Cómo conquistar lo que realmente deseamos
Lifestyle

Cómo conquistar lo que realmente deseamos

Los tres pasos más importantes para entrenar a tu mente y obtener lo que deseas. Por Nico Iglesias 22 de Noviembre 2016

Si prestás atención y leés con detenimiento lo que a continuación tengo para revelarte, esta sea tal vez la fórmula más simple y directa para conquistar lo que siempre has querido. Un “andamiaje” mental y práctico para lograr lo que sea en el campo de la vida que vos elijas. ¿Listos? Aquí vamos:

 

Tu estrategia:

Una viaja frase dice "El éxito deja huellas". Si querés conseguir algo en tu vida, cualquiera sea el ámbito, aprende a modelar a quienes ya han recorrido ese camino. Copiá a alguien que ya haya alcanzado aquello que deseas. Dedicate primero a encontrar una estrategia que sea correcta y que veas en la práctica que a otros les ha dado buen resultado.

La estrategia es algo así como el plan o la dieta si querés bajar de peso. No tenés que re-inventar la rueda. Simplemente aprender a copiarla lo mejor que puedas y en el proceso adicionarle tu personalidad. Las personas que logran lo que vos querés no han tenido suerte. Simplemente hacen algo diferente a lo que vos hacés. Ocupate en descubrir qué es y repetilo pero agregándole tu toque personal. Este enfoque y estrategia te ahorrará uno de las recursos más importantes de todos: tu tiempo.

Sin embargo, te invito a reflexionar hacia ¿dónde estás mirando hoy en día a la hora de buscar tus estrategias? ¿Podés ver a quienes procurás hoy para armar tu estrategia financiera, de trabajo, de deporte, de relación de pareja, etc.? Te repito: “El éxito deja huellas”. ¿Querés triunfar en algún área de tu vida? Ocupate en encontrar y seguir las huellas de aquellos que ya lo han logrado.

Tu historia:

Por más que tengas o hayas encontrado la mejor estrategia del mundo para alcanzar lo que deseas, de poco o de nada servirá si no comenzás a descubrir y cambiar cuáles son las historias limitantes que te contás a vos mismo. La historia limitante te imposibilita a creer que podrás encontrar la estrategia correcta o que podrás conseguir aquello que querés.

¿Has prestado atención que hay algunas personas a las que por más que se le ofrecen las respuestas, los caminos o los recursos para alcanzar aquello que desean, igualmente responden con argumentos tales como: “No va a funcionar” o “Esto no es para mi” o “Creo que va a ser muy difícil”, etc.? Las estrategias o la información correcta respecto a lo que deseas obtener no es tan difícil de conseguir. El punto en cuestión es considerar el “factor humano”. Dicen que el 80 por ciento del éxito es psicología, y el otro 20 por ciento es sólo la mecánica/técnica.

Es lo que sucede cuando tenés la estrategia, sentís que es el camino correcto y, sin embargo, no tomás acción. Eso se debe a que has desarrollado una historia que te contás a vos mismo y que te limita. ¿Qué te impide accionar?, ¿qué te impide alcanzar lo que querés? Una historia que probablemente te cuenta el “por qué” aquello que deseas hacer no va a funcionar. Entonces, es natural que con esa historia que te has creído no lo intentes, ¿cierto? ¿Por qué deberías tomar acción en la estrategia si de todos modos ya sabés que vas a fracasar?

Las personas que consiguen lo que desean en la vida es básicamente porque comienzan contándose otra historia. Se cuentan una historia que los empodera, que les dice a si mismos “yo puedo y yo lo conseguiré”. Todo tu mundo cambia cuando cambian tus historias. Divorciate de tu historia limitante y casate con tus historias enriquecedoras. No vas a poder creer de lo que mismo eres capaz.

Tu estado:

Tu estado se refiere al estado físico y químico en el que se encuentra tu organismo. Está científicamente comprobado que la manera en la que se encuentra tu cuerpo y tu biología modifica drásticamente el estado de tus pensamientos y emociones. Por lo tanto, será difícil cambiar tus historias limitantes si tu estado es malo. Por eso, la manera más rápida y eficaz de cambiar tu estado es cambiando tu fisiología. Podés cambiar la manera en la que piensas si cambiás la manera en la que te movés y respirás.

Pensá en una cosa: la palabra emoción viene del griego “emotio”, que significa “movimiento o impulso”, es decir, que tu emoción surge o se ve alterada a partir del movimiento. Podés cambiar tu mente y tus emociones dependiendo en la manera en la que hablás, caminás, te movés y usás tu cuerpo. Con un estado fuerte podrás crear una historia fuerte, una historia que te empodere.

Cuando cambiás tu estado y tu historia, comenzás automáticamente a desarrollar una estrategia correcta. Y ésta es precisamente la manera en la que construís un logro en tu vida. Un nuevo estado, una nueva historia, con una estrategia comprobada de éxito: game over. El deseo, la determinación, la fé y el coraje serán la gasolina que impulsen tus acciones.

Recuerda, todos obtenemos lo que toleramos. Dejá de tolerar las excusas y los argumentos de tus historias empobrecedores y limitantes. La próxima vez que encuentres una razón por la cual no debas hacer algo, ya sabés que debes responderle a esa historia: cambiá tu estado, cambiá tu estrategia, cambiá tu historia y conseguí lo que deseas en la vida.

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas