¿Cómo invertir en commodities?
Lifestyle

¿Cómo invertir en commodities?

Oro, petróleo y soja son algunas de las apuestas de los inversionistas. Qué conviene más: apostar por las empresas que las manejan o por la materia prima.  Por Mariano Otálora 04 de Marzo 2015



El mundo de los negocios es muy cambiante y dinámico. Muchos países que hasta hace poco vivían de la fiesta de los precios de las materias primas, hoy lo están sufriendo. Los altos precios permitieron disimular las malas gestiones de países ricos en recursos naturales pero ineficientes y pobres en su administración. La Argentina, por la caída de los precios internacionales de la soja, recibirá alrededor de u$s 4 mil millones menos de ingresos de divisas en un año muy complejo y con reservas que, a pesar de la recuperación de los últimos meses, todavía no ayudan a reactivar la economía y la inversión. La buena noticia es que la caída del petróleo y gas permitirá, parcialmente, compensar la baja de los granos.

¿Qué son los commodities? Las materias primas que se utilizan en los procesos productivos y que tienen un precio de referencia internacional. Por ejemplo, si se tiene un kilo de oro de 24 quilates y se lo quiere vender en cualquier país, se estará hablando del mismo nivel de calidad y precio. Lo mismo se aplica a metales, energía, alimentos y granos (soja, trigo, maíz), entre otros.

¿Qué tener en cuenta antes de invertir en commodities? Hay muchos que tienen una correlación positiva con los ciclos de la economía, como la energía o los metales industriales: cuando la economía mundial crece, la demanda puede subir sus precios. En la vereda de enfrente están los que tienen una correlación negativa, cuyas perspectivas están orientadas al incremento del riesgo, como es el caso del oro. Cuando hay tensiones geopolíticas, las materias primas en general responden muy bien, ya que suelen aumentar su cotización por el temor a que se corte la cadena de suministro mundial. En el caso de las acciones sucede todo lo contrario: cualquier circunstancia geopolítica generalmente provoca un derrumbe en las Bolsas del mundo.

¿Qué relación existe entre el precio de los commodities y el de las acciones? Es muy común que, en lugar de invertir directamente en materias primas, se haga a través de alguna empresa que esté relacionada con algún commodity en particular. Pero la correlación no siempre es la misma. Por ejemplo: el precio de las naranjas sube pero, si se está invertido en una empresa que fabrica jugos, ello encarecerá los márgenes y los beneficios de la compañía caerán. Un caso que también produce efectos a la inversa es el precio del petróleo y la cotización de empresas aéreas: cuando sube uno baja el otro, ya que el crudo impacta mucho en los costos de las aerolíneas. Otra importante diferencia es que el valor de las acciones no tiene piso y puede caer hasta valer centavos; en cambio, las materias primas tienen una base determinada, producto del costo de producción o reposición. Pueden caer por debajo de ese precio, pero por períodos muy cortos.

¿Cómo invertir en commodities? Una excelente opción para invertir en materias primas como el oro o el petróleo son los Futuros, productos que pueden negociarse tanto al alza como a la baja. Por ejemplo, si se cree que el valor del oro va a caer, se invierte a la baja; y viceversa. En la compra de oro tradicional, si se considera que el precio está alto se debe esperar a que baje para tomar posición, mientras que en el caso del Futuro se puede invertir en cualquier momento. Lo más interesante es que resulta viable posicionarse en pesos y sin la necesidad de poner todo el dinero de entrada, ya que se opera con margen, lo cual habilita a empezar con un capital inicial bajo pero estar invertido en grandes cantidades. Así, los Futuros facilitan estar apalancado en una relación que puede ir de 10 ó 15 a 1. Es decir: con un capital de $ 100, se está invertido en $ 1.000 o $ 1.500. Claro que esta buena noticia tiene grandes riesgos cuando la estrategia tomada genera otros resultados.

¿Qué pasará con el petróleo? Desde fines de 2014 el petróleo derrumbó los mercados financieros y puso incómoda a una potencia como Rusia, que terminó devaluando su moneda un 20 por ciento y tuvo que ser rescatada por el gigante chino, ampliando el swap a u$s 24 mil millones (la Argentina no es el único país que recurre a la ayuda del gigante asiático, que tiene la friolera de u$s 4 billones en reservas). Creo que se está frente a una estabilización de los precios, teniendo en cuenta que en crisis petroleras recientes, como las de 1986 y 2008, luego de 6 meses los precios se equilibraron. A diferencia de lo que le sucede a las grandes corporaciones de crudo del mundo, las petroleras argentinas –como en el caso de YPF– no sufrirán los embates en la misma dimensión. El precio local del barril es superior al internacional: mientras en el mundo cae, la Argentina mantiene sus precios internos elevados. A pesar de una reducción reciente en los precios del 5 %, los combustibles aumentaron con fuerza durante 2014 (por encima del 50 %), por lo tanto una baja como la mencionada no reduce sustancialmente la rentabilidad del sector. Y en el caso puntual del yacimiento de Vaca Muerta, algunas inversiones pudieron postergarse pero el plan es a largo plazo, por lo tanto la baja actual no debería impactar en los resultados proyectados. En todo caso, el problema de la falta de dólares que podría necesitar YPF está más relacionado con los problemas de financiamiento externo –default incluido– que tiene el país.

Oro. Estuvo dormido por varios años, pero desde fines de 2014 empezó a despertarse por temor a la gran emisión que están realizando los bancos centrales que inundan los mercados del mundo y con bonos con tasas negativas. Puede tener un 2015 muy bueno.

*Director de la Escuela Argentina de Finanzas Personales www.salirdelcolchon.com.ar



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas