El look equilibrista de Coqui Capitanich
Lifestyle

El look equilibrista de Coqui Capitanich

Desde su designación como jefe de Gabinete ganó en presencia mediática. Para compensar tamaña exposición pública, su guardarropas es de un bajo perfil total. ¿Su desafío? Que lo correcto no se vea anticuado.

Por Lorena Pérez 10 de Febrero 2014




Jorge Capitanich, jefe de Gabinete de Ministros de Cristina Fernández de Kirchner desde noviembre pasado, es en la actualidad quien focaliza las miradas de la prensa y los referentes políticos de todo signo. Llegó de Chaco, provincia en la que fue gobernador en dos períodos consecutivos. Y fue su última victoria, con más del 65 por ciento de los votos, en 2011, la que seguramente lo posicionó como el dirigente K con la imagen necesaria para inyectar aire fresco en el Gobierno y suplir, en exposición pública, a la Presidenta, todavía en modo de prescindencia mediática tras su licencia por motivos de salud.

Contador público, este chaqueño de 49 años comenzó su carrera política como senador nacional, representando al Partido Justicialista. De manera fugaz, se desempeñó como Ministro de Economía del presidente interino Ramón Puerta, en el año 2001, y luego ejerció como jefe de Gabinete en la presidencia de Eduardo Duhalde, quien además de vaticinar el potencial presidenciable de su perfil, destacó a Capitanich como “un hombre de carácter, muy trabajador, inteligente” cuando se supo que había sido elegido para ocupar nuevamente el cargo en el que ya se había probado con él en 2002.

capitanich con bandera 00Bajo la lupa. Tras ser nombrado jefe de Gabinete, los ojos de la coyuntura política se situaron sobre él. Foto: Clase Ejecutiva. 

Desde entonces, lo que se percibe notoriamente en su evolución indumentaria es el reemplazo del traje cruzado por el ambo de dos botones que luce en las conferencias de prensa que brinda diariamente en la Casa Rosada. Las camisas, clásicas, se mantienen entre el celeste y el blanco: solución sencilla para el outfit de un funcionario que necesita adecuarse al dress code formal. Son las corbatas las que entronizan el look: suele lucirlas en bordó y derivados del rojo, así como en diversos matices del azul, una estupenda paleta de colores que lo favorece, al iluminar su rostro y levantar su figura.

Una de las señas particulares de Coqui Capitanich es que se peina con estricto apego al gel, una elección que remite al estilo engominado de los cantores de tango de la época dorada del cine argentino. Prolija, cada capa de su cabellera está, de este modo, contenida por ese producto capilar denso: a veces perfilado al medio, otra veces para atrás, nunca una hebra queda librada al azar.

Otra de sus características indumentarias tiene a los zapatos como protagonistas. Así como las mujeres marcan presencia con sus carteras, los hombres muestran su firmeza con sus elecciones de calzado. En ese sentido, el jefe de Gabinete apela a lo más clásico: los Oxford, que cimentan la corrección de su planteo general.

Capitanich IMG con bandera 0¿A la moda? Siempre de traje y corbata, se diferencia de otros miembros del gabinete. Foto: Clase Ejecutiva. 


Sin dudas, Capitanich mantiene un aire mucho más formal que su antecesor, Juan Manuel Abal Medina, quien se permitía mostrarse en chomba o con las mangas de la camisa arremangadas en algunas reuniones que gustaba ilustrar en su cuenta de Twitter. Coqui, en cambio, mantiene el equilibrio: trajeado del gris plomo al negro en ocasiones institucionales, y más casual –corbatas estampadas, equipos sport– en actos proselitistas o partidarios.

Estructurado, correcto, serio: quizás el mayor mérito del placard de Capitanich sea el de no interferir con su alta exposición mediática. Habrá que ver si, ahora que le han dado la orden de moderar un poco sus apariciones públicas, ese bajo perfil indumentario no se toma revancha.

Un acierto. Las corbatas en tonos vibrantes potencian su sonrisa. Dos recursos apropiados para sumar un tono relajado a las complejidades que enfrenta en su cargo. Y también de cara a su posicionamiento frente a otros presidenciables.

Un desacierto. Al posar con el jefe de Gobierno porteño, su look perdió frescura frente a los pantalones ligeramente entallados y el saco que definía los hombros de Macri.

Una sugerencia. Dada las expectativas de aires nuevos que generaron los cambios en el gabinete, hubiera sido ideal que su vestimenta diese alguna señal diferencial el día de la jura.


*Autora de www.blocdemoda.com



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas