El malbec, la estrella argentina que brilla en 60 ciudades
Lifestyle

El malbec, la estrella argentina que brilla en 60 ciudades

El Malbec World Day pasó de ocupar un día a festejarse durante todo un mes. El rol de la Argentina y el boom vitivinícola.  Por Alberto Arizu 05 de Mayo 2014

 

Hace 20 años, cuando arrancamos esta gran aventura que es Wines of Argentina (WofA), nuestro país no estaba en el mapa del mundo enológico, pese a ser el quinto productor a nivel global y con un alto consumo per cápita interno. Fueron años muy arduos de trabajo para instalarnos, no solamente como marca sino también como concepto e incluso  categoría atractiva y competitiva desde el punto de vista de los negocios. Implicó un trabajo titánico, porque no sólo éramos desconocidos entre los consumidores internacionales sino también en los ámbitos periodísticos e incluso entre los profesionales y el trade. Invertimos mucho tiempo, esfuerzo y dinero en darnos a conocer. Y hoy los mercados internacionales ya están totalmente familiarizados con los vinos argentinos. Para apreciar el impacto de esta estrategia, vale un dato: en 1993, cuando un grupo de 8 bodegas creamos Argentine Top Wines, antecesora de WofA, el país exportaba vino por u$s 5 millones al año, cifra que actualmente alcanza los u$s 1.000 millones.

Me satisface concluir mi segundo período como presidente de WofA en el mes en que se celebra el Malbec World Day (MWD), una extraordinaria herramienta de comunicación y márketing del vino argentino que implementamos cuando asumí. No existe ningún festejo similar a nivel internacional. Ni siquiera el Beaujolais Nouveau, que presentaba los vinos jóvenes y se puso de moda hace 15 años en Francia, alcanzó la trascendencia de nuestro MWD, que ya se celebra en cerca de 60 ciudades del mundo.

undefined

Malbec. El vino argentino se hizo un lugar en el mercado mundial. Foto: Bloomberg.

Uno de sus grandes méritos es que se trata de un trabajo de muy buena articulación entre el sector público y el privado: la cooperación de Cancillería, a través de sus representaciones diplomáticas, refuerza el concepto de fiesta nacional, lo que genera entusiasmo en países donde el vino argentino está en el front line comunicacional. Con la intención de expandir la viralidad internacional del Día del Malbec, WofA se ha propuesto no celebrar únicamente su día (17 de abril) sino hacerlo extensivo al mes, a través de eventos con retailers, acciones de márketing en restaurantes y promociones en las góndolas, de manera de reforzar el posicionamiento del malbec argentino en el top of mind de los consumidores. Y, al respecto, un doble motivo de satisfacción y motivación. Por un lado, el malbec argentino ha ganado un prestigio y alcanzado una calidad que no tiene competencia (ni siquiera por parte de Francia, donde es la segunda variedad en hectáreas plantadas) gracias al carácter y diversidad de la cepa que cultivamos en nuestro país. Por el otro lado, existe un potencial increíble en términos de consumo mundial: hoy, el malbec representa apenas el 3 por ciento del mercado global (el cabernet sauvignon, primera variedad tinta del mundo, el 20%), y el 40 % de las exportaciones argentinas de vino ya son de esa uva que es la insignia de nuestra vitivinicultura.

Finalmente, apunto la alegría de que, por primera vez, el MWD se haya celebrado en Buenos Aires con el mismo despliegue de las megafiestas que organizamos en Nueva York, Londres y San Pablo. Así, 30 bodegas se dieron cita en Malbec Making Noise, en El Dorrego. En ese ámbito descontracturado fue posible degustar 100 etiquetas que representan distintas expresiones de nuestra cepa, según estilos y terroirs, al tiempo que se disfrutaba de sesiones de street art, sets de tango electrónico y maridaje a cargo de food trucks gourmet. De ese modo, WofA apuntaló su siguiente objetivo: conquistar a los millenials, para que experimenten al malbec argentino no sólo como una bebida sino como una expresión cultural de su generación”.

  • El autor es presidente de Wines of Argentina en dos períodos consecutivos (2010-2014), al cierre de esta edición, fue reemplazado por Susana Balbo.  Director y miembro de Familia Arizu, propietaria de Bodega Luigi Bosca. Bisnieto del fundador de la compañía, es licenciado en Administración de Empresas (Universidad Nacional de Cuyo), con formación de posgrado en Márketing Estratégico (United State International University of San Diego) y Desarrollo Directivo (IAE, Austral).


¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas