Venezuela fija el tipo cambio de su deuda privada externa

Venezuela fija el tipo cambio de su deuda privada externa

El Gobierno de Hugo Chávez, que decretó el viernes una devaluación del bolívar y el establecimiento de un segundo tipo de cambio, decidió que la compra de divisas para el pago de deuda privada externa se hará a la tasa que fijen el Banco Central y el Ejecutivo. 11 de Enero 2010
La decisión fue publicada en La Gaceta Oficial que circuló el lunes, que contiene un convenio cambiario que oficializa que desde la fecha habrá un tipo de cambio de 2,6 bolívares por dólar para rubros considerados como prioritarios para el Gobierno y otro de 4,3 bolívares por dólar para otros sectores como el automotor, textil y telecomunicaciones.

Hasta el viernes, el tipo de cambio fijo que regía en el marco de control de la moneda era de 2,15 bolívares por dólar, pero en el país coexiste otra tasa cambiaria ‘paralela‘ que rondaba ese día los 6,2 bolívares. “Las adquisiciones de divisas requeridas para el pago del capital, intereses y garantías y demás colaterales de la deuda privada externa contraída con cualquier acreedor extranjero (...) (serán) al tipo de cambio que será fijado por el Ejecutivo Nacional y el Banco Central de Venezuela”, dice el convenio.

Precisa que las deudas incluyen desde las contraídas con los organismos multilaterales y bilaterales, de integración o entes gubernamentales extranjeros, hasta agencias de financiamiento a la exportación. Su pago se hará a través de los operadores cambiarios autorizados por la estatal Comisión de Administración de Divisas (CADIVI).

La Gaceta también especifica que los pagos del sector público no petrolero, incluido el de la deuda estatal externa, se hará a 2,6 bolívares por dólar. Este tipo de cambio se usará para importaciones de alimentos, salud, educación, maquinaria y equipos, y paraciencia y tecnología, de acuerdo a la política comercial que establezca el Gobierno.

También regirá para remesas de familiares que residan en el extranjero, pagos de estudiantes en el exterior, para salud, deporte, cultura, investigaciones científicas y otros casos de urgencia, a juicio de CADIVI, pagos a jubilados y pensionados en el exterior y para representaciones diplomáticas. Todos los demás conceptos quedarán bajo la segunda tasa de cambio, que el presidente Hugo Chávez llamó “dólar petrolero”, a la cual serán vendidas las divisas por exportación, lo que industriales dicen podría estimular las ventas al exterior siempre y cuando el Gobierno ayude a reactivar al vapuleado sector. Los exportadores podrán retener hasta el 30 por ciento del ingreso que perciban en divisas para cubrir gastos derivados de su actividad, distintos a la deuda financiera.

Mientras el presidente Chávez ha defendido el “ajuste” cambiario como una medida necesaria que beneficiará al pueblo, golpeado por la recesión y la inflación más alta del continente, la oposición afirma que traerá una estampida en los precios y generará más pobreza.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos