Cuánto gasta Donald Trump cada vez que come en McDonald’s
Lifestyle

Cuánto gasta Donald Trump cada vez que come en McDonald’s

El presidente de Estados Unidos basa gran parte de su dieta en la comida rápida. 04 de Diciembre 2017

Su entusiasmo por la ostentación de su riqueza solo era directamente comparable con su amor apasionado por la comida rápida. La dieta de Donald Trump no se modificó demasiado desde que abandonó su faceta de empresario mediático para ocupar el sillón de la Casa Blanca. A diferencia de sus predecesores, que seguían un estricto régimen de comidas y una rutina de ejercicios como Barack Obama y George W. Bush, al ex host televisivo no pueden faltarles las hamburguesas, el pollo frito y las gaseosas.

Corey Lewandoski y David Bossie son dos de las personas que conocen más a fondo al mandatario estadounidense, ya que se ocuparon de manejar su campaña presidencial. Sin embargo, luego de ser despedidos en junio de 2016, ambos comenzaron a escribir un libro en el que revelan el detrás de escena del día a día de Trump. “En el Trump Force One había solo cuatro grupos alimenticios: McDonald’s, Kentucky Fried Chicken, pizza y gaseosa dietética”, afirman en Let Trump Be Trump, de acuerdo a lo publicado por The Washington Post.

 

 

Celebrating 1237! #Trump2016

Una publicación compartida de President Donald J. Trump (@realdonaldtrump) el

 

Según ambos asesores, el actual presidente de los Estados Unidos tenía un pedido recurrente en la casa de comida rápida creada por los arcos dorados. “Dos Big Mac, dos Filet-O-Fish y una malteada de chocolate”, confiesan. La hamburguesa insignia de la compañía tiene un precio de US$ 3,99, mientras que el Filet-O-Fish, compuesto por un medallón de pescado rebozado, queso y salsa tártara, cuesta US$ 3,79 cada uno. Por último, cada milkshake vale US$ 2,19 si se ordena el más pequeño y US$ 2,99 la opción large. Por lo que Donald Trump gastaría alrededor de US$ 18,50 -$ 322,8 según la cotización actual- durante cada una de sus visitas a McDonald’s.

Asimismo, Bossie y Lewandosky detallan cómo debían mantener al avión de su ex jefe provisto de paquetes de snacks y galletitas nuevos porque el entonces candidato no comería de ninguno que ya estuviera previamente abierto. Y describen: “Organizar el timing de las comidas del Sr. Trump era algo tan importante como cualquier otro aspecto durante la campaña presidencial”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas