Las acciones escondidas que prometen alzas
Inversiones

Las acciones escondidas que prometen alzas

Por Santiago Lilo 17 de Octubre 2016

Más allá de los vaivenes temporales, en el largo plazo, el Mercado de Valores (MerVal) suele mostrar, en menor escala, números azules.

Según cálculos privados, el índice crece, cada año, a un ritmo del 60 por ciento en pesos. Aunque la evolución desaceleró en los últimos años: pasó de una variación del 90 por ciento en 2013 a una del 35, en 2015. De todos modos, en ocho meses de 2016, el MerVal había acumulado una suba del 37 por ciento con respecto a 2015 y el mercado prevé que, al índice, todavía, le queda recorrido para alcanzar su techo este año.

Además, el Instituto Argentino de Mercado de Capitales (IAMC) confirmó el ascenso de siete nuevas acciones al índice MerVal. Son: la agropecuaria Agrometal, la química Carboclor, la energética Central Costanera, la foresto-industrial Celulosa Argentina, Petrolera del Conosur, Telecom Argentina y la eléctrica Transener. Con estas incorporaciones, el panel pasa a tener un total de 22 players, su mayor registro en ocho años.

Los papeles que prometen

Entre las candidatas al ascenso, Juan Battaglia, economista Jefe de Cucchiara y Cía., apostaría por Telecom. “Muchas acciones que entran al MerVal son por condiciones de mercado excepcionales y pasajeras. Pero Telecom, por el tipo de servicio que brinda, tiene un nicho de mercado muy rentable, poco volátil y con una demanda que no está tan sujeta a lo que ocurra con la inflación y otras variables”, asegura el analista, y resume: “Como el cable y la telefonía no suelen tener altibajos, la empresa mantendría balances estables”.

Por otro lado, Augusto Posleman, director de Portfolio Personal, afirma: “Todas las acciones que suben al MerVal, siempre, tienen un crecimiento abrupto en los primeros meses porque hay muchos fondos que replican al índice”. Y añade: “Entonces, sólo por estos fondos que replican al índice de forma pasiva, las acciones incorporadas tienen asegurado, por definición, una suba de sus volúmenes y eso las vuelve atractivas”.

Este fue el caso de Cresud, que entró al índice en julio y, ese mes, tuvo un repunte de más del 20 por ciento en su cotización. Así, su precio pasó de $ 18 a $ 25 en tres semanas, aunque, luego, tuvo una leve caída. En su segundo mes dentro de la categoría, la variación de la acción desaceleró abruptamente, en un 2 por ciento. En cambio, la acción de San Miguel, en su debut, en julio, tuvo una suba del 18 por ciento y se mantuvo en ese orden en agosto.

En el mediano plazo, no obstante, Posleman apuntaría a los candidatos que representan al agro y al negocio energético. “Creo que, para proyectar rendimientos, hay que elegir sectores y no tanto papeles. Es por esto que, debido a la política económica que lleva a cabo el Gobierno, las energéticas, el agro y los bancos se verán beneficiados”, dice.

Entre estos rubros, el candidato que lleva la posta del campo es Agrometal, fabricante de maquinaria agrícola. Luego de la quita de las retenciones, el papel de la firma dio utilidades en el primer semestre por $ 4,8 millones y, de mantener el ritmo, la relación precio y ganancia podría alcanzar alrededor de las 12 veces.

Para Semeniuk, la clave se encuentra en invertir en las empresas ligadas a los servicios públicos, como Transener y Edenor, debido al congelamiento de precios que decidió el Poder Judicial recientemente. “Estas acciones ya habían tenido una fuerte capitalización cuando se especulaba con la corrección tarifaria”, argumenta. El rendimiento de ambas se mantuvo en los últimos meses.

Dentro de las acciones que seguirán escondidas en los últimos tres meses, Battaglia no descarta incluir en la cartera a Longvie, Ferrum y Grimoldi. “Son empresas con resultados netos positivos, márgenes crecientes (las ventas suben en mayor proporción que los costos) y están desendeudadas”, indica. “Si la macro acompaña y la apertura de las importaciones no tiene un efecto contractivo, son empresas sólidas y con price earnings atractivos”, destaca.

Durante 2015, Grimoldi tuvo un rendimiento estable con acciones que cotizaban en el orden de los $ 24 pero, a partir de junio de este año, su valor creció en forma escalonada y, a fines de agosto, tocó un máximo de $ 58. De igual forma, el precio de Ferrum tuvo un punto de inflexión a inicios de julio y, tras seis meses de cotizar en $ 7, el papel pasó a valer casi $ 13 a fin de ese mes. Es decir, pegó un salto de 85 por ciento en 30 días y, según Battaglia, existen fundamentos para que siga aumentando.

Con vistas a 2017, Posleman asegura que el sector de la construcción le queda mucho recorrido por delante debido a las bajas significativas que tuvo a lo largo del año. Y, con la posible recuperación de la actividad, poner fichas en acciones como las de la cementera Juan Minetti es una jugada interesante.

De hecho, el precio del activo subió progresivamente desde octubre de 2015. En ese momento, costaba $ 9, aunque, para marzo de este año, ya había alzado los $ 18. Entre mayo y julio, Juan Minetti acaparó la atención de los brokers con trepadas consecutivas del 6, 7 y 21 por ciento en su cotización. De este modo, perforó el piso de los $ 24 y se mantuvo en $ 26 hasta septiembre. Esto significó una suba de casi 200 por ciento en menos de un año.

Si bien el riesgo es parte del juego en materia de inversiones, algunos analistas aconsejan tener cierta cautela a la hora de apostar por activos que compiten detrás de la vidriera de los líderes. La razón es sencilla: estas acciones son las que, generalmente, tienen menos liquidez y mayor volatilidad.

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

Juan Eugenio Dechecco Reportar Responder

Los arboles no crecen hasta el cielo,Merval maximo historico en pesos y dolares,creo q hay q andar con cuidado.Ojo cuando sale la noticia en primer pagina,entran lis q no saben nada

Gus Perez Vullich Reportar

Apostar por las líderes y unas fichitaa corto plazo para las dellamadas otro lado de la vitrina

Videos

Notas Relacionadas