Cuánto sale el sueño de tener una lancha propia
Lifestyle

Cuánto sale el sueño de tener una lancha propia

Surge como una alternativa para los fines de semana. Costos y requisitos para hacer una escapada bajo el sol.  Por Joaquín Garau 26 de Septiembre 2014

 

 

Como Jack y Rose en Titanic, pero con un poco menos de fama y en el Río de la Plata, por qué no animarse a la lancha propia y surcar algunas olas.

Si bien en el imaginario colectivo puede sonar como una actividad ABC 1, los precios de un modelo de lancha económica son similares a los de un cero kilómetro económico.

Por ejemplo, una embarcación modelo Quicksilver Marine Sur 1500 (de 15 pies), con motor de 40 HP con arranque eléctrico, cuesta $ 117.900. Desde ahí para arriba, dependiendo el motor, el precio se eleva, pero ya es una base para quienes quieran divertirse el fin de semana y hacerse una escapada.

A navegar. Animarse a surcar las olas del Río de la Plata, una experiencia diferente. Foto: Bloomberg.

Para que el tanque de combustible esté lleno, en promedio, hacen falta unos $ 877, necesarios para llenar un tanque de 70 litros. El “garaje” también forma parte de los gastos. Una guardería puede costar entre $ 1200 y $ 2400 por mes, según el tamaño de la embarcación y donde se la guarde.

El sueño de sentir el viento en la cara ya es una realidad para 140 mil capitanes, ya que esa cantidad de lanchas hay matriculadas en la Argentina, según datos del mercado. Pero, de acuerdo a lo que le explicaron a Apertura.com, “la venta se desaceleró este año”.

Sin embargo, el hecho de que sea una actividad divertida no significa que esté exenta de responsabilidades. Para manejar una lancha hace falta carnet, el cual varía de acuerdo con el tamaño de la embarcación. Así, una lancha de hasta siete metros de eslora y un máximo de 140 HP, requiere un carnet de “conductor náutico”. Mientras tanto, el carnet de “timonel yate motor” habilita a manejar una lancha de hasta 20 metros de eslora. Entre 2 y 8 se necesita para tener el carnet y, si de importe se trata, varía entre los $ 800 y los $ 2000, según la categoría.

Y como de los impuestos y de la muerte nadie se salva, las lanchas están sujetas a tasas, en este caso, que debe abonarse a Prefectura, en forma anual o semestral. Y, otra vez, el tamaño de la lancha modifica el importe. También existe un impuesto de ARBA, a pagarse en los mismos plazos.

Pero lejos de todos los gastos, quienes deseen armar la canastita con sánguches, gaseosas, música y buena onda, podrán llevar la palanca de propulsión hasta el fondo y alejarse del ruido de la ciudad, con el sol pegando en las cabezas y la rutina lejos. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas