Conocé las inversiones en pesos que ofrecen rendimientos superiores al 35% anual
Inversiones

Conocé las inversiones en pesos que ofrecen rendimientos superiores al 35% anual

Por Mónica Fernández 04 de Julio 2016

La bicicleta financiera es patrimonio argentino, tan autóctona como el dulce de leche. Parecía medio olvidada en la vorágine de dólares en alza (o atados por el cepo) y tasas de interés que corrían por detrás de la inflación. Sin embargo, recobró vitalidad y está instaladísima. Tasa y dólar; dólar y tasa… Una gimnasia que la mayoría de los inversores locales de más de 40 años (independientemente de su tamaño y de su calificación) tiene bien aceitada y les resulta conocida.

El primer semestre corrió a los tropezones, con algunos inversores rápidos de reflejos que salieron a aprovechar la suba de tasas y otros que aún preferían buscar dólares para cubrirse las espaldas. Mientras tanto, algunos capítulos que hacen a la economía empezaban a clarificarse.

De cara al segundo semestre, es un buen momento para planificar qué hacer con los ahorros. La mayoría de los analistas y también el Gobierno apuestan a que el combo de una Argentina más confiable para los inversores extranjeros, más el ingreso de divisas que traería el blanqueo de capitales mantendrán la cotización del dólar domada por un buen tiempo.

Entonces, aprovechar los rendimientos en pesos sigue siendo una recomendación en alza para el corto plazo. Siempre monitoreando el entorno y con los reflejos afilados para hacer un movimiento de cartera si el clima se descompone. Para diseñar una estrategia equilibrada y rendidora, APERTURA consultó a expertos en planificación financiera que, con algunas variantes, aconsejan hacer un mix entre bonos con distintos vencimientos y estructura, más Letras del Banco Central (Lebac), más algunas “perlitas” que condimenten la cartera y potencien  las ganancias.

“El escenario actual con la inflación mensual más elevada en los últimos 12 años invita a pensar que el Banco Central no apagará el incendio con nafta por el lado del dólar. Es decir, esperamos que el tipo de cambio se mantenga estable, al menos, durante unos meses”, dice de entrada Nery Persichini, economista de Inversor Global. “Sin amenazas devaluatorias en el corto plazo, los inversores pueden concentrarse en “hacer tasa” en pesos. Esta posibilidad la desbloqueó el BCRA al avalar tasas de más de 37 por ciento en sus Lebac a 35 días desde principios de marzo”, dice el especialista.

Bajo la mirada de Francisco Ribeiro Mendonça, gerente de Finanzas de Banco Piano, “una alternativa conservadora para un cliente minorista sería estar posicionado con el 60/70 por ciento de su cartera en activos en pesos por los próximos 60/90 días; para a partir de entonces y en la medida que se vaya verificando una reducción sensible en la tasa de interés en pesos ir incrementando la participación de activos dolarizados”.

Desde Allaria Ledesma, Jorge Podestá, jefe de Estrategia de Renta Fija de la Sociedad de Bolsa, se juega por la idea de que el tipo de cambio correrá detrás de la tasa de interés por un tiempo más y en base a eso arma su estrategia. “Según nuestras estimaciones, y considerando que tanto el Gobierno nacional como las provincias van a requerir financiarse en gran medida con crédito externo, sumado al blanqueo de capitales y los posibles ingresos de inversiones externas directas, esperamos que el tipo de cambio aumente a un menor ritmo que la tasa de interés durante los próximos 12 meses”, argumenta. “Por eso –agrega– aún recomendamos sobreponderar las colocaciones en moneda local pero con la indicación de ir alargando gradualmente la duration de los portafolios en pesos, combinando las Lebac con bonos de la curva Badlar con vencimiento de 2017-2019, ya que consideramos que si bien tienen un cupón variable, la baja en la tasa Badlar será más  leve que la caída en las tasas de Letras cortas”.

Javier Salvucci, jefe de research de Silver Cloud, describe la situación actual con todas las letras: “Las Lebac son la estrella del mercado financiero con cero riesgo de impago, ya que el deudor es la propia autoridad monetaria y los rendimientos aún siguen siendo muy atractivos. Esto le quita todo interés a los plazos fijos que tienen tasas entre 550 y 800 puntos básicos (5,5/8 por ciento) por debajo de las Letras”.

La dinámica para comprar Letras del BCRA en las licitaciones semanales se agilizó mucho en el último tiempo y un mecanismo que antes era algo engorroso para los inversores pequeños, ahora se puede resolver a través del homebanking. Pero atención a los costos: “Las Lebac no son para todos. La mayoría de los bancos y sociedades de Bolsa tienen comisiones mínimas que son altas en comparación con los de otros activos. En consecuencia, los inversores deben destinar sumas considerables (superiores a $ 100.000) para que la comisión base no erosione la rentabilidad final”, advierte Persichini.

En ese sentido, para ahorristas de corto, el economista de Inversor Global recomienda que, “para evitar esta situación (con las Lebac) pero obtener un elevado retorno nominal en pesos, el inversor puede armar un portafolio que capture las bondades del mercado de dinero apostando por títulos que ajustan por Tasa Badlar y Cauciones”.  Aclara inmediatamente que, aunque las cauciones sean desconocidas para la mayoría de los ahorristas, en la plaza financiera son el centro de la atención, porque mueven el triple de dinero que las acciones. La caución es lo más parecido a un plazo fijo en la Bolsa, explica.

La short list de recomendados para el corto plazo del gerente financiero de Banco Piano contiene: “Cauciones bursátiles con rendimientos similares a las Lebac, en torno al 35/37 por ciento y bonos que ajustan por Badlar, como el Bonac AMX9 o AM20 con rendimientos cercanos al 40 por ciento anual, con la ventaja de tener liquidez diaria”.

Paula Premrou, CEO de Portfolio Personal, divide el escenario de corto plazo en dos tiempos diferentes. “La mejor alternativa de inversión en pesos a corto plazo son las Lebac ya que ofrecen un rendimiento superior a cualquier otra alternativa en esa moneda. Ahora bien, para plazos de inversión más largos –mayores a seis meses– los títulos públicos y los fideicomisos son una opción más atractiva”, aporta.

Un corto, más largo

Ribeiro Mendonça, de Banco Piano, tiene sus recomendados para un horizonte que se extienda más allá de diciembre. “Dado el actual tipo de cambio de $ 14, y para el horizonte de un año, vemos como mejor alternativa el Bonar 10 (AA17) que ofrece la alternativa de adquirir dólares a un precio de $ 13,55 al cabo de 11 meses, dado que amortiza íntegramente en abril del año que viene”, señala.

La línea de entrada y salida es delgada. Más allá de 90 o 120 días los analistas empiezan a recomendar movimientos hacia instrumentos dolarizados, especialmente, para inversores conservadores.

“Hay señales de que el tipo de cambio estaría encontrando un piso, en donde el BCRA y los bancos públicos comenzaron a intervenir con compras (de dólares) para evitar una mayor apreciación del peso. Por lo tanto, a medida que se  acelere el proceso de baja de tasas de Lebac, recomendamos ir incorporando algunas opciones dolarizadas en las carteras para empezar a diversificar la inversión”, argumenta Podestá. Sus recomendaciones: “Bonos cortos provinciales y soberanos dollar linked que mantienen un atractivo spread frente a la curva de bonos en dólares”.

En línea con sus colegas, Premrou proyecta que “la tasa de las Lebac irá bajando gradualmente acompañando a la desaceleración la inflación, y creemos que el ritmo de devaluación se mantendrá por debajo de la tasa de interés”. En ese escenario, avanza, “posicionarse en pesos por plazos mayores es una buena estrategia para aquellos inversores que puedan inmovilizar sus fondos. Los fideicomisos financieros con plazos promedio de entre tres y 11 meses, y los títulos públicos que ajustan por tasa Badlar son los instrumentos más adecuados para carteras de este tipo”.

Alejandro Bianchi, gerente de Inversiones de InvertirOnline (IOL), no descarta que noviembre o diciembre sorprenda con un recalentamiento del tipo de cambio. “No descarto que hacia fin de año el dólar tenga un movimiento hasta la zona de $ 17, lo cual hace interesante los bonos dollar linked que ofrecen tasas internas de retorno del 9 por ciento más la devaluación”, afirma.

Con datos sobre la mesa, Bianchi, justifica: “La expectativa de devaluación a un año debería ser menor al 38 por ciento que ofrecen algunos instrumentos de renta fija. Si la devaluación es del 30 por ciento, estos instrumentos estarán otorgando un 8 por ciento de rendimiento real. Dado que la tasa de los dollar linked se aproxima a ese valor, lo considero una alternativa superadora al bono en pesos”.

Un buen inversor –y especialmente en la Argentina donde los vientos cambian en forma repentina– debe estar atento y no descartar de plano ningún escenario. Las estrategias tienen que revisarse periódicamente y mantenerse informado (o bien tener un asesor financiero) para no perder quizás, la ganancia de todo un semestre en un mes.

En ese sentido, Premrou también prende una luz amarilla para los ahorristas que estén planificando a nueve o 12 meses de plazo. “Estamos en los meses de mayor ingreso de dólares lo que se vio reflejado en la presión bajista que viene mostrando el tipo de cambio. En el segundo semestre el dólar podría retomar la senda alcista, pero de una manera moderada, ya que el ingreso de dólares financieros seguirá siendo elevado”, analiza.

“Los inversores más conservadores deberían comenzar a dolarizar sus portfolios comprando títulos públicos en dólares de corto y mediano plazo. Los inversores con mayor tolerancia al riesgo debieran mantener una porción de su cartera en pesos combinando Lebac con instrumentos de mayor plazo, como los fideicomisos financieros o los títulos públicos que ajustan por Badlar”, recomienda la CEO de Portfolio Personal.

Con la mirada en un corto plazo no tan corto, Salvucci sugiere “invertir en un mix de instrumentos entre pesos y dólares”. “En el mediano plazo, y a medida que el riesgo país continúe disminuyendo, las tasas en dólares deberían tender a bajar con lo cual también ofrecen una buena oportunidad de ganancia los bonos en dólares de mediano y de largo”, señala.

¿Recomendados? Bonar 2024 (AY24); Bonar 2026 (AA26); Bonar 2046 (AA46) y los Discount 2033 (DICA). Los retornos en dólares de estos bonos van desde 6,80 a 7,60 por ciento anual en dólares.

Para los próximos 12 meses las opciones son variadas y el escenario parecería favorable para la inversión. Tomar el dinero ahorrado y ponerlo a rendir se presenta como una opción atractiva y no demasiado riesgosa.

Para quienes no se animen a ninguna de esas alternativas, el tradicional plazo fijo es una opción. Después de todo, el peor negocio es tener los pesos (o los dólares) en un cajón.

Nota publicada en la edición 270 de la revista Apertura



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

alco bax Reportar Responder

Hola Mónica F. Hay datos importantes en esta publicación (tipo de cambio y tasas) que están desactualizados y pueden generar algo de confusión. Saludos

Videos

Notas Relacionadas