Qué inversiones seguir de cerca durante la segunda quincena de marzo
Inversiones

Qué inversiones seguir de cerca durante la segunda quincena de marzo

15 de Marzo 2017

Apertura.com acerca en exclusiva el informe bimensual de PUENTE para conocer los activos que tienen que seguir de cerca los inversores dependiendo de dos tipos de perfil: conversador y agresivo. En este caso, la segunda parte del informe que inició con esta primera entrega.

Haciendo un pequeño repaso de los acontecimientos de las últimas dos semanas, la semana pasada se publicó el dato de inflación de febrero de 2,5% (m/m), que refleja una aceleración respecto al dato de 1,3% (m/m) de enero. En medio de negociaciones de paritarias, el Gobierno reaccionó posponiendo parcialmente los aumentos que tenía previstos realizar durante el resto del año. Por su parte, el Banco Central está llevando adelante una política que promueve anclar expectativas inflacionarias a través del tipo de cambio sin comprometer el ritmo de la reactivación económica, con el costo de contar con una moneda apreciada en términos reales.

Desde el lado de los flujos, esperamos presión sobre la moneda en el segundo semestre del año, una vez que desaparezca la oferta de dólares por la liquidación de cosecha y los fondos provenientes del sinceramiento. Sin embargo, la incertidumbre frente al proceso electoral y las valuaciones altas de los títulos en pesos podrían anticipar una corrección en el tipo de cambio en un horizonte más cercano, a medida que los inversores comiencen a anticipar el cambio en los flujos.

En este contexto, comienzan a presentarse oportunidades para que los inversores que poseen sus carteras muy pesificadas empiecen a incorporar gradualmente activos en dólares.

En el caso de inversores conservadores que busquen mantener poder adquisitivo en dólares, se propone un posicionamiento que incluya 10% de la cartera en títulos en pesos, 75% en títulos en dólares y 15% en acciones. Para un inversor con perfil más agresivo, 25% de títulos en pesos,  50% de títulos en dólares y 25% en acciones luce más adecuado.

Dentro de los activos en pesos, las Lebacs de 35 días se presentan como el activo más atractivo para un inversor conservador entre los títulos en pesos, ofreciendo un rendimiento de 22,25% que más que compensa la depreciación esperada.

Con la convergencia entre la tasa Badlar y el rendimiento de las Lebacs, los activos a tasa Badlar también resultan atractivos. Sin embargo, los bonos soberanos presentan valuaciones elevadas, ofreciendo tasas menores a la tasa Badlar. En este contexto, las emisiones de letras provinciales con spreads de 200 a 300 pb resultan muy interesantes para aquel inversor que desee un obtener un mayor rendimiento. Para un inversor agresivo, luce adecuado asignar un 10% a Lebacs, un 10% a letras provinciales y un 5% a bonos de tasa fija.

Al momento de seleccionar los bonos en dólares, no sólo debemos considerar las perspectivas económicas locales sino también el contexto internacional. Nos enfrentamos a un período donde la Reserva Federal está llevando a cabo un ciclo de suba de la tasa. A su vez, la incertidumbre desde el plano político internacional por el avance de un mayor proteccionismo y sentimiento nacionalista en los países desarrollados, coloca presión sobre los bonos de los países emergentes. En este contexto, no encontramos atractivo en bonos de plazos mayores a 5-6 años, siendo más atractivo buscar rendimiento a través de riesgo de crédito en bonos corporativos.

Para inversores conservadores las Letras del Tesoro (Letes) y bonos dólar link representan una buena forma de estar dolarizados y a la vez generar intereses, sin asumir demasiado riesgo, debido a su corta duración. Alternativamente un bono soberano con vencimiento a 2021 o 2022 podría ofrecer algo adicional de retorno, también con riesgo acotado. Asignamos un 40% de la cartera a esta clase de activos. Para completar la cartera conservadora se sugiere un 20% en emisiones provinciales, que ofrecen rendimientos superiores a los soberanos más que compensados por el riesgo de crédito de las provincias, siendo las emisiones de CABA, Provincia de Buenos Aires y Córdoba las adecuadas para este perfil de crédito. Destinamos 15% a emisiones corporativas, entre las que destacamos YPF, IRSA Propiedades Comerciales, Banco Macro y Petrobras Argentina.

Para inversores más agresivos, asignamos un 10% a Letes y dólar link para contar con flexibilidad para tomar posiciones en pesos cuando el tipo de cambio vuelva a resultar atractivo para ello. Otro 10% se asigna a bonos soberanos del tramo medio de la curva, resaltando los títulos Argentina 22 (A2E2) y Argentina 27 (A2E7). Destinamos un 15% a emisiones provinciales con mayores rendimientos, resultan atractivos para este perfil de riesgo las emisiones de Salta, Chaco y Entre Ríos. Por último, un 15% en las emisiones corporativas anteriormente mencionadas.

Dentro de la renta variable, favorecemos los sectores vinculados al ciclo económico, entre los que destacamos bancos y consumo. Dentro del primer grupo, nuestra principal elección es Banco Francés por la solidez de su balance y la reciente caída en su valuación, aunque los otros bancos también resultan atractivos, ante una expectativa de crecimiento del crédito de la mano de la reactivación económica. En el sector de consumo, IRSA es nuestra principal elección por la calidad de sus activos, perspectivas positivas y una valuación atractiva. El sector de petróleo y gas luce correctamente valuado pero con perspectivas positivas en el mediano plazo.

[Ud. puede recibir las recomendaciones de PUENTE todos los días, ingresando aquí]

 


¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas