Por qué conviene seguir invirtiendo en Lebac
Inversiones

Por qué conviene seguir invirtiendo en Lebac

La dificultad que enfrenta el Gobierno para bajar la inflación alienta el posicionamiento de los inversores en los títulos a 28 días. Y el impuesto a la renta financiera no cambiaría esa estrategia. Qué hay que tener en cuenta. Por Santiago Lilo 11 de Diciembre 2017

Los players de la City ya tienen la maniobra aceitada: cuando los precios en la economía vuelven a encenderse, mudan su dinero, automáticamente, a las letras de plazo más cortas que emite el Banco Central (BCRA). Y, dada la dificultad que enfrenta la autoridad monetaria para encuadrar el índice de precios en los niveles deseados, ese comportamiento continuará a lo largo del año próximo, prevén los expertos. En consecuencia, la “lebacmanía” seguirá liderando las estrategias de inversión, aun con el ruido que genera el previsto impuesto a la renta financiera para personas físicas.
Cuando el Indec marcó un 1,9 por ciento de inflación en septiembre, la demanda por las Lebac a 28 días aumentó, en la licitación de octubre, un 8 por ciento con respecto a la ronda anterior. En esa misma colocación, los pesos pesados del mercado financiero dieron una señal clara al resto de los inversores: el 54 por ciento de los montos en juego fue a la Lebac de menor plazo de vencimiento. 
Los movimientos en el mercado financiero anticipan lo que podría suceder, más tarde, en la economía real. Y, en este caso, el renovado furor por las letras cortas podría adelantarse a una nueva ola de aumentos de precios. “La demanda va al tramo más corto porque ve un riesgo de reinversión acotado dado las dificultades que presenta el BCRA para bajar la inflación”, explica Federico Furiase, director de Eco Go (ex Estudio Bein & Asociados). En otras palabras, cuando hay expectativas inflacionarias, los jugadores prefieren refugiar los montos en activos de corto plazo, con bajo riesgo y que den retornos reales positivos (por encima del aumento de precios). Y, no de casualidad, el tramo corto de las Lebac ofrece estas tres garantías: con una tasa del 26,5 por ciento anual a 28 días, Federico Sturzenegger, presidente del BCRA, se asegura que los inversores compren las letras en vez de dólares y, así, le pone un ancla a la histórica presión del tipo de cambio.  
Uno de los argumentos que respalda una aceleración de la inflación en los próximos meses es la reciente suba del 10 y 12 por ciento que tuvieron las naftas y el gasoil, respectivamente, y que podría trasladarse a los costos logísticos de una gran cantidad de bienes y servicios del mercado. Sin embargo, Furiase destaca otros drivers que avalan la predicción: “La suba de tarifas pendientes [en diciembre], la estabilidad del dólar y las negociones paritarias afectan la ecuación de costos y las expectativas de inflación”. Y agrega: “Con un nuevo cuadro tarifario y el mayor crecimiento (de la economía), dando margen a las empresas para subir los precios, la inflación de los próximos meses va a estar arriba del objetivo de 1 por ciento mensual”. 
Miguel Zielonka, director de Econviews, hace algunas precisiones de los bienes y servicios que se verían afectados. “El grupo de servicios regulados depende de la trayectoria del aumento de las tarifas que se vayan aprobando en audiencias públicas. Mientras que, en el caso del precio de los servicios no regulados, el principal factor a monitorear son las paritarias ya que suelen ser actividades intensivas en salario”, detalla el economista. En la misma línea, Alberto Inga, CIO de Megainver, afirma que “de los factores macro, posiblemente el tema de las tarifas sea uno de los que habría que seguir más de cerca dado su vínculo directo con la inflación”. 
Los pronósticos de los tres especialistas son avalados por el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del BCRA. Según el informe de septiembre (último disponible antes del cierre de esta edición), los principales analistas económicos esperan, entre noviembre y marzo, una inflación mensual que promedia el 1,4 por ciento. Para todo 2018, las consultoras privadas ubican a la inflación proyectada por encima del 15 por ciento, frente al 8/12 por ciento del BCRA. En octubre, el dato del Indec arrojó una inflación del 1,9 por ciento. 
Ante este panorama inflacionario, los especialistas coinciden en que el instrumento que licita todos los meses el ente monetario está volviendo a atraer a los inversores, tanto mayoristas como minoristas. 

Sin caída de tasa
Sturzenegger lo repite en cada ocasión que se le presenta: hasta que la inflación núcleo –aquella que no tiene en cuenta productos y servicios cuyos precios varían según la época del año–  no retroceda, el Banco Central va a sostener el sesgo contractivo en la política monetaria. Esto significa que las tasas de los instrumentos que emite el BCRA se mantendrán por encima del aumento de precios y, con expectativas de inflación, las Lebac se vuelven una oportunidad de inversión atractiva. 
“No veo margen para que el BCRA baje las tasas dado la suba de tarifas pendientes y las negociaciones paritarias que se avecinan, por lo cual veo atractivo el tramo más corto de la curva”, comenta Furiase. Es que, para el economista, si el organismo reduce los rendimientos, desalentaría al objetivo de anclar a la inflación núcleo en el orden del 1 por ciento mensual. El último dato de este indicador dio, en septiembre, un 1,6 por ciento.
Para Zielonka, las ventajas de apostar por las Lebac cortas cuando existe incertidumbre en las proyecciones de precios y, por lo tanto, en los retornos, es que “permite reinvertir al vencimiento en las mejores condiciones y llevarse algo de mayor rendimiento”. Es decir, obtener ganancias que le ganen a la suba de precios y, además, tener la opción de renovar en el corto plazo con las mediciones del Indec al día y con mayor certidumbre. Inga, de Megainver, coincide: “En el contexto actual, el primer tramo de la curva con vencimiento en diciembre, enero y febrero es el más atractivo si se tiene en cuenta el carry trade de tasas”.
No obstante, al cierre de esta edición, el Ministerio de Hacienda presentó su proyecto de reforma tributaria que incluye una alícuota del 5 por ciento que se aplicará a las personas físicas que perciban una ganancia mayor a los $ 52.000 anuales por activos en pesos e incluye, entre otros, a las Lebac. Ante este ruido, Furiase recomienda, esta vez con mayor énfasis, que el inversor mantenga su posición en el tramo corto de la curva. “Es posible que el impuesto genere presión sobre el tipo de cambio en el corto plazo, pero me sigue gustando el carry trade con las Lebac a 28 días”, dice el economista. 
La explicación es conocida. El impuesto a las letras y plazos fijos generaría incentivos a que los inversores fuguen sus montos hacia el dólar. Con esta presión cambiaria, Sturzenegger tendría otro fundamental a su favor para no reducir las tasas de interés de la política monetaria ni las de las Lebac. “Junto con el impacto de la corrección de tarifas, el BCRA no tendrá margen para relajar el sesgo contractivo y el carry trade en el tramo corto de las Lebac sería una oportunidad atractiva”, confirma Furiase. Además, aclara, otro argumento a favor de las Lebac es que la aplicación del impuesto no afectaría significativamente los retornos reales. De hecho, una letra que rinde hoy 27 por ciento pasará a rendir un 25,65 por ciento, contra una inflación proyectada del 23 por ciento para este año. 
En la actualidad, existen dos vías para el inversor que quiere comprar Lebac y, cada una de ellas, ofrece retornos diferentes. El mercado primario es el canal oficial, en el cual el BCRA licita las letras una vez por mes. En la ronda de octubre, las tasas de corte se ubicaron en 26,50; 26,84; 27, 27,3; 27,35 y 27,35 por ciento para los plazos de 28, 63, 91, 154, 210 y 273 días, respectivamente. 
Asimismo, este año muchos inversores mayoristas y minoristas empezaron a operar en el mercado secundario de Lebac. En esta plaza, se maneja mayor cantidad de volumen de transacciones y montos negociados y se puede acceder sin necesidad de recurrir a las licitaciones mensuales que realiza la autoridad monetaria. En este mercado, el juego de oferta y demanda posiciona a las tasas de los diferentes plazos algunos puntos porcentuales por encima que en el primario y, por lo tanto, es utilizado por el BCRA para descomprimir el abultado stock de deuda que viene acumulando en cada licitación. Es así que, para los mismos plazos de 28, 63, 91, 154, 210 y 273 días, las tasas de las letras se encuentran en 27,45; 27,75; 27,5; 27,75; 27,95 y 27,75 por ciento, respectivamente, según los cálculos de MB Inversiones, al 25 de octubre. 
Desde MB Inversiones resaltan que el mercado secundario no solo se presenta como una oportunidad para obtener mayores retornos, sino que, además, los rendimientos de las letras encontrados en esta plaza anticipan a lo que podría suceder en la próxima licitación de Lebac. 
Ante un escenario de alta inflación en los próximos meses, queda por definir cuál es el beneficio que se obtiene al apostar por los tramos más largos de la curva. En este sentido, para el consultor financiero Matías Daghero, “la normalización de la curva de Lebac genera incentivos para estirar plazos”. Y agrega: “Si bien el BCRA podría meter un volantazo y subir las tasas (algo que ha hecho en el pasado) si la inflación tiene un rebote, no es el escenario de mayor probabilidad, por lo que licitar continuamente al plazo más corto puede significar para el inversor perderse la oportunidad de dejar una tasa elevada por más tiempo”. Por este motivo, las letras que vencen en abril son las más atractivas para el especialista por la relación tasa-plazo. En este tramo es donde el BCRA se juega su credibilidad: si las personas confían en su capacidad para reducir la inflación apostarán por los plazos más largos.
 

La versión original de este artículo fue publicada en la edición 287 de Revista Apertura. Enterate cómo conseguirla acá.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

Marcelo Ferlez Reportar Responder

SE VIENE UN PLAN BONEX PARA LAS LEBACS.SON IMPAGABLES Y SI LAS PAGAN, HIPERINFLACION Y DOLAR A $ 100

serviempresas2010 Carlos Reportar

Calma Marcelo........no siembre vientos fuertes para asustar al ciudadano.......... Si tiene datos muy precisos, por favor difúndalos, de los contrario no pregone infundios !

Videos

Notas Relacionadas