Así se viste Tevez, un pibe cool de barrio
Lifestyle

Así se viste Tevez, un pibe cool de barrio

Los contratos millonarios y las estadías en el Viejo Continente pulieron pero no cambiaron su estilo sport & casual. Ahora que parece haber dado con su look, la gran pregunta es si ya dejará de experimentar con su cabellera. Por Lorena Pérez 06 de Octubre 2015

 

“Cada vez estoy menos arrepentido de volver a mi país y al club que amo”, sentenció Carlos Tévez, desde su cuenta en Twitter, para transmitir la alegría que le genera el recibimiento de los hinchas de Boca, a 11 años de su partida del club de la Ribera. Pasó más de una década, pero El Apache no perdió –aunque ha confesado que la fama repentina en algún momento lo devoró– esa seña que lo caracteriza: su sentido de gratitud y su actitud de humildad.

Por eso, muchos lo comparan con Javier Mascherano, su compañero en la Selección Nacional y en el West Ham del Reino Unido: a diferencia de otras generaciones y perfiles de futbolistas –que hacen un culto de la exhibición del nuevo estatus económico del que gozan gracias a sus millonarios pases a equipos del exterior–, ellos encarnan valores más cercanos al sentir popular argentino, vinculados con la fidelidad a los orígenes expresados en el combo familia-barrio-camiseta.

Con 31 años, Carlitos lleva más de 15 como jugador profesional. Ídolo xeneize –allí jugó 110 partidos, hizo 38 goles y ganó 4 títulos–, luego itineró por el Corinthians (Brasil) para después cruzar el Atlántico. Fue fichado sucesivamente –siempre por cifras exorbitantes y con polémicas de por medio– por el West Ham, el Manchester United, el Manchester City y la Juventus.

En lo que él mismo denominó “el mejor momento” de su carrera, encaró el regreso a la Bombonera, que se concretó en julio pasado, cuando lució la 10 frente a 60 mil hinchas boquenses, Diego Maradona incluido, acompañado por sus hijos Florencia, Katie y Lito. Pronto demostró que sigue siendo potente, pícaro y carismático en el campo de juego. Y que, fuera de ese ámbito, también está a la altura del título del documental en su homenaje, Jugador del pueblo, que explora las razones de la idolatría que despierta en países culturalmente tan diferentes como la Argentina, Brasil, el Reino Unido e Italia.

Así, todavía están frescos los ecos de la tormenta mediática que desató cuando, entrevistado por Alejandro Fantino en Animales sueltos (América TV), soltó un brutalmente honesto: “En Formosa se cagan de hambre, loco. Y nuestro hotel parecía Las Vegas, con casino y todo”, para graficar el impacto que le produjo la visita a esa provincia con el resto del plantel para jugar frente a Banfield por la Copa Argentina.

Ser uno de los jugadores argentinos que más títulos ganó en su trayectoria y que más alto llevó su cotización no generó, sin embargo, cambios drásticos en su estilo, siempre orientado al sport & casual, siendo en realidad la evolución de su cabellera el dato que oficia como punto de referencia para el análisis de su look. Gorritos de lana, indumentaria deportiva de corte urbano, jeans para ocasiones más formales y zapatillas dominan el repertorio del joven futbolista, en pareja con Vanesa Mansilla, su novia de toda la vida. Así, Tévez encarna el concepto de moderno & barrial, elevando el estándar de ‘los pibes’ de la esquina con detalles hipster –como su marcada predilección por las pashminas– que lo hacen lucir canchero y cosmopolita.

En términos de imagen publicitaria, El Apache también marca la diferencia. Mientras Lionel Messi es elegido para promocionar todo tipo de productos, llegando incluso a la despersonalización y siendo más bien un emblema del talento como único motivo que lo lleva a ponerle la cara indistintamente a zapatos, ropa interior o una prepaga, Carlitos es el protagonista de campañas que apelan a su encanto y esencia como premisa. Desde la tarjeta de crédito que provocaba señalando “Que el mejor jugador del fútbol brasileño sea argentino, no tiene precio” –cuando jugaba en el Corinthians– a la publicidad que lo reivindicaba bajo el lema “Polenta para alentar todos juntos”, justo cuando el DT Alejandro Sabella lo había dejado afuera del Mundial de Brasil 2014. Sencillo y popular, Carlitos tiene una magia que contagia.


ACIERTO. Apuesta por la indumentaria deportiva, un código de estilo en el que luce cómodo y auténtico (a diferencia de lo que ocurría cuando lo vestía la marca italiana Trussardi). Entendió que, para ser moderno no hace falta cambiar el estilo, sino pulirlo.

DESACIERTO. ¡Los cortes de pelo! Si el cabello no está en sintonía con el carisma y el outfit, juega muy en contra. Experimentó con todos los números de la maquinita, fue y vino en largo y color... Su actual look es el más favorecedor para su edad y rasgos.

SUGERENCIAS. Si bien los ítems sport lo definen como una persona activa, debería correrse del péndulo entre el efecto bolsa y el matiz chupín de los pantalones que elige. Más entallados y rectos potenciarían la silueta fibrosa que exhibe en la cancha.

 

*La autora es la creadora de BlocdeModa.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas