Si blanqueo y pago lo que corresponde, ¿en qué la invierto?
Inversiones

Si blanqueo y pago lo que corresponde, ¿en qué la invierto?

Por Nery Persichini* 11 de Agosto 2016

Las personas que están analizando el blanqueo no están pensando en si exteriorizan o no. La decisión de blanquear está tomada. Las medidas conjuntas de 92 “AFIPs” del mundo los obligan a sincerar su patrimonio.

Entonces, todos los análisis en danza apuntan a elegir las mejores inversiones para recuperar el tributo pagado de la mejor manera posible —según objetivos y perfil de riesgo de cada uno—.

Ahora bien, dentro del abanico de opciones financieras que encontramos en Argentina se destacan dos alternativas: bonos largos y acciones de sectores clave.

Bonos largos

Por el lado de los títulos, los retornos más “jugosos” están en el tramo largo de la curva en dólares. Esto ocurre porque los bonos de mayor duration tienen mayores riesgos asociados.

Hay que tener presente que en los horizontes extendidos anidan los siguientes riesgos:

- Riesgo de tasa de interés (posibilidad de lograr ganancias o pérdidas de capital)

- Riesgo de reinversión (no encontrar la misma tasa para reinvertir los cupones)

- Riesgo de crédito o de default

- Riesgo de inflación (si el costo de vida sube más que la suma de la tasa más devaluación)

- Riesgo político o legal (cambio de reglas del juego)

Esta batería de riesgos tiene como contrapartida elevados retornos en dólares.

Un inversor argentino minorista podría invertir en títulos largos como el Discount en dólares Ley Argentina (DICA) que vence en 2033 y tiene una yield-to-maturity o TIR de 6,7%. También podría considerar el Par en dólares Ley Argentina (PARA) con vencimiento en 2038 que rinde 6,8% anual.

Si hablamos de un inversor con un capital elevado, se podría abrir el juego a los nuevos bonos soberanos emitidos para pagarle a los holdouts, que tienen una ficha mínima de US$ 150.000. Dentro de este grupo, lo más destacado (y riesgoso) es el Bonar 2046 (AA46). Emitido bajo Ley Nueva York, el AA46 tiene un plazo a 30 años con una TIR 6,8% anual.  

Acciones de sectores clave

Por el lado del equity, todo inversor debería tener en el radar los papeles con mayor potencial a futuro en Argentina.

Acciones ligadas a la construcción y al real estate presentan un horizonte promisorio en el marco de un viento de cola que sopla desde ambos frentes público y privado. El plan de infraestructura con el que el gobierno quiere adelantar la reactivación del famoso “segundo semestre” es un poderoso driver que se complementa con el derrame que generaría el blanqueo de capitales —especialmente en el rubro inmobiliario—.

En este contexto, se recomienda tener en cartera acciones de empresas como IRSA (IRSA), Caputo (CAPU), Dycasa (DYCA), Holcim (JMIN), Consultatio (CTIO) y TGLT (TGLT).

Por otra parte, la quita de retenciones y la unificación del tipo de cambio le dieron un impulso a los incentivos de inversión en el sector agropecuario. Agrometal (AGRO), una de las empresas más importantes en cuanto a fabricación de maquinaria agrícola, es una buena apuesta confiando en la prosperidad del sector.

Cresud (CRES) y San Miguel (SAMI), flamantes incorporaciones del índice Merval en julio, son otras dos acciones del “campo” que pisan fuerte. Cresud es un conglomerado de negocios diversificados. El factor “agro” es importante porque CRES es broker inmobiliario de campos en Argentina, Paraguay y Brasil. Además, la compañía es productora de alimentos y tiene participación controlante en IRSA (IRSA) y Banco Hipotecario (BHIP).

Por su parte, SAMI es la principal exportadora de limones del planeta y es una firma líder en el hemisferio sur del mercado mundial de cítricos. Tiene presencia en Argentina, Uruguay y Sudáfrica. Pero también está barajando ambiciosos planes expansión en otros países para atender la demanda de Europa y Asia. Además, las ventas de San Miguel tendrían un espaldarazo en 2017 porque Argentina podría colocar limones en Estados Unidos, tras una ausencia de 16 años.

En paralelo, hay acciones que quedaron muy rezagadas respecto de sus pares que pueden representar compras de oportunidad. Por citar dos casos, Aluar (ALUA) y Siderar (ERAR) son firmas castigadas en el último tiempo en el marco de una anémica coyuntura local y regional —en concreto, Brasil—.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas