La historia de los hermanos que emprendieron juntos (y no se pelean)
Inversiones

La historia de los hermanos que emprendieron juntos (y no se pelean)

Fabrican juegos de mesa y, hasta el momento, vendieron más de 120 mil unidades. Los dibujos de Liniers, el puntapié inicial.  Por Joaquín Garau 13 de Agosto 2015

 

Hay hermanos que no se hablan. Ya sea por problemas familiares, dinero, celos o porque sí, los hermanos sean unidos, a veces, no es la ley primera. Pero este caso es diferente: hermanos que se unieron y emprendieron en un negocio común. 

Candelaria (foto, a la izquierda) y Agustín Mantilla (foto, a la derecha), además de hermanos, son los creadores de Maldón, un emprendimiento que fabrica juegos de mesa y que, desde 2008 hasta ahora, vendieron más de 120 mil juegos. 

“El proyecto no empezó como un negocio. Somos cinco hermanos y somos fanáticos de los juegos de mesa. Y un día por falta de oferta nos pareció bueno hacer uno”, explicó Candelaria Mantilla en diálogo con Apertura.com. La idea de fondo fue: ya que no vamos a recuperar la inversión, hagamos el mejor juego de mesa del mundo. Así nació El Erudito, un juego de preguntas y respuesta que, más que al saber académico, apunta a la intuición. La gráfica del juego fue realizada por el dibujante Liniers, reconocido por su estilo particular y amigo de Agustín del colegio secundario. El destino quiso que, el día que probaban el juego en la casa, Liniers estaba presente, intentado ganar. Desde ese entonces, cada juego nuevo lo diseña un dibujante diferente. 

“La primera vez que hicimos El Erudito, fuimos a una imprenta y nos lo dieron casi hecho. Ellos lo imprimieron y lo mandaron terminado. En ese entonces nos cobraban $ 20 por armarlo, pero dijimos: ‘Lo armamos nosotros, ¿qué tan difícil puede ser?’. Nos volvimos locos porque tuvimos que ordenar 2 millones de tarjetas. Así aprendimos… y empezamos”, recordó la emprendedora quien, junto a su hermano, se lanzaron a las grandes cadenas de librerías a probar suerte. 

“En ese momento dijimos: ‘¿Dónde va a estar la gente que juega este juego?’. Fuimos a las principales librerías -Jenny y Cúspide- y les gustó porque era original. Y nos pidieron, en ese entonces, 90 juegos y se empezó a vender y a los 20 días nos pidiero más unidades”, explicó Mantilla.

Entre hermanos. El emprendimiento nació gracias a una inversión de $ 100 mil y en 2014 facturó $ 3 millones. Pero lejos de los números, una pregunta surge: ¿cómo trabajar con un hermano y no pelearse todo el tiempo? 

“Me llevo re bien con Agustín. Incluso, también trabaja mi otra hermana y mi prima. Logramos llevarnos bien porque están bastante divididos los roles, así que no nos pisamos mucho. Cada tanto alguna discusión hay, pero como es tu hermano a los 5 minutos se te pasó”, relató Mansilla, quien tiene un trabajo especial. “Hacemos algo que es muy divertido, somos conscientes de que somos unos dichosos”. 

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas