Hamburguesas gourmet, la opción para tener una franquicia low cost
Inversiones

Hamburguesas gourmet, la opción para tener una franquicia low cost

Tres amigos -dos de ellos chefs- proponen un modelo de negocios gastronómico “accesible” a partir de los medallones de carne de autor. Los números clave para el inversor.   Por Joaquín Garau 20 de Octubre 2015

 

 

Mientras algunos piensan en qué invertir los pesos, un grupo de tres amigos –dos de ellos chefs y, el tercero, experto en franquicias- decidieron apostar por un modelo de negocios que en el mundo es una tendencia instalada: las hamburgueserías gourmet.

Así nació, en 2013, Mi Barrio Hamburguesería, una emprendimiento que comenzó en el barrio de Recoleta y que hoy, además de tener ya otras dos sucursales, responde consultas de inversores que buscan poner un pie en el negocio gastronómico.

“El negocio nació cuando vine con mi esposa argentina al país, para que naciera nuestro hijo. Mis amigos, Diego Ibarra, executive chef en Google Argentina, y Gabriel Di Trapani, ​chef ejecutivo para el cono sur de América Food Solutions (una división de Unilever Argentina), me preguntaban qué podíamos hacer y así se inició el proyecto, con la idea de instalarnos con locales chiquitos donde el plato principal sean las hamburguesas gourmet”, cuenta, en diálogo con Apertura.com, David Martins, co fundador y quien, antes de dedicarse a pleno a la gastronomía, se especializaba en franquicias de depilación y estética. “Bastante alejado a esto”, reconoce con risas el emprendedor, nacido en Portugal pero ya instalado en el país.

El primer local lo abrieron en tamaño chico, en Recoleta, para “probar si la gente aceptaba nuestro producto. Queríamos probar si hacíamos algo bueno y, desde ahí, planear el negocio de franquicias”. El segundo lo abrieron en Palermo Soho y, el tercero, está abriendo sus puertas en el mismo barrio que los vio nacer, frente al cementerio, donde otros locales gastronómicos ya juegan su propio partido.

Modelo de negocios, con fritas. El combo (hamburguesa + papas fritas + gaseosa) cuesta $ 120; la hamburguesa sola, $ 75. Las cadenas rápidas no son un enemigo –la cocción lleva 20 minutos- por lo que el plan de negocios también es diferente.

De esta forma, el modelo de franquicias apunta, según Martins, a ser una inversión low cost para los interesados. “Tenemos la idea de un local chico, una decoración minimalista, para así atraer a la mayor cantidad de inversores posibles”, cuenta el co fundador.

La inversión inicial es de $ 800 mil y es “llave en mano, con el local ya instalado y el know how y las capacitaciones incluidas”. De acuerdo con el plan de negocios, el tiempo de recupero de la inversión “es de 12 a 14 meses” y se proyecta que la recaudación mensual sea de $ 600 mil.

¿Puedo abrir el local donde yo quiera? La respuesta se encuentra en el propio nombre de la hamburguesería. “Nosotros le pedimos a la gente que conozca bien el barrio a dónde quiera ir. Si quiere abrir en Caballito y conoce a los vecinos y su perfil (si les gusta el delivery, sus costumbres,etc.), perfecto, que emprenda en ese barrio; de ahí el nombre: Mi Barrio Hamburguesería”, cuenta Martins y suma: “No queremos a una persona de Belgrano en Devoto, un barrio que quizás no conoce bien”.

Las perspectivas son, para finales de 2016, terminar con un crecimiento fuerte en cantidad de locales. “Tenemos una meta de 10 locales para finales de 2016. Y también un local en otro país, ya que tengo amigos en Brasil que están analizando el proyecto, como así también hay contactos desde Paraguay para ver el plan”, concluye Martins.

Un mercado de gladiadores. McDonald's, Burger King, Mostaza y Wendys son parte del menu de opciones de los argentinos a la hora de comer hamburguesas. Sin embargo, no tienen el condimento de ser una alternativa gourmet.

Con una impronta distinta había llegado al mercado porteño la cadena Nac & Pop, con menús provocativos –La Coca Sarli era el nombre de uno de sus choripanes- pero con un final abrupto: el dueño dejó de pagar los sueldos y no se conoce su paradero.

Mientras tanto, un año atrás llegó Burger 54, quien ya tiene tres locales: San Isidro, Devoto y Nordelta. La marca es propiedad de Grupo Bistro –dueño del popular restaurante Kansas- y también se propone como un sistema de franquicias.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas