Elizabeth Vernaci: “La televisión no genera plata como antes y los sueldos no son tan buenos”
Lifestyle

Elizabeth Vernaci: “La televisión no genera plata como antes y los sueldos no son tan buenos”

Nuevamente en el aire, la conductora se muestra crítica con el kirchnerismo. Pero anticipa que, por ahora, Florencio Randazzo es el precandidato que más la atrae.  Por Esteban Lafuente 09 de Abril 2015

 

 

Pasan los años y ella se mantiene igual. Su voz profunda y rasposa ya no truena desde el aire de Rock & Pop, su lugar de siempre, pero Elizabeth Vernaci no perdió su energía y su personalidad avasallante. Al frente de Black & Toc, su flamante programa en FM Radio Con Vos (89.9), la nueva apuesta de la productora Endemol, la conductora de carcajada fácil y un estilo que siempre va más allá de lo políticamente correcto volvió a su medio, luego de un año de silencio. “No hay un cambio en mi carrera: es un cambio de radio. Sigo haciendo lo mismo, y está bueno. Tengo mucha energía. La radio es gastadora, porque tenés que estar todos los días bien, con buen humor. Y no haber trabajado todo un año me permitió ocuparme de otras cosas”, le explica a Clase Ejecutiva, sentada a la cabecera de la mesa principal del estudio y frente al micrófono, su compañero de siempre. Ahora, la luz roja está apagada, pero La Negra no cambia. Llama a un operador para que baje el volumen de la música que acompaña el momento de charla, responde a cada pregunta con histrionismo y verborragia, no se guarda ningún chiste y estalla en risas con facilidad. Una Vernaci auténtica.

¿Está conforme con este cambio?

¡Tengo un balcón en el estudio y puedo salir a fumar! Lo adoro (risas). Tenemos algunos problemas técnicos todavía, y de eso no entiendo nada, pero está buenísimo porque cambié en el momento en el que tenía que cambiar. Pasé un año sin hacer radio, así que vengo con ganas y alegría. Es una radio nueva y estoy con la energía de hacer todo de cero. A veces, cuando estás haciendo lo mismo 25 años, te olvidás. Y es lo que necesitaba para arrancar.

El año pasado no estuvo al aire en radio, ¿lo extrañó mucho, poco o nada?

Para nada. Me cansa mucho no saber dónde estoy parada, y el último año en Rock & Pop fue agotador. El final nuestro ahí y el largo cierre de esa era de la emisora fue cansador. Por eso, en 2014 no estaba preparada para irme a otra radio ya armada. Gracias a Dios puedo elegir. Tuve la suerte de encontrar otro trabajo, como Tu cara me suena, que era un programa de tres meses y salió casi todo el año. Pude vivir sin preocuparme tanto. Al principio sí era una situación complicada económicamente porque la plata que esperaba cobrar no la cobré, fui a juicio y demás, pero después se normalizó. Está bueno saber esperar, pero es cierto que lo podés hacer cuando tenés el privilegio de elegir. Hay gente que no puede esperar porque está en una situación económica que la apremia, tiene que ir a trabajar a lugares donde no tiene ganas de estar. Ahí empieza un círculo feo y el día a día se hace pesado.

¿Cómo encontró a la radio argentina en 2015?

Escucho radio en el auto y afuera. Escucho a amigos que conozco, como Lalo Mir, por ejemplo, pero también me gustan otras cosas, como las radios que transmiten remates de vacas o noticias del campo (risas). Me gusta mucho escuchar radio cuando viajo, porque va cambiando la frecuencia según la zona. Me encantan las radios de pueblo, donde todavía se mandan mensajes de alguien que se olvidó un pulóver o avisos como: “Mamá viaja mañana”. Es una forma de comunicación que me encanta porque es algo útil, un servicio a la comunidad absoluto. Hay un sentido de la inmediatez de la comunicación muy especial. Por eso hago radio.

¿Qué le parecieron las movidas que hubo en el dial esta temporada?

No lo analicé tanto. Me parece que la televisión, desde lo empresarial, no está generando plata como antes y los sueldos no son tan buenos. Si hoy en día alguien quiere trabajar en tele, se equipara a lo que puede ganar en radio, salvo los número uno. Antes había una diferencia grande, y en tele se ganaba hasta cinco veces más. Antes, también, la tele generaba más plata. Hoy la gente cambió sus hábitos: hay más opciones en cuanto a lo audiovisual, desde el cable hasta Internet, y por eso volvemos a las fuentes. También las marcas: en lugar de pautar en tele, donde no hay tanto encendido, pautan en otro lugar, y viene todo por ahí.

¿Y en cuanto a lo político? ¿Qué percibe?

Me parece bien que la gente y los periodistas tomen partido. Lo que me parece muy mal es que ese partido que toma cada uno lo vuelque de una forma tan virulenta y enojosa hacia el público. Porque lo único que genera en la gente es más desazón, más enojo, más controversia y más pelea con los que no piensan como ellos. Porque si vos mirás en la televisión a uno que habla mal de la Presidenta diciendo que está loca o, al contrario, ves 678 y te encontrás que te muestran un país completamente diferente al que vivís, que también es diferente al que te muestra TN, es complicado. El otro día me subí a un taxi y, apenas arrancamos, el tipo me dice: “Mire que soy anti-K”. ¡Bueno, está bien, no me tenés que avisar nada! El tipo se quejaba y empezó a tomar temperatura su enojo. Le dije: “Cálmese, porque le va a agarrar un bobazo”. No van a cambiar las cosas con bronca. Está bueno tener apertura y no enojarse porque el otro no piensa igual, que es lo que hacen los adolescentes. Los adultos podemos tolerar que otro opine diferente. Y las cosas, de última, se resuelven en los votos. Yo trato, desde mi programa, de abrir todas las puertas. Creo que hay que ser más medidos. La gente está cansada, sin guita, nerviosa o cansada de que los afanen, y como comunicadora no quiero provocar más de lo mismo.

Me parece bien que la gente y los periodistas tomen partido. 

Ahí entra su recurso del humor...

Es la única forma, porque hablar de esto no sirve. En el programa tengo al Pequeño Niño Gorila y a la Niña Peronista que hablan con los argumentos que escuchan en su casa. Hay que ejercer algo diferente para reflexionar, y yo lo que hago es generar humor. Ahí es como que te ves en un espejo. Como cuando mirás y decís: “¡Pero qué gorda estoy, carajo!” (risas). Dejás de pensar que todo es malísimo y que el único que tiene razón sos vos.

Hablaba de gente sin plata o cansada de los robos, ¿cuánto la afectan esos temas calientes?

Me preocupa vivir en un país en el que no puedas confiar en el otro. Pensar que el otro viene a robarte todo el tiempo es realmente detestable. Por ahí el tipo está mal vestido cruzando la calle y una enseguida traba las puertas del auto. ¿Cómo se debe sentir ese tipo? ¡Como el culo! Pero, si no lo hacés, por ahí te afanan de verdad. Yo tengo un hijo que es preadolescente, está empezando a salir y no quiero que tenga miedo, pero sí quiero que sea cuidadoso. Cuanto más uno aprende a moverse en la vida, más seguro está, más allá de las cosas que pasan alrededor. Y para poder moverte tenés que salir a la calle, no te queda otra. No podés quedarte encerrado en un country o viviendo en un círculo de gente como vos. Tenés que aprender de las diferencias y no tenemos que tener miedo. El saber te da seguridad, en todo sentido.

¿Qué balance hace de la gestión kirchnerista?

Personalmente, a mí fue el gobierno con el que peor me fue. Para mí, Elizabeth Vernaci, fueron los peores años, porque tuve que poner más guita que nunca, gané menos plata que en toda la vida porque soy de clase media alta. Pero sé que hubo cosas buenas para los que menos tienen. No soy de las que cree que el pobre tiene más hijos para cobrar la asignación universal. Siempre que se trabaje para darle más a los que menos tienen, estoy completamente de acuerdo. Históricamente ha sido así el justicialismo. Pero me parece que está mal distribuida la riqueza en el país, y creo que hay que generar trabajo para que todos puedan vivir más dignamente. Cuánto más se sepa, cuanto la gente más informada esté, cuanto más un pibe sepa que en lugar de estar en la calle puede estar en la escuela, mejor.

¿Cuál es su mirada sobre las elecciones?

No me gusta ninguno. De la oposición no le creo a ninguno y, viendo esas figuras, prefiero seguir donde estoy. No sé todavía a quién elegir, no conozco las bases. El que más me gusta es Florencio Randazzo. Me parece que es un tipo de pueblo y lo veo más honesto, pero la verdad no tengo idea. Todavía me tengo que informar más. Yo lo que hago es preguntarle a los que saben. No escucho los discursos políticos porque me aburren en la mitad, porque no los entiendo y porque cuando hablan siempre pienso que me quieren vender algo.

De regreso. Luego de su abrupta salida de Rock & Pop, donde conducía el programa Negrópolis, Elizabeth Vernaci se ausentó un año de la radio y se dedicó exclusivamente a su participación en Tu cara me suena, el reality musical de Telefé. Ahora regresó al micrófono en la media mañana de Radio Con Vos (89.9), una renovada emisora cuya grilla incluye a Ernesto Tenembaum, Marley y Mariano Iúdica. En su programa diario, de 10 a 14, la acompaña su histórico ‘cómplice’, Humberto Tortonese.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Jose Gonzalez Eiras Reportar Responder

Si dice que Randazzo es "de pueblo, honesto . . ." se ve que no sabe nada o se hace la otaria, que se dedique a hablar por radio de otras cosas, pero no de política. TODOS los K son mafiosos de la banda de K chorros. Y Randazzo no escapa a la corrupcion

Videos

Notas Relacionadas