En qué invierto la plata que no me descontaron de Ganancias
Inversiones

En qué invierto la plata que no me descontaron de Ganancias

Por Mariano Otálora 05 de Abril 2016

A través del anuncio de la modificación del mínimo no imponible a $ 30 mil brutos, 180 mil contribuyentes dejarán de pagar el cuestionado Impuesto a las Ganancias y alrededor de 1.300.000 de trabajadores y jubilados tendrán mejoras salariales de hasta un 22 por ciento. El promedio de beneficio en el sueldo será, entonces, de aproximadamente $ 5 mil. Un monto nada despreciable si se está decidido a invertirlo en opciones que permitan sacarle provecho a ese ahorro inesperado. ¿Cuáles son las opciones más convenientes?

Oro. El metal dejó de brillar durante varios años, luego de que estuviera cerca de alcanzar los u$s 2 mil la onza en 2011 durante el rally alcista que protagonizó desde el estallido de la crisis en los Estados Unidos en 2008. Durante varios años, no cesó de bajar y desilusionar. Pero, si en los últimos 5 años perdió un 35 %, en 2015 fue 10,43 % y ahora ya directamente sorprende con un incremento cercano al 15 % en los dos primeros meses del año. La desaceleración de la economía a nivel mundial comandada por China, un dólar menos fortalecido y el riesgo de colapso del sistema financiero europeo más la guerra geopolítica que envuelve a la caída del crudo, pusieron al oro de nuevo en la vidriera. La inversión en metales (a largo plazo) es una buena manera de mantener el dinero protegido frente escenarios de inflación y devaluación.

Letras del Banco Central (Lebacs). La bicicleta financiera existió siempre y consiste en aprovechar las altas tasas de interés en pesos para obtener rendimientos en dólares. Al tener tasas que rinden por arriba de la evolución esperada del verde, se invierte en moneda local para luego recomprar mayor cantidad de divisa estadounidense. Las Letras del Banco Central están pagando tasas del 37 %, que son muy tentadoras... ¡Y no durarán por mucho tiempo! A través de entidades bancarias y agentes de Bolsa se puede invertir desde $ 1.000, en el caso de personas físicas. Las Lebacs tienen tasas más atractivas que el plazo fijo y, a pesar que los tiempos de retorno son más largos, en caso de necesitar el dinero se pueden vender en el mercado secundario. Para los que quieran dolarizar sus ahorros, se sugiere utilizar las tasas de las Lebacs y combinarlas con futuros del dólar en ROFEX para armar lo que se denomina un sintético, obteniendo tasas en dólares que superan ampliamente cualquier colocación en esa moneda.

Acciones o bonos. A la corta o a la larga, la Bolsa siempre le termina ganando a la inflación y al dólar. Si analizamos lo que pasó en los dos primeros meses del año, el Merval sumó un 12 %, imponiéndose en la carrera a los precios pero quedando cinco puntos debajo de la evolución del verde. Las acciones del sector bancario –favoritas en caso de concretarse un acuerdo exitoso con los holdouts–, energético y petrolero llevan ventaja, como las de Banco Macro (34 %), YPF (31 %), Banco Francés (29 %), Banco Galicia (26 %) y Pampa (23 %). Los bonos siguen siendo una excelente opción para dolarizar los ahorros u obtener tasas por encima del plazo fijo. Para tener en cuenta: Bonar 2024, con tasas del orden del 7,5 %; bonos más largos que subieron mucho pero siguen teniendo potencial alcista (DICA, PARA, PARY) y, para los más arriesgados, los cupones en dólares atados a la evolución del PBI.

Fondos Comunes de Inversión. Es la mejor manera de iniciarse en el mundo de la Bolsa. Basta una pequeña inversión de $ 1.000 y la operatoria es muy sencilla. Además, existen distintos tipos de fondos que se adaptan a los objetivos y riesgos personales. Para los más arrojados, hay fondos de renta variable (acciones); para los que buscan mantener el poder adquisitivo del dinero, están los denominados fondos de dinero (money market) y los fondos de renta fija o mixtos (combinan la fija y la variable). Al tener un bajo monto de ingreso, se puede elegir todos los meses entre distintos fondos y armar una cartera bien diversificada. Para aquellos acostumbrados al plazo fijo, los fondos de dinero (T+1) permiten obtener tasas parecidas o superiores al plazo fijo en períodos más flexibles, ya que el tiempo mínimo de inversión son 24 horas.

Deuda. Los argentinos, en general, no poseen deudas a largo plazo ya que el crédito ofrecido por el sector financiero está más relacionado al consumo que a la producción. Entonces, es un buen momento para revisar las deudas y las tasas de interés que se están pagando. Quienes tienen saldo pendiente de pago en las tarjetas de crédito y regularmente tienen que recurrir a abonar el mínimo para afrontar la cancelación parcial de la deuda, deberían aprovechar para liquidarla por completo ya que, según la entidad, el interés alcanza el 80 % anual.

Auto. El sector automotor no está atravesando su mejor momento. Si bien, en enero, las ventas se incrementaron un 19,3 %, la producción bajó un 25,1 % respecto de 2015, en lo que representa la sexta caída consecutiva. El dato más relevante es que las exportaciones cayeron 41,5 %, principalmente porque Brasil atraviesa una recesión preocupante. Conclusión: la baja de las exportaciones, sumado a un deterioro del salario real y los precios de los autos que aumentan al ritmo de la devaluación, hace prever que los valores de los cero kilómetro deberían descender o, en su defecto, ofrecer mejores condiciones de financiación.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

Martin Juzefiszyn Reportar Responder

Pensándolo bien, prefiero que sean 2

Martin Juzefiszyn Reportar Responder

Vamos por el auto! :)

Videos

Notas Relacionadas