Vuelven a buscarse pilotos argentinos para manejar las filiales del mundo

Vuelven a buscarse pilotos argentinos para manejar las filiales del mundo

07 de Septiembre 2010

El ascenso se anunció en secreto. José María Zas, número uno de la filial local de American Express, levantará vuelo rumbo a la sede mexicana. Allí ocupará la posición de presidente de Productos de Consumo para Latinoamérica y el Caribe y Presidente y Director General de American Express México. Un centro de operaciones de una escala mucho mayor y una promoción con la que el número uno de la compañía le pone un broche a su gestión albiceleste como protagonista pero no como jefe ya que la filial le seguirá reportando en su nuevo puesto regional.

La fiesta en el Faena fue el marco ideal para la despedida y aunque todavía no se anunció puertas afuera de la compañía, ya empiezan a barajarse nombres para su sucesión. “Los resultados de la filial, haber sobrevivido a la crisis global y la mejora en los márgenes de la región fueron las principales razones esgrimidas para la promoción”, admite un ejecutivo de extrema confianza de Zas. Esas tres razones suelen ser también las que justifican movimientos ascendentes en otras compañías. “Las empresas son Bilardistas”, grafica un headhunter con aire futbolero. “Se miden por los resultados obtenidos y los proyectan a mercados de mayor tamaño”, agrega.

La elección de Gabriel Speratti, ex gerente General de Nokia Argentina, para liderar la filial de la firma finlandesa en Rusia tampoco fue casual. Speratti se había anotado varias cucardas en su haber. Desde que se incorporó a la compañía en 1999, se había desempeñado en diferentes posiciones que lo llevaron a dirigir en Nokia los países del Cono Sur, haciendo crecer la cuota de mercado de la filial local de la firma de un 20% a un 40 por ciento.

Por su parte, PepsiCo eligió al argentino Gabriel José Turafo como gerente General de Pepsi Cola Colombia. Para ello sumaron los 17 años de trayectoria, tiempo suficiente para su primera asignación internacional, en uno de los mercados más desarrollados del sector en Latinoamérica. Gabriel Tufaro ingresó a PepsiCo Argentina en 1993 como Senior Business Planner y pronto asumió la Gerencia Financiera, aunque fue el desarrollo de nuevos negocios el que sin duda lo acompañó en su carrera ascendente.

Distinto fue el caso de Raúl Padilla quien tras 20 años de trayectoria en la compañía y once en la filial local, avanzó varios casilleros hasta convertirse en CEO de las divisiones de Bunge Global Agribusiness y Bunge Product Lines. Con 55 años, sin duda, superó la meta que se había planteado en sus inicios cuando en 1977 comenzaba con la compra venta y exportación de granos en La Plata Cereal. En 2005, la compañía inauguró una terminal portuaria en Ramallo en la que invirtió 300 millones de dólares y en 2010, pagó unos 70 millones de dólares para comprar el negocio de fertilizantes de Petrobras.

Por su parte, Pablo Devoto, número uno de Nestlé Argentina, ya había enviado la carta de despedida a sus colaboradores anunciando que desde octubre iniciaría una nueva meta profesional como vicepresidente ejecutivo del negocio de Productos Lácteos en Brasil. Se trata del tercer mercado en facturación de la alimenticia suiza a nivel global con ventas que superan los 5500 millones de dólares y un desafío que, tanto en escala como posicionamiento, abre nuevas escalas para que el ejecutivo argentino, fanático del rugby convierta un nuevo try de negocios.

Los casos lejos están de ser aislados y los cazatalentos coinciden en que la tendencia volvió para quedarse. Otro caso como el de LAN, donde el management argentino aterrizó en Chile, de la mano de Damián Scokin no hace más que confirmar la tendencia en la que el management de crisis, la experiencia para las fusiones y adquisiciones y la fortaleza al momento de tomar decisiones constituyen sólo algunos ingredientes más de los ascensos que vienen.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos