La nueva era del brain & body fitness
Lifestyle

La nueva era del brain & body fitness

Con políticas de entrenamiento y criterios de hospitalidad muy diferentes a los que se aplican en las grandes cadenas de gimnasios, una vanguardista generación de clubes apuesta más que nunca al lema de mens sana in corpore sano. Ahora, los programas de training más innovadores apelan a la neurociencia para estimular la toma de decisiones, el liderazgo y la creatividad.

Por Federico Cornali 10 de Julio 2013



Suena fuerte la música de moda, pero en esta sala no se celebra ninguna fiesta. El treintañero de piernas largas y flacas está muy serio, concentrado al máximo. Corre hacia la pelota, la devuelve rápido y sale picando hacia el led verde colocado sobre la carpeta plástica, que se enciende cada cierto intervalo. Nada lo frena. Y va por más. Otra vez se dirige hacia el balón, lo toca con suavidad y ahora es la señal roja la que lo llama. Allá va. “¡Bien! ¡Bien!”, exclama el coach, al tiempo que detiene el cronómetro. Estamos en Fisiosport, un centro de training integral donde se conjugan medicina del deporte, educación física, nutrición, traumatología, cardiología y kinesiología.

Este espacio no convencional de entrenamiento es uno de los que varios que crecen a la sombra de las grandes cadenas de gimnasios, pisando fuerte... pero todavía en voz baja. Su propuesta atrae a aquellos que buscan la vanguardia en programas de fitness para cuerpo y mente, además de criterios de hospitalidad personalizada. “La paradoja de esta movida es que la gente está empezando a buscar, en estos espacios no convencionales, lo que debería ser justamente lo convencional. Es una reacción a la filosofía de trabajo de las grandes cadenas, donde se suele obviar el concepto lógico de individualización de las cargas para cada participante, sea deportista de alto rendimiento o no.

Fotolia_35818857_Subscription_Monthly_XXL
En esta nueva generación de clubes se evalúa a los socios en base a sus prescripciones médicas, y se ajusta la rutina a sus objetivos, pero también a sus posibilidades. Más burdo: no creo que Messi y Puyol, en el Barcelona, trabajen de la misma manera. El cuerpo habla y no se equivoca: cada uno necesita de cosas diferentes, atendidas debidamente. Y eso no lo puede atender alguien que está a cargo de 100 tipos a la vez, que te dibuja una rutina sin saber de dónde venís o adónde querés ir”, se explaya Nicolás Cornallis, del profesorado en educación física de Obras Sanitarias.

Encontrar el cuartel general de Fisiosport no es tarea fácil. Sobre la calle Billinghurst, un pequeño cartel y una puerta que parece la entrada a una casa da la bienvenida. Luego, un pasillo estrecho y larguísimo conduce al corazón del club, una sala con cintas para correr, bicicletas fijas, prensas, pesas... Lo habitual en cualquier gimnasio, sí. Pero también hay aros, tótems con luces de led, sensores de movimiento, plataformas y computadoras personales conectables a las máquinas de ejercitación, además de un sector con monitores cardíacos y aparatos para traumatología y kinesiología. Fue creado en 1996 por el prestigioso deportólogo Néstor Lentini, quien fuera director del Cenard, director de la especialidad de medicina del deporte en la Universidad de Buenos Aires y médico del Comité Olímpico, además de asesor de Diego Maradona en su última experiencia como director técnico en el Al Wasl, equipo de los Emiratos Árabes Unidos.

“Somos la actividad complementaria para los deportistas que entrenan en clubes o para atletas que buscan algún trabajo específico. Y, por supuesto, también trabajamos con quienes, sin ser de élite ni pretenderlo, buscan una mejor calidad de vida. En ese sentido, ocupamos un espacio que veíamos descuidado”, explica Diego Giacchino, integrante del plantel junto a Pablo Dolce y Gerónimo Gris, que se asumen discípulos de Lentini. “Nuestro foco es la evolución del concepto de training. No sólo se trata de trabajar la fuerza, la resistencia, la velocidad o la elasticidad, sino también de entrenar el cerebro. Por eso, nuestros programas están concebidos con el propósito integral de prolongar la vida útil de nuestros socios”, confía Dolce. Comparado con el volumen de miembros de las grandes cadenas, los 140 asistentes a Fisiosport pueden parecer exiguos. Pero esa es, justamente, la marca de la casa.

A pocas cuadras de allí, en el cuarto piso de un edificio ubicado sobre la calle Azcuénaga, vecino al cementerio de Recoleta, se encuentra el Centro Médico Contepomi, dirigido por Carlos Contepomi, prestigioso traumatólogo y padre de Felipe, capitán y figura de Los Pumas. Juntos, hace ya dos años, lograron reunir sus dos pasiones: la medicina y el deporte. Aquí acuden deportistas de élite, pero también aficionados que buscan un asesoramiento integral, con especial foco en la atención de patologías relacionadas con la ortopedia y la kinesiología. El equipo de profesionales realiza chequeos médicos que incluyen antropometrías, tests de fuerza y flexibilidad; luego, de acuerdo a lo que indiquen las mediciones, se formulan los planes de entrenamiento.
Dentro de esta tendencia también se inscribe Tuluka, un espacio dedicado al crossfit, una modalidad de fitness mixto que se explica desde su lema: “No uses máquinas: conviértete en una”.

Martín Casas es uno de los socios fundadores y cuenta que junto con Santiago Sirí Terbalca, head coach del programa, “importamos esta actividad desde los Estados Unidos porque reúne lo mejor de otras tres disciplinas: el levantamiento olímpico, la gimnasia olímpica y el entrenamiento funcional, es decir, los movimientos naturales del cuerpo”. Con cuatro sedes (en Núñez, Palermo, Pilar y La Plata), explican que “utilizamos sólo barras, pesas rusas (kettlebells) y algunos otros elementos que mechamos con ejercicios de atletismo y remo. Acá no hay rutina: todos los días son diferentes. Y se trabaja al máximo en base a tres pilares: la intensidad, la funcionalidad y la variabilidad”. Sirí Terbalca aclara que “por eso no tenemos espejos ni televisores. Nadie debe distraerse: las clases son cortas pero muy intensas. Y los resultados no tardan en llegar”. Casas agrega que “entrenamos a deportistas de alto rendimiento, como rugbiers o atletas de combate, pero también a amas de casa que no quieren sentir dolores cuando cargan las bolsas de las compras”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas