Visión y tecnología para un buen diagnóstico

Visión y tecnología para un buen diagnóstico

Fanático de los fierros y la mecánica, Constantino Abella diseña y fabrica equipos para diagnóstico y servicio automotriz. Sus máquinas tienen un alto desarrollo de ingeniería y están presentes en 27 países. La firma factura $ 3 millones al año. 11 de Noviembre 2010

Cuando nació, hace 46 años, en la tradicional esquina de Juncal y Agüero, todo indicaba que Constantino Abella estaba destinado a ser médico, abogado o artista. Pero los mandatos no se cumplieron: al joven le apasionaban los talleres, la mecánica y la ciencia. Hoy lidera CVA (Control Vehicular Argentino), una empresa fabricante y desarrolladora de equipos para el diagnóstico vehicular que factura $ 3 millones.

En primera persona, cómodo en una verborragia arrolladora, Abella cuenta su historia. “No fui muy buen estudiante ni un pibe popular. Pero los complejos te ayudan a realizarte”, sentencia. Sumergido en el universo de los talleres y los mecánicos desde chico, llegó a una conclusión: “Me di cuenta que los mecánicos no son muy reconocidos ni buenos comunicadores de su actividad. Entonces me propuse crear una máquina que determine qué está bien y qué está mal en un auto para prestigiar, de esa forma, la mecánica”, relata.

Lo que vino luego fue una etapa de trabajo para firmas alemanas, estadounidenses y dinamarquesas (vendía equipamiento de diagnóstico vehicular) durante la cual se capacitó como ingeniero de producto, ya que realizaba parte del mantenimiento y posventa de esos productos importados. “Fui juntando defectos y virtudes de esas máquinas y me dije: yo lo puedo hacer mejor”, cuenta. Así nació la idea de desarrollar un equipo de origen nacional que, cumpliendo las mismas funciones que los sistemas importados, tuviera menor precio, asegurara mejores prestaciones y un menor costo de mantenimiento.

Necesidad insatisfecha
Cuando a fines de los ‘90 el escenario cambió, la firmas extranjeras fueron abandonando el mercado sudamericano. Allí, Abella vio la oportunidad de dar servicio de posventa a todas las máquinas de diferentes partes del mundo que estaban funcionando en la Argentina. Al mismo tiempo, desarrollaba sus propios equipos de diagnóstico. “Los clientes se dieron cuenta que éramos la opción más responsable y, encima, llegamos a mejorar la oferta europea por ser más flexibles, rápidos y pragmáticos, gracias a nuestra pequeña estructura”, dice.

Actualmente CVA es proveedor de automotrices como Toyota, Ford y Peugeot. Entre sus clientes también hay concesionarias de autos, plantas de inspección técnica, talleres especializados en amortiguación y gomerías en todo el país. Las máquinas evalúan desde la alineación hasta suspensión, eficiencia de frenos, condición estructural del auto, miden gases contaminantes y todo tipo de atributos de seguridad y condiciones ecológicas del vehículo. Tanto la arquitectura electrónica como el software y hardware son de diseño propio. La interfase entre usuario-máquina es PC-compatible, y la PC puede ser reparada en cualquier lugar del mundo. La actualización del software es permanente y en forma gratuita. “CVA ofrece una herramienta para crear una actitud relacional con el cliente, potenciada por el crecimiento de la revisión técnica en el país y una diferente actitud frente a los accidentes de tránsito”, evalúa el empresario.

Con más de 15 años de experiencia en el sector, están presentes en 27 países, la mayor en Latinoamérica, pero también en Estados Unidos, Canadá, México, Bélgica, Francia y Alemania. También tienen una alianza estratégica con Monroe, una empresa estadounidense que pertenece al gigante autopartista Tenneco.

Capital humano
En su empresa, Abella aplica su particular visión de la vida y de los negocios. “No es una organización verticalista sino muy plana. Acá no hay jerarquías ni rangos”, sostiene el emprendedor que asegura que nunca echó a nadie; “se van solos”, afirma. Todos los días preside en la fábrica “the moorning meeting”, un reunión de una hora en la que se junta con sus 16 empleados a ... charlar. “Los chicos hablan de sus sueños, vemos qué paso, escucho opiniones. No estoy de acuerdo con eso de que no hay que tener deudas, yo creo que hay que pedir y deber. Y disfrutar el conocimiento. Porque la gente no se encuentra, se construye. Somos líderes en el mercado porque cuidamos el recurso humano”, dice Abella. En la empresa funciona una guardería donde van los niños de los empleados. Otro dato: hay cinco matrimonios trabajando en la firma.

Abella tiene cuatro hijos (uno es un bebé) y asegura que a todos les gusta los fierros. “Podría estar tomando el five o‘clock tea pero vivo en Villa Martelli, arriba de la fábrica. Si no hubiera trabajado con los problemas de la gente no hubiera visto tan claro esta necesidad. Hay que ver primero”, afirma, citando a Aristóteles Onassis.

En números
- Actividad: fábrica y desarrollo de equipos para el diagnóstico vehicular.
- Empleados: 16
- Producción: fabrican 500 equipos anuales
- Facturación: $ 3 millones
- Patentes de invención aprobadas por el IMPI: 3

Respaldo para crecer

A la hora de dar cuenta de los apoyos que recibió su empresa, Tino Abella remarca el aporte que recibió del Fontar (Fondo Tecnológico Argentino) para el desarrollo de los equipos de diagnóstico para vehículos pesados. Esto se materializó a través de un proyecto en la convocatoria del año 2000 del instrumento de promoción ANR, que contó con el financiamiento del BID. Debido al éxito alcanzado por este proyecto, Control Vehicular Argentino fue premiado como “Inventor y Desarrollador Argentino” por la Presidencia de la Nación, junto con un grupo de empresas innovadoras.

Además, desde 2002 la firma participa de Automechanika Argentina, la Exposición Sudamericana Comercial e Internacional desde el Diseño al Mantenimiento y Reciclaje Automotriz. “Automechanika me permitió presentarme y salir al mundo”, dice el empresario. La edición 2010 de Automechanika se desarrollará del 17 al 20 de noviembre en La Rural. La feria ocupará 40.000 m2, donde más de 550 expositores exhibirán productos y servicios.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos