemos un programa de servicios que no se cobra extra. Surgió dada la necesidad de nuestros huéspedes de viajar con sus mascotas. En los últimos tiempos, este requerimiento se acrecentó. Aceptamos sólo perros y de hasta 7 kilos. En cuanto a afluencia, de noviembre a abril vienen más pasajeros con mascotas que en temporada baja. La mayoría son parejas o grupos familiares”, comenta Gabriel Olivieri, Director of Sales & Marketing de Four Seasons Hotel Buenos Aires. En Faena Hotel & Universe hay un programa similar para animales que no superen los 6 kilos, incluido en el servicio de habitación.

perro chica¡A correr! Además de ser un compañero del hogar, la mascota también se une a la hora de hacer ejercicio. Foto: Clase Ejecutiva. 

Respecto de la tendencia de humanizarlos, vistiéndolos con ropa o accesorios y ofreciéndoles la misma comida que a los humanos, Romero define: “Si ponerle ropita le hace bien al dueño, le permite disfrutar en familia y ser feliz, no soy quién para decirle qué hacer. Ahora, con la comida es distinto: no puede ni debe ser cambiada por la de las personas. Podemos compartir ciertos gustos, por supuesto: al perro le encanta el sabor a vainilla, pero no significa que deba comer galletitas. Puedo, de vez en cuando, darle un premio a mi animal, pero siempre que esté fuera de su dieta habitual. El alimento balanceado, como su nombre lo indica, resulta del estudio de médicos e investigadores para darle al perro exactamente lo que necesita, que no es sólo carne”.

La política de convivencia a favor de los pichichos intenta modificar algunas leyes u ordenanzas municipales para que puedan viajar en transporte público, ser aceptados dentro de comercios y recibir atención veterinaria gratuita. Seguramente habrá defensores y detractores de estas medidas. “En el momento en que el pasajero registra a su mascota, le informamos que debe velar por el confort de todos los demás huéspedes. El animal no puede permanecer solo en la habitación y su dueño debe sacarlo a pasear una o dos veces al día. Al mismo tiempo, no puede circular por las áreas de alimentos y bebidas, como el restaurante o el bar, ni tampoco por el spa. Todas estas medidas ayudan a a evitar quejas”, suma Olivieri.

Similar a lo que en la jerga se conoce como apertura de cama, hoy existe en algunos hoteles la apertura de cucha. Los programas pet friendly no se cobran extra, por lo general. En el caso de Vitrum, el hotel boutique de Palermo, sólo se ofrece para habitaciones con patio, aunque el perro puede estar en la habitación. Como adicional, hay servicios de manicuría y peluquería canina, también paseador. El Faena, por su parte, los recibe con un pet kit que incluye una cama, un set de tazones para agua y comida y un pet toy a elección (¿del dueño o de la mascota?). Entre los servicios extra, desarrollaron un menú exclusivo basado en una amplia variedad de productos orgánicos y comidas balanceadas, ofrecen servicio de paseo y tratamientos de belleza caninos. Durante la estadía, el huésped cuenta con servicio veterinario las 24 horas y de guardería fuera el hotel, en caso de ser necesario.

El Four Seasons también recibe al perro con amenities a medida: recipiente personalizado para la comida y la bebida (sí, le imprimen el nombre de la mascota), alimento balanceado premium de acuerdo al tamaño y la edad (con preferencia de marca), agua mineral y canasto o almohadón, según la preferencia. Dentro de los servicios con cargo, el spa provisto por una veterinaria de la zona incluye wash & blow dry. Por si fuera poco, el dog sitter cuida al perro durante la ausencia de su dueño y además, el hotel ofrece una lista de recomendaciones: restaurantes pet friendly, circuitos walking, pet map y boutiques caninas. Frente a semejante despliegue de servicios a medida, los pichichos aplauden la movida pet friendly que, seguramente, seguirá profundizándose para que estos fieles amigos del hombre lleven una nueva vida de perros.

Se estima que hay 9 millones de perros y 3,5 millones de gatos en los hogares del país.

¡Corre perro corre!
Pasear al can y burlar la tentación del sedentarismo al mismo tiempo resulta la panacea. DogRun es una prueba de calle donde los perros caminan o corren acompañados por sus dueños en un circuito preestablecido. Ya se celebró cuatro veces, en Buenos Aires y Rosario. Su objetivo: priorizar la tenencia responsable y calidad de vida de las mascotas a partir del deporte, la nutrición y la sanidad. Ya hubo más de 5.700 participantes.

Consejos para entrenar:
*Antes de comenzar a ejercitar con el perro, obtener el apto físico del veterinario. Es importante que esté sano y mantenga una dieta equilibrada.

*Su entrenamiento tiene que ser gradual, igual que el de los humanos.

*Si se van a realizar grandes recorridos, hay que llevar siempre agua para el perro y evitar las horas más calurosas del día. Caso contrario, el pichicho puede sufrir deshidratación, insolación o golpes de calor.

*Es recomendable tener rutinas, tanto de horarios como de lugares. Y prestar mucha atención al suelo: si el asfalto está muy caliente o el suelo tiene piedras, el perro puede sufrir lastimaduras en sus patas. Por eso, los parques y las veredas limpias son la mejor opción.

*Mucho cuidado con los cachorros: no es bueno correr con ellos. Más allá de que aparenten mucha resistencia, las carreras pueden dañar sus articulaciones, huesos y músculos porque aún no están formados por completo.

*Las razas de patas cortas se llevan mejor con las caminatas. Lo mismo les sucede a los perros de nariz chata porque, si los forzamos a la hora de realizar ejercicio, pueden padecer problemas respiratorios.

Para saber más

  • 54% es considerado un miembro más de la familia.
  • 25 % es equiparado a un hijo.
  • 12 % es asimilado a un amigo o compañero.
  • 9 % es evaluado como mascota.


¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas