El placard de Lilita, a la medida de su propio molde
Lifestyle

El placard de Lilita, a la medida de su propio molde

Hace su statement cada vez que se (re)presenta en público: intensa, extrema, avasallante. El repertorio de los accesorios que luce al mismo tiempo (crucifijo, collar de perlas, aros extra large, chalinas shocking, prendedores, maxi gafas de sol) compensa un guardarropas funcional. Y aunque reniega de los afeites personales, es una de las más coquetas de la escena política.

Por Lorena Pérez 22 de Octubre 2013



El guardarropas de Elisa Carrió es tan contundente como su protagonismo en la escena política. Con una biografía cuyas idas y venidas responden únicamente al dictado de sus convicciones, esa intensidad que caracteriza a la presidenta de la Coalición Cívica-ARI –especialmente cuando se trata de temas vinculados a la corrupción institucional– es un rasgo que se hace extensivo a su look.

En la última década reforzó su posicionamiento como una de las voces más críticas del kirchnerismo, aunque son recordadas también sus explosivas diatribas contra anteriores administraciones. Y en un ambiente acostumbrado a ser dominado por los códigos masculinos, esta postura no sólo puede ser, a veces, calificada de honestidad brutal, sino que su caso también ilustra lo difícil que es para las mujeres vestirse siendo fieles a sí mismas, sin que ello afecte la validez de sus reclamos y consignas. Claro que para la abogada chaqueña este riesgo no representa ningún problema, ya que Carrió asume explícitamente que no sólo se rebela contra los vicios del sistema democrático sino también contra la “dictadura” de la imagen. Ha confesado que no tolera los tiempos de espera en la peluquería y que rehúsa “producirse” porque le parece “una tortura”... Sin dudas, una provocación que roza el sacrilegio para cualquier fémina con una mínima inquietud fashionista.

Carrió en Barrio Norte - 02Pero, mujer coqueta al fin, Lilita hace una concesión que la define: deja todo en manos de los complementos y accesorios, donde radica la verdadera definición de su estilo personal. Así, sus outfits están colmados de accesorios que hablan elocuentemente de ella, aunque sus elecciones vestimentarias debilitan el resultado final, dando lugar a combinaciones que lucen descuidadas, abigarradas o disonantes. Desde luego, no parece importarle. Porque Carrió hace su statement cada vez que se (re)presenta –extrema– al ponerse todo junto: un crucifijo, un collar de perlas, aros extra large, chalinas en colores shocking, prendedores, maxi gafas de sol (y todo lo que concentre la atención en su tronco superior).

Otro de los ítems que acentúan su estilo personal tiene que ver con el make-up, casi siempre en tonos anaranjados, incluso en los labios, sin nada que suavice o medie en una paleta de color que a veces resulta excesivamente artificial. Las tipologías de prendas que utiliza responden, sin duda, a un concepto de funcionalidad, aunque muchas veces lo que elige no tiene correspondencia entre sí. Blusas desprolijamente desabrochadas, faldas más allá de la rodilla, pantalones sastreros, blazers masculinos y hasta calzas componen su repertorio, siempre en morfologías holgadas y con el concepto de total black como base, que suele “cortar” cuando suma alguno de esos ítems en los extremos más vibrantes de la paleta, como magenta, amarillo cítrico y verde flúo. En todo caso, son los maxi pañuelos las grandes estrellas de su look, hasta llegar a un formato de pashmina que en demasiadas ocasiones la recorren del cuello a las rodillas sin más razón que su “porque sí”, cuando debería considerar que no estilizan su silueta precisamente.

Por todo ello, Carrió es una de las pocas mujeres públicas del país capaces de direccionar la mirada ajena a sus palabras antes que a sus carteras.

Un acierto: En sus actividades de campaña, su carácter imponente y su look de vecina paqueta se ven compensados por su actitud campechana.
Un desacierto: Si bien los maxi pañuelos son un ítem con el que se la identifica, el formato pashmina no la favorece (ni estiliza) cuando la recorre del cuello a las rodillas.
Una sugerencia: Su estilo está cargado de signos femeninos que enaltecerían su figura si equilibrara con armonía su dress code y su postura corporal.


*Autora de www.blocdemoda.com


Foto: Archivo Clase Ejecutiva.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas