Cómo es el avión que Donald Trump remodeló para superar al Air Force One
Lifestyle

Cómo es el avión que Donald Trump remodeló para superar al Air Force One

El candidato a presidente de los Estados Unidos por el Partido Republicano equipó a su aeronave personal  con cinturones de seguridad de oro y cortinas de seda. Qué otros detalles le agregó.

12 de Julio 2016

Donald Trump no quiso dar por sentada su victoria el próximo 8 de noviembre en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos y se aseguró de contar con un medio de transporte de tinte presidencial, gane o pierda en la batalla por ese cargo. Así, un artículo de El País adelantó que su avión privado ya ha recibido el nombre de Trump Force One, en alusión a las remodelaciones que sufrió para acercarse en calidad al Air Force One, el avión del presidente del país del Norte, hoy convertido en un fuerte que resiste hasta ataques nucleares.

Sin embargo, la publicación española distingue, en primer lugar, que el de Trump no ha sido más costoso que el avión presidencial de los Estados Unidos, ya que mientras que el Boeing 757-200 del empresario costó unos U$S 100 millones en 2009, la creación de los Air Force One (existen dos idénticos) le quitó a los fondos públicos estadounidenses unos U$S 330 millones por aeronave.

Del mismo modo, el costo de pasar una hora en el aire es abismalmente distinto para cada uno de los aviones: mientras que Trump debe pagar casi U$S 8 mil por 60 minutos de vuelo, al gobierno de los Estados Unidos le cuesta cerca de U$S 180 mil pasar ese mismo tiempo surcando los cielos, según recoge el diario español.

Si bien en velocidad, el Air Force One sigue ganando –aunque en esta variable por poco, ya que mientras este alcanza como máximo los 1.136 kilómetros por hora, el avión de Trump puede volar hasta a 1.062 kilómetros por hora–, el aspirante a ocupar la Casa Blanca cuenta con una aeronave mucho más lujosa que la del gobierno de los Estados Unidos. Cinturones de seguridad, grifos del baño y pomos de puertas de oro de 24 quilates se suman a las cortinas de seda, los muebles de madera de nogal y los motores de Rolls Royce que componen el medio de transporte aéreo del multimillonario.

En el resto del minucioso examen que El País hace de las dos naves, el Air Force One sigue ganando. Su capacidad de reposar en el aire y sus 70 metros de largo –que le brindan un espacio interior de 270 metros cuadrados hábiles divididos en tres niveles y la posibilidad de trasladar a 70 pasajeros– son cualidades que lo ubican por encima del “Trump Force One”, aunque esté último sí cuenta con algo que el avión presidencial no: asientos convertibles en camas con pantallas individuales.

Para terminar de remarcar la supremacía del avión que hoy usa Obama, el matutino europeo recuerda algunos de sus otros amenities: “un gimnasio, un hospital, dos cocinas equipadas para preparar 100 menús distintos, y un cableado de 238 kilómetros para mantener las 80 líneas telefónicas distintas que incluye”. El del empresario, por su parte, “sólo” cuenta con “un dormitorio principal, otro de invitados, una sala una sala de reuniones, un bar y una zona de esparcimiento que incluye una televisión de 52 pulgadas con las películas favoritas de Donald Trump”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas