Cecilia Milone: “Estoy esperando las monedas de $ 100”
Lifestyle

Cecilia Milone: “Estoy esperando las monedas de $ 100”

Actriz y cantante, es la morocha argentina por excelencia: inteligente, desprejuiciada, seductora, audaz y pasional. Esperanzada por la gestión del papa Francisco, revela que educación, seguridad e inflación son los temas que más le preocupan en la década K.

Por Alejandra Canosa 19 de Diciembre 2013



Hora pico en la ciudad de Buenos Aires. “¡¡¡Estoy llegando!!! El taxi va a paso de tortuga pero estoy a cinco cuadras”, avisa Cecilia Milone por mensaje de texto. Cinco minutos después, asoma un taxi y ella baja radiante... Cargada de bolsas, celular en mano y cartera al hombro. “¡Holaaaaa! ¿Me ayudás? Parece que vengo del súper pero no, siempre voy cargada a todos lados”, comenta entre risas la actriz que ha sido partícipe del boom de los musicales en la Argentina, le ha cantado como solista al amor e incluso ha demostrado ser una comediante todoterreno junto a Guillermo Francella. “Siento pasión por mi trabajo. No hago nada que me haga sentir desdichada porque mi único objetivo es ser feliz. Si trabajás en una oficina, tu jefe a lo sumo te felicita, pero a mí me aplauden después de cada show”, define.

Ya de chiquita intuía que su meta era ser “artista de teatro. Mi vocación surgió cuando mi mamá me leía obritas en vez de cuentos infantiles. También las fiestas de mi infancia eran muy teatrales: mi abuela madrileña tocaba las castañuelas y cantaba canciones españolas”, evoca Milone, quien comenzó su carrera profesional en 1991, cuando fue elegida para interpretar a Mina Murray, protagonista femenina del musical Drácula en la versión de la prestigiosa dupla Cibrián-Mahler. En cada función, era ovacionada por 5 mil espectadores en el Luna Park. “Amo a Pepe y a Ángel, son maravillosos, tengo un vínculo tan carnal con ellos... Son los pioneros de la comedia musical en el país, además de ser bellísimas personas. Gracias a ellos, a los 7 meses del estreno tuve la posibilidad de recorrer todos los lugares de mi patria con la obra. ¡Y así descubrí que soy bicho de gira!”.

Milone invita a Clase Ejecutiva a presenciar un ensayo de Sorpresas, la comedia musical que debutará en el Atlas de Mar del Plata a mediados de diciembre. “Estoy fascinada porque, además de actuar, adapté las letras de las canciones”, acota respecto de la historia de un grupo de monjas que sobrevive a una intoxicación que causa la muerte de varias compañeras de claustro. Al darse cuenta de que no tienen dinero para pagarle el sepelio a todas, organizan un show para recaudar fondos... y enterrar a algunas. “Tenemos un elenco de lujo (Moria Casán, Carmen Barbieri, María Rosa Fugazot, Ivanna Rossi, Divina Gloria) y la obra es alegre y festiva. Te garantizo que salís feliz después de la función”. Si en el teatro se calza los hábitos, en la tele se divierte como una de las Malas muchachas, el ciclo de C5N que es la versión femenina de Buenos muchachos, donde Guillermo Cóppola, Alfio Basile, Cacho Castaña, Bambino Veira y Beto Casella no se privan de revelar anécdotas picantes de ayer y hoy.

MILONE 3Todoterreno. Actriz, cantante y "Mala muchacha", brilla en cada proyecto. Foto: Clase Ejecutiva.

En el rol que sea, Milone es la morocha argentina por excelencia. Inteligente, desprejuiciada, seductora, audaz y pasional, supo cautivar cantando Besos brujos. También es de esas mujeres que marcan territorio: si algún hombre avanza con algún comentario zafado, rápidamente contesta: “No te adelantés en el mostrador, mantené tu lugar de caballero”. Y es de las que salen airosas de declaraciones polémicas, como “yo no me enamoro de hombres casados: me enamoro de tipos infieles”. Ni siquiera le da pudor confesar que se ve bien porque prioriza cuidar el alma, “aunque sonaría más atractivo decir que estoy brutal a base de cremas y electrodos”.

¿Cree que a la sociedad le falta optimismo?
Hace tiempo que percibo tristeza en la gente. Hay momentos en que me siento muy feliz porque estoy desarrollando mi vocación o estoy acompañada por mis afectos pero, a la vez, hay una desilusión algo globalizada respecto de la vida. Me gustaría que tuviéramos un poco más de esperanza. Y creo que por eso fue tan fuerte lo que sucedió con el papa Francisco: el mundo entero esperaba a alguien que sorprendiera con un mensaje esperanzador... Y él cumplió ese sueño.

¿Cómo vivió los resultados de las elecciones legislativas?
Mirá, yo soy hija de la dictadura: tenía apenas 7 años cuando fue el golpe militar y lo que recuerdo no era democracia. Democracia era algo que me contaban mis padres y mis abuelos, por eso viví con alegría la actividad electoral, más allá de que el país pueda estar un poco dividido en este momento. Porque siempre estuvimos divididos por distintas circunstancias. Me hace feliz saber que llevamos 30 años en democracia.

¿Cuándo fue la última vez que optó por un medio de transporte público?
Confieso que tomo taxi desde la edad escolar. Me privaba de otras cosas pero, definitivamente, el taxi era –y sigue siendo– un aliado para mí. Ya entonces lo tomaba por cinco cuadras o por 10. No tenía padres potentados, pero lo que me daban para otros gastos, lo destinaba al taxi. He viajado mucho en subte y lo extraño, pero ya corroboraste que voy por la vida con muchas bolsas, la compu, y me da miedo ir tan apretada. No tanto porque me roben sino por la chance de perder cosas. Extraño ese vínculo cotidiano que tenía con el subte, ¡pero el taxi me puede!

¿Quién te parece más seductor en su discurso: Macri, Insaurralde, Massa o Scioli?
Cuando están en campaña me caen pésimo todos, me dan desconfianza. Tengo la misma sensación que cuando un hombre te quiere levantar y te dice que sí a todo, o cuando se rinde a tus pies porque estás en minifalda: ¡Sí, ya me di cuenta, es porque estoy en minifalda, pero no estás enamorado de mí, ¿ok? Igual, todos los que nombraste tienen personalidades atractivas. Pero mi manera de hacer patria es mi arte. Nunca fui militante porque considero que para dedicarse bien hay que tener tiempo y un conocimiento que yo no tengo. Lo que sí siento es que hay una nueva camada de políticos, caras nuevas que son necesarias, más allá de las cosas que nos fastidian de ellos. Porque todos mienten: a veces son mentiras piadosas, pero mienten.

¿Qué temas de la actualidad le preocupan?
¡La educación! Cuando yo era chica, la educación estatal tenía un prestigio que fue perdiendo con el tiempo. Me da pena escuchar a mis amigos que mandan a sus hijos a escuelas privadas.

¿Y la inseguridad?
La inseguridad es un tema de las grandes ciudades y fue creciendo mundialmente. A veces somos muy ombliguistas, más allá de que haya cosas que nos pasan puntualmente a nosotros. Pero el mundo se ha vuelto muy voraz y violento, en general. La tecnología facilitó muchas cosas: así como nosotros ponemos cámaras por todos lados para protegernos, ellos también lo hacen para espiarnos y buscar información.

Considerando los índices de inflación, ¿qué compra con $ 100 en el supermercado?
Nadaaaa. Bueno, un par de yogures. Te juro que me impresiona la inflación: estoy esperando que salgan las monedas de $ 100. Tengo el registro de cuando íbamos a comprar con ese billete y el comerciante te miraba con cara de disgusto, pidiéndote cambio. Hoy, vas a Palermo con esa plata y necesitás otros $ 100 para regresar a tu casa.

¿Qué balance hace de los 10 años de gobierno kirchnerista?
En general, tengo una mirada de la vida que es buscar, de lo peor, lo mejor. No quiero ser tibia, pero mi vocación de artista está apuntada a conmover a todo tipo de público, cualquiera sea el partido político, como un médico que tiene que salvar al ladrón y a su víctima. Entonces, resalto lo bueno de este Gobierno respecto de los que dicen que no se puede hablar, que están temerosos. Jorge Lanata sigue teniendo su programa en Canal 13. ¡Eso me parece rescatable! 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas