Araceli González, abraza las tendencias y también las marca
Lifestyle

Araceli González, abraza las tendencias y también las marca

Pertenece a la generación de modelos que demostró su capacidad para reinventarse como actrices, conductoras y empresarias. Si bien no duda en abrazar las tendencias, mantiene ese carisma amigable de muchacha de barrio.

Por Lorena Pérez 07 de Marzo 2016

En su regreso a la pantalla chica, Araceli González protagoniza, en El Trece, uno de los culebrones del prime time del verano. Los ricos no piden permiso replica esas historias en las cuales chocan las clases sociales y se mezclan –íntimamente– los prototipos de buenos y malos. Allí, la actriz y exmodelo compone, cada noche, a una maestra que, escapando de una pareja violenta, se involucra sentimentalmente con el capataz de una estancia y también con un rico heredero.

A tono con los códigos costumbristas de las tiras de Pol-Ka, su vestuario no es rutilante, si bien resulta continuador de la esencia práctica que es la seña de identidad de la única de las supermodelos del staff noventoso de Pancho Dotto que logró la masividad, al punto que le basta ser mencionada por su solo nombre de pila.

Fue la marca de jeans By Deep la que, un cuarto de siglo atrás, la llevó al estrellato, al potenciar un rasgo que, por entonces, era sinónimo de belleza aspiracional lejana (y angelical) para las argentinas: el pelo corto. Hecha la publicidad, llegó la televisión, con La banda del Golden Rocket (1990-1993), un suceso de rating que, además, dio lugar a que fuera noticia también por su vida privada. Porque Araceli comenzó a decorar las páginas de las revistas del corazón debido a su romance con Adrián Suar –padre de su hijo Tomás, fueron pareja hasta 2002–, justo cuando comenzaba a convertirse en el nuevo zar de la ficción televisiva en la Argentina. Fue en 1994 cuando llegó su consagración como actriz en Nano, una telenovela que protagonizó junto a Gustavo Bermúdez y donde tenía el rol de una sordomuda. Superado ese desafío de interpretación, se convirtió en una de las figuras más queridas del público.

Su camino siguió en ascenso sostenido y diversificado: Sheik, Carola Casini, Provócame, Amas de casa desesperadas, Mujeres asesinas y Guapas, en tevé; Closer, Y las sirenas cantarán y Cuando Harry conoció a Sally, en teatro; Alma mía y Un día en el paraíso, en cine; Ada, el jardín y los miedos, en la industria editorial.

Modelo para armar

En la evolución del estilo de Araceli González se mantiene su esencia de ‘piba de barrio’, familiera, emprendedora y con tanto en común con ‘la mujer de su casa’, a pesar de ser dueña de una belleza –cotizadísima– que sale de la media. Guillermo Aloe, presidente de By Deep, la recuerda “igual a como se ve su hija, Florencia Torrente, actualmente”. No duda, además, en definirla como sencilla. Y evoca que, por ejemplo, no tenía problema para tirarse al piso y calzarse uno de aquellos modelos de tejido rígido de la época.

Desde sus inicios, la capacidad de reinvención casi infinita que se percibió en ella quedó evidenciada en sus largos de cabellera. Pero, también, en su olfato para generar emprendimientos que acompañasen su posicionamiento como actriz. Primero fue su marca de indumentaria By Araceli Jeans, que luego diversificó para explorar rubros afines, como lentes de sol y fragancias. Cabe recordar que, en ocasión del lanzamiento de Sucrerie, posó junto a Rosita, su mamá, y a su hija, pues la línea de agua de flores de esa saga perfumera representaba a su familia.

Su sensualidad provocativa pero amigable le valió integrar el dream team de modelos de la brand lencera Caro Cuore, junto a otros íconos del momento, como Elizabeth Márquez, Bárbara Durand y Raquel Mancini. Más tarde, su figura armónica fue fichada para lucir las líneas de ropa interior de Selú, que incluso creó un portfolio especialmente en su honor (Ara Intimates), que actualmente se comercializa en el mercado local.

Encantadora, es tan creíble en las alfombras rojas vernáculas –donde siempre se destaca como una de las mejor lookeadas, con Ménage A Trois, Javier Saich (el diseñador que confeccionó su vestido nupcial) y Jorge Ibañez entre las etiquetas elegidas– como cuando tiene que interpretar un papel alejado de su physique du role, sea piloto de automovilismo, asesina serial o repostera. E incluso cuando se animó a exponer su cotidianeidad en Novia a los 40, el reality show de FoxLife que retrató los preparativos de su boda con Fabián Mazzei, su compañero desde 2008. Como sea, sabe combinar su belleza contundente con sus elecciones indumentarias, propias de la mujer moderna al natural. Con todo, sigue siendo su cabellera un claim codiciado por las marcas de beauty. Eso la llevó a ser elegida embajadora de L’Oreal, tanto para su línea de tintes como para su gama de productos capilares antiage. Porque esta morocha de 48 años, que nunca se deslumbró con la fama, supo sacar de la notoriedad el potencial para mostrarse como mucho más que “la chica de pelo corto”. Así, de modelo publicitaria a paradigma de actriz versátil, Araceli le da sustancia al concepto de mujer real.

SUGERENCIA. Con más de 294 mil seguidores, es una de las celebs locales más populares en Instagram. Si bien es válido que vía esa red social potencie sus diferentes facetas (actriz, empresaria, conductora), a veces expone más de lo que una “diva del pueblo” debería mostrar para mantener su carisma de cercanía.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

3 Comentarios

ANDRES KUSZNIR Reportar Responder

Y si sale mal ... ¡ no pasa nada ! ... si igual la guita sobra ...

ANDRES KUSZNIR Reportar Responder

Hablemos claro...CUALQUIERA "emprende" o se "reinventa" con los Mérito, esfuerzo, creatividad, sacrificios, riesgos...CASI NULOS.

ANDRES KUSZNIR Reportar Responder

Hablemos claro...CUALQUIERA "emprende" o se "reinventa" con los millones del divorcio de Suar u otras situaciones análogas ...

Videos

Notas Relacionadas